Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Porto tramitaba hacerse dueña de las fincas que había heredado

La joya de la familia es una espléndida casa en Montouto

La niña Asunta Basterra no figura como titular de ningún inmueble en Galicia, según ha confirmado EL PAÍS. En cambio, su madre, Rosario Porto, sí consta como dueña de un piso de 95 metros en un inmueble de la calle de Montero Ríos, así como de una plaza de garaje en la calle del General Pardiñas, en Santiago de Compostela. Ambas convivían en un piso de la calle del Doctor Teijeiro.

Los padres de la presunta homicida de la niña, Francisco Porto y María Del Socorro Ortega, siguen figurando aún como propietarios de varios inmuebles en Santiago y Vilanova de Arousa, pese a que ambos fallecieron (ella en 2011 y su esposo el año pasado).

Francisco Porto y su cónyuge siguen constando hoy como propietarios de un piso de 100 metros y una plaza de garaje en una finca situada en la confluencia de las calles del General Pardiñas y la de Montero Ríos, en el centro de Santiago. Además, aparecen como dueños de un apartamento de 66 metros en el lugar de Cardiñosa (Vilanova de Arousa) y una plaza de garaje en la carretera de Las Sinas, en el mismo municipio pontevedrés.

La ‘joya’ de Teo

La joya de la familia es una espléndida casa en Montouto, en el término municipal de Teo, a pocos kilómetros de Santiago. Rodeada de un muro de piedra y con árboles, está a unos cuatro kilómetros del camino en el qe el pasado domingo fue hallado el cadáver de la niña.

Esta finca figura inscrita a nombre de Francisco Porto y María Del Socorro Ortega, los padres de Rosario. Sin embargo, esta ya había tramitado hacerse heredera de la misma y había abonado los correspondientes impuestos en concepto de plusvalía. Este hecho confirma que el caserón y la tierra en la que se asienta había pasado a ser propiedad de la presunta homicida.

Según fuentes del vecindario de la zona, Rosario Porto llevaba unos meses intentado vender esa finca, cuyo valor no ha sido precisado. Pero supuestamente no lo había conseguido porque no tenía comprador.

Esta mansión se ha hecho conocida en toda España porque días atrás fue registrada por la Guardia Civil y el juez, en presencia de la sospechosa del crimen, en busca de pruebas útiles para aclarar el caso.

Hace unos días, varios medios informativos dieron pábulo a la hipótesis de que el móvil del crimen era que los abuelos de la menor le habían legado a esta todo su patrimonio. El abogado de Rosario, Juan Guillán, lo ha desmentido y asegura que la heredera de los Porto es Rosario.