Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

A vueltas con las rotondas

Urbanistas y expertos critican el abuso de las glorietas como solución al tráfico en los cruces

Ver fotogalería

TOMA ROTONDA Algunas de las rotondas más bizarras de España

Francisco Toscano, alcalde socialista de Dos Hermanas desde 1983, culpa a las retransmisiones del Tour de Francia. Bonifacio de Santiago, alcalde de Las Rozas entre 1995 y 2011, a la Place de L'Étoile de París. Ambos regidores, por teléfono y por separado, recuerdan, cómo, al principio de sus mandatos, quedaron "maravillados" al ver la "elegancia y fluidez" con que las rotondas francesas absorbían grandes flujos de vehículos sin precisar semáforos. Y cómo luego, al afrontar el crecimiento urbano, demográfico y del parque automovilístico de sus pueblos entre 1990 y 2000, apostaron por esta solución redonda para ordenar calles y cruces.

Hoy, Dos Hermanas (Sevilla), con más de 100 glorietas, y Las Rozas (Madrid), que presume de ser el único municipio español de más de 50.000 habitantes sin semáforos, son dos de las localidades con más rotondas de un país en el que han brotado como setas.

Enormes, como la de Sanchinarro, en Madrid, con 200 metros de diámetro. Minúsculas, como la de Alhendín (Granada), en la que se apelotonaron 14 políticos para hacerse la foto la semana pasada. Vacías, como la de la avenida de la Ilustración, en Madrid, tapizada de hormigón y regulada por 19 semáforos. O historiadas, como la de Arroyo de La Encomienda (Valladolid), ornada con 300 carteles con la palabra "Hola" en otros tantos idiomas. Miles de redondeles tachonan los planos hasta "el disparate" de que, en ciertos barrios, hay uno en cada cruce, critica el urbanista José María Ezquiaga.

"Las rotondas son una herramienta útil para regular el tráfico en intersecciones. Una solución elemental. Redonda, sí, pero no la única. Hay grandes vías, como la Castellana, ordenadas por semáforos, que funcionan igual o mejor. Las glorietas funcionan cuando se adecuan en diseño y tamaño a la intensidad de la circulación que absorben. Muchas macro y microrrotondas crean más problemas que resuelven. Se ha abusado. Ha habido una moda. Daban sensación de modernidad y ha habido cierta fiebre de políticos y profesionales por poner rotondas en sus pueblos", sostiene.

José Seguí, Premio Nacional de Urbanismo, es más gráfico: "Una rotonda es como un semáforo o un bordillo, un recurso, no un monumento. Muchas han desvirtuado su función y obstaculizan la visión del conductor al servir de expositor del horror-vacui o la megalomanía de algunos políticos. Es como si a un semáforo lo vistieses de flamenca", ironiza.

Un antiguo Phantom F-4 del Ejército del Aire, tripulado por dos maniquíes pertrechados con uniformes reglamentarios, preside la rotonda de Berciales, en Getafe, una ciudad madrileña profusa en glorietas, pero quizá no tan llamativas como las de su vecina Leganés, cuyas rotondas ocupan lugares estelares en webs donde se debate sobre glorietas inefables. El avión fue un regalo de Defensa, pero en los años de bonanza, ciertos alcaldes no reparaban en gastos para ornar sus glorietas con obra de artistas de su gusto.

"Una rotonda vacía es fea", replica el alcalde de Dos Hermanas, cuyas glorietas están, sobre todo, decoradas con plantas, pero que admite haber gastado 20.000 euros en una escultura "de dos guardias civiles y un pastor alemán" para el acceso al cuartel local. Poca cosa frente a los 300.000 que costó la escultura inspirada en Carlos Fabra encargada al escultor Ripollés por Aerocas, la sociedad pública promotora del aeropuerto de Castellón para recibir a unos viajeros que nunca llegaron.

Rotonda sobre la M-30 a la altura de la calle de Lopez Ibor de Madrid.

"La inflación de rotondas fue paralela al modelo de urbanización expansiva de la burbuja inmobiliaria, en la que la primacía es para el automóvil en detrimento del peatón", opina Carlos Hernández-Pezzi, urbanista y edil independiente de Málaga. "Hay que repensarlo todo. Las glorietas no tienen ninguna otra función urbana. Si acaso, la banalización de la obra artística que albergan. Son el no lugar absoluto", añade.

Más allá de las "monstruosas", como la de Sanchinarro, las glorietas cuentan con importantes puntos a favor, según Carlos Lahoz, responsable de urbanismo del Colegio de Arquitectos de Madrid. "Calman el tráfico, son punto de referencia, mejoran la legibilidad urbana y la mayoría, funcionan", explica. A cambio, "inutilizan hectáreas de espacio en las mejores encrucijadas", admite. El reto, sugiere, es darles uso. "Hay dos problemas. Uno, legal: son parte del viario y no se pueden urbanizar. Otro, técnico: cómo llegar a ellas". Mientras, hay quien toma la iniciativa. El pasado fin de semana, una familia hacía picnic en medio de un gran redondel de césped rodeado de coches y asfalto en pleno ensanche de Alicante.

Más información