Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Los espelólogos pensaban que no los estábamos buscando”

La Guardia Civil halla tras cuatro días y un despliegue de 100 personas a cuatro espeleólogos

Los deportistas se perdieron en una cueva

Tras cuatro días bajo tierra, racionando la poca comida y luz que les quedaba, los cuatro espeleólogos madrileños que rescató este martes la Guardia Civil en una cueva de Cantabria, habían llegado a la conclusión de que no los estaban buscando. Así lo ha asegurado M. A. Rodríguez, uno de los voluntarios que participó en el rescate y lo ha confirmado David Fernández, un amigo cercano de los dos veteranos que guiaban al grupo que se perdió el sábado en las cavidades del Sistema del Mortillano.

"Pensaban que no los estábamos buscando. No es normal el tiempo que ha tardado este rescate", ha afirmado este miércoles Rodríguez, que se sumó al equipo de búsqueda el martes por la tarde. Fernández, que pudo conversar con uno de los espeleólogos esa misma noche, también ha respaldado esta idea: "Cuando vieron que no los iban a rescatar siguieron adelante y, al final, sí encontraron la salida ellos mismos".

Los cuatro deportistas iniciaron la ruta Acebo-Rubicera la mañana del sábado, un recorrido cuya duración oscila entre 8 y 15 horas. Al llegar a un paso muy estrecho, dudaron de si estaban siguiendo el camino correcto, por lo que decidieron montar un refugio provisional y esperar a ser rescatados. Al ver que pasaban los días, creyeron que no los estaban buscando y decidieron intentar dar con la salida por su cuenta. Alfonso Gutiérrez Gómez, de 45 años, y a Joaquín Gómez García, de 32, fueron los que partieron en busca de ayuda. Bruno Martínez Pledel, de 49 años, e Isabel Carrillo Gil, de 33, se quedaron en el refugio al tener menos fuerzas que sus compañeros.

La Guardia Civil halló a Gutiérrez y Gómez en una galería cercana a Rubicera, uno de los accesos del sistema de cuevas. Poco tiempo después, otro grupo de agentes que había entrado por otra boca llamada Acebo dio con los otros dos. Todos se encuentran en buen estado, según comunicó el Gobierno regional.

Cerca de un centenar de efectivos habían acudido a la localidad de La Gándara para participar en las labores de búsqueda; entre ellos, 57 miembros de la Unidad Militar de Emergencias (UME). Los militares estaban a la espera de que los guardias que exploraban las cuevas salieran para poder sumarse al operativo. Finalmente, fue un equipo de 14 efectivos de los Grupos de Rescate e Intervención en Montaña (Greim) de la Guardia Civil el que encontró a los espeleólogos “en perfectas condiciones”, según informó el martes Gobierno de Cantabria.

El complejo de cuevas tiene 20 bocas, aunque son cuatro las principales. El Greim se adentró la mañana del martes por dos de ellas: Acebo y Rubicera. La primera es la entrada que usaron el sábado por la mañana los espeleólogos perdidos, y la segunda es por la que tenían planificado salir. Los agentes ya habían explorado estos accesos los días anteriores, pero no llegaron a completar la ruta por motivos que la Guardia Civil no detalló.

Los cuatro deportistas pertenecen al grupo Espeleo Minas, del que es presidente Alfonso Gutiérrez. El equipo comenzó la ruta Acebo-Rubicera, en la localidad de Soba, la mañana del sábado. Por la noche, debían cenar con el grupo de espeleólogos Club Abismo de Guadalajara. Fue Manuel Fernández, un socio de esta asociación, el que dio la voz de alarma: “Me levanté a las cuatro de la madrugada para ver si ya habían vuelto. No sabía si dar el aviso o no, porque cuatro horas en una cueva pasan muy rápido. Un retraso de hasta 10 horas no es preocupante”.

Martín González, un espeleólogo de la zona, ha asegurado a EL PAÍS que este sistema es uno de los más difíciles de recorrer de España: “Llega a alcanzar los 950 metros de profundidad, hay pasos estrechos, zonas inundables y otras laberínticas”. José León García, autor del estudio Cantabria subterránea, coincide: “La parte más sencilla ya es compleja. No hay un grupo que conozca el sistema entero”.

Amigos de Gutiérrez y Martínez, ambos ingenieros de minas, han afirmado que los espeleólogos cuentan con más de 20 años de experiencia. Han comentado que el motivo de la excursión era “practicar con unos más nuevos”, en referencia a Gómez y Carrillo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >