Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Londres presentará una queja formal a España por las colas en Gibraltar

El Ministerio de Exteriores británico califica de "inaceptables" los controles en La Verja

Ampliar foto
Colas entre Gibraltar y La Línea de la Concepción. AFP

El Ministerio de Exteriores británico ha expresado su intención de presentar una queja formal ante las autoridades españolas por las esperas de este martes en la frontera de Gibraltar. El Foreign Office "protestará ante el Ministerio de Exteriores de España acerca de los inaceptables retrasos que se han visto esta mañana en la frontera con Gibraltar", ha afirmado un portavoz del ministerio británico.

Los accesos por carretera a Gibraltar desde La Línea de la Concepción (Cádiz) volvieron a verse afectados esta mañana por largas colas de vehículos, de más de dos horas, debido a una intensificación de los controles. El anuncio del Foreign Office se produce un día después de que el Reino Unido escalara ayer un peldaño en la crisis diplomática por Gibraltar, al anunciar que está preparando “acciones legales sin precedentes” entre socios de la Unión Europea por las restricciones al tráfico que se están produciendo en la verja que separa España de la colonia debido a los controles que realizan las autoridades aduaneras españolas.

El anuncio parece la respuesta política del primer ministro David Cameron a las noticias de este fin de semana de que también España prepara acciones legales por el contencioso del Peñón y que incluso está estudiando llevar el asunto al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, haciendo frente común con Argentina, que reclama la soberanía sobre las islas Malvinas, un territorio dependiente de Reino Unido al igual que Gibraltar.

“Es obvio que el primer ministro está muy decepcionado por el hecho de que España no haya suprimido este fin de semana los controles adicionales en la frontera", dijo un portavoz del Gobierno británico el lunes, anunciando "un paso sin precedentes" contra España. “Si decidimos seguir esa vía, presionaremos a la UE para que aborde el asunto con carácter de urgencia”, aseguró.

Los controles a la entrada y salida de la verja son un problema que el primer ministro británico creía haber resuelto durante la conversación telefónica que mantuvo la semana pasada con el jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy. Como territorio británico de Ultramar, Gibraltar forma parte de la Unión, pero ni Reino Unido ni el Peñón forman parte del convenio de Schengen, el espacio europeo sin fronteras, de ahí precisamente que siga habiendo controles fronterizos para entrar o salir de ambos territorios con destino a otro país de la UE.

Londres considera que los controles españoles de estos días son “políticamente motivados y totalmente desproporcionados”. Dos acusaciones muy difíciles de probar, porque España los justifica con el argumento de que se ha detectado un sospechoso incremento del contrabando de tabaco procedente del Peñón y sostiene que esos controles son, además de legales, proporcionados, aleatorios y no discriminatorios.

El Gobierno español, por su parte, recordó el lunes al Reino Unido que Naciones Unidas no ha reconocido el derecho de autodeterminación de Gibraltar y subrayó que existen varias resoluciones de la Asamblea General de la ONU —de finales de los años sesenta— que respaldan el derecho a la integridad territorial de España, subrayaron fuentes diplomáticas.

La tensión que viven las relaciones hispano-británicas está provocando una catarata de reacciones en los medios de comunicación británicos, habitualmente ajenos a un contencioso que trae bastante al pairo a la mayoría de la población. “Los españoles tienen que sacar sus manos de la garganta de Gibraltar”, titulaba ayer el del alcalde de Londres y político conservador, Boris Johnson, en su habitual columna de los lunes. En su artículo, se felicita de que el portaeronaves HMS Illustrious esté a punto de llegar al Peñón "junto con miles de marines".

Más información