Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aguirre a Gallardón: “¿Por qué no hemos destituido a López Guerra?”

La presidenta del PP de Madrid reprocha al ministro que no relevase al magistrado

El juez representa a España en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos en Estrasburgo

Rajoy: "Este Gobierno jamás ha dialogado ni negociado con ETA. Nunca"

El Comité Ejecutivo Nacional del PP ha vivido una sesión rápida, sin grandes problemas ni contratiempos internos, hasta que ha pedido la palabra la expresidenta madrileña Esperanza Aguirre, ahora presidenta del PP de Madrid. Aguirre se ha dirigido formalmente a los miembros de la dirección del partido, a su presidente Mariano Rajoy e indirectamente al ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, y les ha preguntado en voz alta "¿por qué no lograron destituir a tiempo a Luis López Guerra?", el magistrado que representa a España en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos con sede en Estrasburgo, que tumbó de hecho hace algo más de un mes la doctrina Parot y ha posibilitado de facto la salida y excarcelación de medio centenar de presos, en su mayoría etarras.

Esperanza Aguirre ha expresado así su incomprensión y su crítica hacia el Gobierno de Rajoy y hacia las gestiones realizadas por el Ministerio de Justicia, al no haber conseguido que España tuviese otro magistrado en representación ante un momento tan crítico. El ministro Galladón ha salido al paso de la crítica e inmediatamente ha pedido la palabra para replicar a Aguirre que el Ejecutivo no podía cambiar a su antojo al magistrado López Guerra porque su mandato tiene una duración de nueve años y todavía no ha terminado.

Ante la insistencia de Aguirre con la misma idea, Gallardón le ha explicado que tampoco el anterior expresidente, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, sustituyó o intentó cambiar al magistrado español que se encontró en su época en el Tribunal europeo. Fuentes del ministerio de Justicia recuerdan que solo existen dos causas definalización anticipada del mandato: cuando los jueces alcancen la edad de 70 años y si los dos tercios de los jueces del Tribunal Europeo de Derechos Humanos "ha dejado de reunir las condiciones requeridas".

Rajoy, por su parte, ha tratado de tranquilizar a los suyos en mismo día en que Santiago Abascal, representante del llamado sector duro de los populares vascos, ha anunciado que abandona el partido. "Este Gobierno jamás ha dialogado ni negociado con ETA. Nunca", ha enfatizado el presidente del Gobierno.