Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
JOSÉ MARIANO BENÍTEZ DE LUGO | Abogado de la acusación popular

“La salida de Ruz sería un cataclismo para el ‘caso Gürtel”

"Aunque el juez tiene poca iniciativa, es muy sólido y trabajador”

Mariano Benítez de Lugo, abogado de la acusación popular del 'caso Bárcenas'.

José Mariano Benítez de Lugo, de 72 años y medio siglo de ejercicio como letrado, preside la Asociación de Abogados Demócratas de Europa (ADADE), una de las acusaciones populares personadas en el caso Gürtel, la trama de corrupción vinculada al PP. Su actuación el pasado 27 de junio fue clave para que el juez que lleva la causa, Pablo Ruz, enviara a prisión al extesorero popular Luis Bárcenas. Fue él quien pidió que se celebrara una vistilla para determinar las medidas cautelares y quien, al limitar su petición a prisión eludible bajo fianza, forzó a la fiscalía a pronunciarse y elevar su petición a prisión incondicional. Bárcenas, antes de ser conducido a la cárcel de Soto del Real, “demacrado, congestionado y con pinta de desolación”, se giró hacia él en los pasillos y le amenazó: “Socialista, me vas a encontrar”. Después le pidió disculpas.

Afiliado al PSOE desde 1974, aunque distanciado de los sucesivos aparatos del partido, motero y navegante en catamarán, Benítez de Lugo ha sido uno de los letrados más activos en la investigación de Gürtel, aunque sus peticiones más espectaculares han sido descartadas casi siempre por el juez Ruz. En febrero, tras conocerse los primeros fondos de Bárcenas en Suiza, solicitó que el extesorero fuera vigilado con una pulsera magnética, solución que la fiscalía rechazó por “prematura”. El 8 de mayo, fue el primero en reclamar una fianza de responsabilidad civil de 54 millones para Luis Bárcenas —el magistrado impuso una cantidad algo inferior, 43,2 millones, dos meses más tarde—. También fue el primero en pedir —y también ha sido desestimado por Ruz— que el expresidente José María Aznar comparezca como testigo por la contabilidad b del PP. Benítez de Lugo ha recurrido todos estos revolcones.

Pregunta. El juez rechazó su petición de comparecencia del expresidente Aznar. Su última iniciativa ha sido pedir que se cite como testigo a Mariano Rajoy, que figura como perceptores de fondos en los papeles de Bárcenas. ¿Cree que la aceptará?

Respuesta. Me temo que la fiscalía —y con ella el juez— se va a oponer, pero yo voy a seguir recurriendo. Otros, como Pío García Escudero \[que también figura en la contabilidad secreta\], han sido llamados a declarar, y hay un principio jurídico muy útil en este caso que dice que “donde hay la misma razón debe haber la misma solución jurídica”.

P. ¿Qué escenario prevé si Ruz, magistrado en comisión de servicio, es apartado de la investigación cuando el titular del Juzgado Central de Instrucción número 5, Miguel Carmona, ocupe el puesto en septiembre?

R. Me da pánico pensar en un cambio de juez. Pese a que ha rechazado muchas de las diligencias que he solicitado y que tiene poca iniciativa al margen de lo que le sugiere la fiscalía, Ruz es un magistrado muy sólido jurídicamente y muy trabajador. Lleva la causa a la mano, muy de cerca. En 50 años de ejercicio no he visto a ningún juez con esta minuciosidad y con una actividad tan frenética. Cualquier otro magistrado que cogiera el asunto de nuevo tardaría un mínimo de seis meses en enterarse. Si Ruz deja la causa sería un cataclismo.

P. Pero su continuidad cuando se incorpore Carmona ¿podría provocar una catarata de peticiones de nulidad de la causa por los abogados defensores?

R. El problema del juez pre determinado por la ley es solventable, como ya se ha visto en el caso Madrid Arena [sobre la avalancha humana en la que murieron cinco jóvenes en noviembre] en la operación Guateque [sobre la trama de licencias exprés en el Ayuntamiento de Madrid]. Que Ruz no sea el juez predeterminado es una interpretación más política que jurídica.

P. ¿A qué cree que obedece la discusión en el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y la petición de Miguel Carmona de que la plaza de juez de refuerzo en el Juzgado número 5 se saque a concurso y no se adjudique directamente a Pablo Ruz?

R. Lo de Carmona yo lo veo como un problema de celos. Creo que él no quiere tener a un magistrado equivalente en su juzgado, sino un mero subordinado, un machaca. El problema es que el Consejo funciona con criterios políticos. Una posible solución podría ser que uno de los magistrados se encargara de la pieza principal de Gürtel y el otro asumiera la pieza separada de los papeles de Bárcenas.

P. Tras entrar en prisión, Bárcenas ha cambiado de actitud: en su última declaración, el lunes 15, admitió la autoría de su contabilidad secreta y se ha mostrado colaborador con la justicia.

R. A las acusaciones populares nos cogió por sorpresa que aceptara contestar nuestras preguntas. De hecho, tuve que improvisar mi interrogatorio sobre la marcha, porque estaba convencido de que no iba a responder a nuestras cuestiones. Antes, su contestación habitual era: “No quiero involucrar a terceras personas”. Ahora ha dado los nombres de los papeles y titubea solo a la hora de dar los nombres de sus negocios, ofrece solo los que ya se han detectado Yo creo que no ha enseñado todas sus cartas.

Más información