Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La parlamentaria del PP herida en el tren, indignada con su compañero Hernando

Teresa Gómez-Limón insiste en el cese de los presidentes de Renfe y Adif

Captura de una intervención de Gómez Limón en La 2

 La diputada de la asamblea de Madrid por el PP y una de las víctimas del accidente de Santiago, Teresa Gómez-Limón, critica duramente a su partido y a su compañero Rafael Hernando en una carta remitida a este último tras sus declaraciones en defensa de los responsables de Adif y Renfe. “Me ha dolido muchísimo lo que ha dicho, de pensarlo me dan escalofríos. No ha tenido ninguna frase de comprensión hacia las víctimas ni ha demostrado que puede ponerse en el lugar del otro. En cambio ha defendido a Adif y Renfe” cuenta al otro lado del teléfono. Gómez-Limón, se recupera ahora en su domicilio de Madrid de las numerosas heridas que sufre tras varias semanas en el Hospital de A Coruña. Todavía tiene un pie escayolado, el esternón roto y una placa metálica en sus cervicales. “En otros países esos señores [los responsables de Adif y Renfe] ya estarían cesados”, insiste, indignada con la reacción de su partido.

“No se trata de PP o PSOE, las formaciones tienen que defender a los ciudadanos”. Ayer, el diputado Rafael Hernando justificó que los presidentes ferroviarios “no son responsables de las acciones que llevaron a que el tramo donde se produjo el accidente tuviera las medidas de seguridad que tenía”.

La carta

En la misiva, adelantada por El Confidencial, comienza por relatar una serie de hechos relativos a la seguridad de la vía, como que no contaba con el sistema de seguridad ERTMS en ese tramo (un mecanismo que habría evitado que el tren circulase a 200 kilómetros por hora). También apunta a que el trazado de la vía “no es el adecuado para la alta velocidad”, y que “no había señalización adecuada”. La diputada se pregunta por qué las balizas de frenado que evitan ahora que se produzca un accidente similar no se instalaron antes para evitar la tragedia y cuál es el motivo de que en un tren que alcanza los 250 kilómetros por hora solo vaya dirigido por un conductor.

Gómez-Limón carga contra el Ministerio de Fomento: “Ha dicho que va a revisar tramo a tramo toda la red ferroviaria, ¿por qué no lo ha hecho antes en casi dos años de Gobierno para evitar los 79 fallecidos y los múltiples heridos?”. Insiste en que los usuarios no fueron informados de ninguna deficiencia, lo que a su entender es “cuando menos un fraude”. Y califica de “lamentable”, la comisión parlamentaria que abordó el caso y en la que compareció la ministra de Fomento, Ana Pastor.

Tras exponer "los hechos”, interpela a su compañero de partido: "¿Tú crees que los máximos responsables de las dos compañías, Adif y Renfe, no tienen ninguna responsabilidad en la seguridad de los viajeros? ¿De qué, según tú, son responsables como máximos dirigentes de ambas compañías, por lo que cobran abultados sueldos acordes con dicha responsabilidad?”. Admite que tuvo “la desdicha”, de presenciar desde el hospital la comparecencia parlamentaria en la que Gonzalo Ferre (Adif) y Julio Gómez-Pomar (Renfe), “se limitaron a leer un papel y a echar balones fuera. Nada más”, y recuerda que PP y PSOE se negaron a solicitar una comisión de investigación como demandan los grupos parlamentarios de UPyD, Izquierda Plural y Grupo Mixto.

“Como me remites al juez que lleva la instrucción del caso, te recuerdo, por si no te has enterado, que ha sido el juez el que ha dicho en un auto que va a imputar penalmente a los responsables de seguridad de Adif, que por cierto la compañía parece buscar con un candil cual si fuera Diógenes porque, dentro de sus responsabilidades, parece que ni siquiera conoce su propio organigrama”.

Sobre las afirmaciones de Hernando de que “es un ejemplo del desarrollo y la modernización del ferrocarril”, Gómez-Limón le sugiere que se lo pregunte “a las familias de los fallecidos y a las propias víctimas. La irresponsabilidad de los altos cargos de Adif y Renfe es la que realmente pone en peligro el buen hacer de la mayoría de los españoles”.

Termina la parlamentaria madrileña lamentando que su compañero “haya pasado de ser un representante de los ciudadanos” a convertirse “en un representante de los intereses de las compañías Adif y Renfe. Espero que, cuando llegue el momento, les pidas a ellos el voto”.

Más información