Un ex alto cargo ratifica el interés de Fabra por los fitosanitarios de su amigo

Directores de bancos constatan que pedía préstamos que amortizaba con pagos en efectivo

Un ex alto cargo del Ministerio de Agricultura ha manifestado este martes, en la quinta sesión del juicio del caso Fabra que el expresidente de la Diputación de Castellón se interesó por el estado de los fitosanitarios que comercializaba el empresario que le denunció (Vicente Vilar) y por los que, supuestamente, medió a cambio de “cantidades millonarias”.

El subdirector general de Medios de Producción Agrícola del Ministerio de Agricultura, Juan José Guitián, ha hablado de las llamadas y reuniones que mantuvo con el exsenador Miguel Prim y con el entonces subdelegado del Gobierno de Castellón, el fallecido Vicente Sánchez-Peral, interesándose por el estado de las autorizaciones, pero también lo que en su día calificó como “presiones” de Carlos Fabra. Guitián, que ha realizado su relato con una memoria prodigiosa, ha tratado en un principio de no vincular al expresidente con estas gestiones, pero tras la insistencia de la fiscal y del abogado de la acusación (leyendo incluso una nota que redactó antes de que Fabra se reuniera en 1999 con el ministro de Agricultura Jesús Posada y la declaración que hizo en fase de instrucción) ha admitido el interés del político por estos productos.

“Hay una nota que se encabeza diciendo que Fabra se interesa por la gestión del estado de los fitosanitarios de Naranjax, entiendo que usted tenía conocimiento del interés de Fabra antes de la reunión en el Ministerio”, le ha preguntado la fiscal Anticorrupción. “Rectifico, ahora que me lo ha recordado, efectivamente esa nota la hice yo”, ha declarado. El abogado de la acusación popular que ejerce la UCE le ha preguntado por otra nota en la que escribió: “En el momento actual las anteriores presiones políticas de parlamentarios y del presidente de la Diputación por Naranjax continúan”. En este caso, Guitián ha negado el escrito. Preguntado de nuevo por su declaración en fase de instrucción en la que también habló de presiones de Fabra, apuntó: “Si está en mi declaración, vale, pero yo no recuerdo”. Ha recalcado en varias ocasiones que ni conocía a Fabra ni tuvo “el menor contacto” con él.

Otro testigo, el exdirector general del Ministerio de Agricultura, Rafael Milán, ha declarado además que fue él, de “motu propio”, quien elaboró un informe sobre el estado de los productos de Naranjax, la empresa de Vicente Vilar, para la reunión con el ministro Jesús Posada a la que acudieron Fabra y parlamentarios como Prim, entre otros. Milán ha asegurado que el objetivo “oficial” del encuentro era hablar de un punto de inspección fronteriza en el puerto de Castellón pero que él incluyó el tema de los fitosanitarios sin que nadie se lo ordenara “porque Naranjax estaba todos los días en prensa” e “imaginaba que iba a surgir el tema”. Esta reunión se celebró en julio de 1999 y el caso Fabra no saltó a los periódicos hasta diciembre de 2003, aunque el empresario sí habría mostrado su rechazo por los retrasos en la prensa local en alguna ocasión. Este testigo ha asegurado que le llamaron para que informara de estos productos en la citada reunión. Poco después se aprobó uno de los principales productos de las empresas de Vicente Vilar.

El exdirector general de Agricultura también se ha referido a una carta “demasiado imperativa” de Prim para autorizar los productos de Naranjax.

Amortización de préstamos en efectivo

Durante la quinta sesión del juicio también han declarado ocho directores de diferentes bancos de Castellón que han constatado que el expresidente de la Diputación pedía créditos que amortizaba con pagos en efectivo días antes del vencimiento. Sin embargo, ninguno de ellos ha dicho recordar si se hacían pagos de más de 3.000 en el mismo día.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS