'CASO BÁRCENAS'

El líder del PP de Gipuzkoa reclama a Iturgaiz que explique sus cuentas

Borja Sémper afirma que no pondría “la mano en el fuego por nadie” Bárcenas recoge en su contabilidad pagos al PP vasco entre 1999 y 2005

El presidente del PP de Gipuzkoa, Borja Sémper, se distanció ayer de la estrategia de defender sin fisuras y sin preguntas la limpieza de las cuentas del partido. El dirigente guipuzcoano pidió al antiguo presidente del PP vasco Carlos Iturgaiz que explique el hecho de que en la contabilidad b del extesorero Luis Bárcenas aparezcan pagos de empresarios por un millón de euros entre 1999 y 2005 para el partido en Euskadi. En los últimos 15 años, las donaciones han sumado cinco millones.

En declaraciones a la cadena SER, Sémper afirmó que cree en la “honradez” de Carlos Iturgaiz, que presidió el PP vasco entre 1996 y 2004. No obstante, aseguró que no pondría “la mano en el fuego por nadie” porque la experiencia en la vida le ha hecho quemársela “varias veces”.

Sémper aseguró creer y confiar en la honradez de Iturgaiz, pero no de manera acrítica. “Ahora bien, sea Carlos Iturgaiz, sea Borja Sémper o sea quien sea, todos tenemos que dar muchas explicaciones en política, porque las cosas han cambiado, la política se hace de una manera diferente y la transparencia y las explicaciones hasta el final son la única receta en un momento como el que estamos viviendo”, indicó.

El dirigente popular ha recordado que las cuentas del PP vasco fueron puestas a disposición de los medios de comunicación. “Si hay algo más, quienes dirigían el partido en esos momentos tendrán que contárnoslo (...) Confío en que no sea así”, expresó.

Sémper sostiene que las cuentas del PP autonómico son “limpias, claras”. “Somos un partido pequeño, sin influencia y que ha malvivido, a diferencia de otros”, aseveró.

Preguntado por el caso Bárcenas, Borja Sémper ha señalado que el extesorero del Partido Popular es “a todas luces un pájaro que ha acumulado presuntamente de una manera irregular una fortuna en Suiza, dedicándose sólo a la política, lo cual es materialmente imposible”. “En cualquier caso, quiero que la justicia investigue y dilucide la verdad lo antes posible”, agregó.

Según el dirigente popular guipuzcoano, los partidos políticos en España, en general, “han ido evolucionando de una manera muy particular” y “quizás los responsables políticos han dado demasiado poder a quienes manejaban las cuentas”. “En buena medida, a lo largo de estos veintitantos años, probablemente eso también le pasara al PP, y alguien como Luis Bárcenas fue capaz, no solo de atesorar una fortuna, sino un poder económico importantísimo dentro del partido. Eso nos obliga a repensar profundamente el funcionamiento de los partidos políticos”, advirtió.

Respecto al intercambio de mensajes de texto de móvil entre Bárcenas y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, consideró una “faena” que quien está en la cárcel filtre unos “pantallazos” de un móvil con una conversación. “Choca, pero me importa más el contenido, lo que pretendía el señor Bárcenas y lo que obtuvo, es decir, nada”. “Estéticamente no queda bien, es cierto, pero el contenido es lo verdaderamente importante”, insistió.

Sémper se mostró “absolutamente convencido” de que el presidente del Gobierno va a comparecer en el Congreso y va a dar “todas las explicaciones” sobre la financiación del PP y los papeles de Bárcenas, aunque no se aventuró a dar una fecha.

“El presidente tiene una agenda y ha entendido que en estos momentos no era interesante salir a responder a lo que dice alguien desde una celda de Soto del Real o de lo que publica un medio de comunicación a cinco columnas en su portada. Comparecerá cuando él crea que es lo adecuado. Yo sí quiero que comparezca Rajoy y creo que va a comparecer porque no tiene nada que ocultar. Lo hará cuando él quiera y no cuando se lo indiquen desde una cárcel”, insistió.

El PP vasco reaccionó a esa acusación y su secretario general, Iñaki Oyarzábal, compareció ayer para enseñar sus cuentas. Informó de que solo han tenido una gran hipoteca, de 210 millones de pesetas (1,26 millones de euros) con el Banco Popular para comprar y reformar en octubre de 1998 la primera sede del partido en Euskadi, en plena Gran Vía de Bilbao. El PP vasco tiene todos los extractos contables de cómo pagó esa sede entre 1999 y 2011.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterCursos Recomendados

Lo más visto en...

Top 50