Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

China advierte que perseguir a sus líderes daña la relación con España

El gigante asiático expresa su “gran malestar” por la decisión de la Audiencia Nacional

El tribunal español ha puesto en busca y captura al expresidente Jiang Zemin

La decisión de la Audiencia Nacional de poner en busca y captura al expresidente chino Jiang Zemin, entre otras autoridades del gigante asiático en el marco de la investigación abierta en este tribunal por el genocidio en el Tíbet comienza a enrarecer las relaciones entre ambos países. Las autoridades chinas han expresado este miércoles su “gran malestar” y su “franca oposición” a las diligencias judiciales ordenadas por la justicia española. “Esperamos que la otra parte, en España, pueda tomar en serio la posición y la preocupación chinas y no haga nada que dañe al lado chino y las relaciones entre China y España”, ha asegurado Hong Lei, portavoz del Ministerio de Exteriores, este miércoles en rueda de prensa.

“Estamos al tanto de las informaciones pertinentes y hemos pedido a la parte española que dé aclaraciones. Separatistas sobre Tíbet en el extranjero han atacado continuamente al Gobierno chino, mediante rumores, calumnias y acusaciones falsas, para dañar las relaciones bilaterales entre China y los países pertinentes”, ha dicho el portavoz chino.

La Audiencia Nacional puso el martes en busca y captura al expresidente del gigante asiático Jiang Zemin, de 87 años, y al ex primer ministro Li Peng, de 86, entre otros miembros de la cúpula del Partido Comunista Chino. La decisión de la justicia española, de evidentes implicaciones diplomáticas, afecta también a Qiao Shi, jefe de la seguridad china y responsable de la policía armada popular; Chen Kuiyan, secretario del PCCh en Tíbet entre 1992 y 2001, y Peng Peiyun, ministra de Planificación Familiar en los años ochenta.

El pasado abril, la Audiencia reabrió una querella abierta contra el anterior presidente chino Hu Jintao. En referencia a este asunto, Zhu Weiqun, presidente del Comité de Asuntos Étnicos y Religiosos de la Conferencia Consultiva Política -el máximo órgano consultivo del Parlamento chino aseguró que se trata de una investigación “absurda”. “Si el tribunal de algún país asume este caso, le provocará una gran vergüenza”, dijo Zhu. “Que siga adelante si se atreve”. China ha descrito en el pasado las investigaciones sobre exlíderes chinos como interferencia en sus asuntos internos y ha calificado las acusaciones de “pura invención”.

Más información