Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LOS ESCÁNDALOS QUE AFECTAN AL PP

Aguirre exige a Rajoy que se adelante a la justicia y depure responsabilidades

La presidenta del PP de Madrid: "Si ha habido irregularidades tendremos que reconocerlo”

ATLAS

Otra reunión conflictiva, “un incendio”, del Comité Ejecutivo del PP de Madrid, que preside Esperanza Aguirre, y en este caso su resultado confirma una cada vez más evidente división interna. Se avisó de que el discurso de la expresidenta madrileña podría ser seguido en abierto por los medios de comunicación, y Aguirre aprovechó para lanzar serios avisos divergentes con respecto a la estrategia habitual de la dirección nacional del PP de intentar tapar el caso Bárcenas.

“Si ha habido irregularidades en la financiación, tendremos que reconocerlo, explicarlas y pedir perdón a los ciudadanos. No vale con decir que los demás partidos también se han financiado de forma irregular. Ser los primeros en hablar claro nos dará una ventaja moral. Es muy importante que nos adelantemos a la justicia”, dijo Aguirre en su discurso. Y agregó: “No puede ser que los votantes tengan que pasar vergüenza por ser del PP, del partido de Miguel Ángel Blanco. Tiene que ser una oportunidad para depurar responsabilidades”.

Las frases no gustaron a otro sector del partido que hasta ahora se había mantenido silente, al menos en este tipo de citas oficiales. La delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes, cada vez más distanciada de Aguirre, le reprochó que se desmarcara de la dirección nacional y que pretendiera convertir al PP de Madrid “en una isla al margen”, en un discurso en la línea de la diputada Belén Bajo, exjefa de prensa de Rajoy, y la senadora María Teresa de Lara. Cifuentes fue la última en intervenir. Nadie del entorno de Aguirre pidió la palabra para replicarle, un síntoma de que el PP de Madrid ha perdido su condición de monolítico. El actual presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, se mantuvo callado, con cara de circunstancias y, según fuentes cercanas, pensando en la inoportunidad política de las palabras de su antecesora.

La oposición arremete contra el presidente

Eso ocurrió dentro del PP, porque la oposición no tuvo dudas y arremetieron con dureza contra el presidente. El líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, no se arrepiente de haber pedido a Rajoy en febrero que dimitiera tras publicar EL PAÍS los llamados papeles de Bárcenas. Ayer su número dos, la vicesecretaria general, Elena Valenciano, subrayó la situación de extrema gravedad: “Rajoy debe decir la verdad y si no puede, entonces tiene que marcharse”. “No estamos hablando de Mariano Rajoy, sino de la honorabilidad que debe tener y mantener el presidente del Gobierno”, remachó. “Estamos hablando de ética y moral pública”, señaló ante la pregunta de si lo próximo que iba a hacer el PSOE era la presentación de una moción de censura. Y sentenció: “Si Mariano Rajoy cobró sobresueldos siendo ministro, cometió una ilegalidad y si ha mentido como presidente al decir que no lo cobró, es una inmoralidad”.

En paralelo, el coordinador general de IU, Cayo Lara, requirió a Rajoy que explique “si ha mentido a los españoles” sobre los sobresueldos ilegales. Todos los indicios apuntan, según Lara, a que no dijo la verdad y, por tanto, pidió su dimisión y la convocatoria de elecciones generales. La exigencia de explicaciones a Rajoy es lo que PSOE, IU, el Grupo Mixto y UPyD van a pedir mañana en la reunión de la Diputación Permanente del Congreso. La portavoz de UPyD, Rosa Díez, envió una carta individual a todos los diputados del PP para que “por patriotismo” y compromiso ciudadano, como representantes públicos, firmen la petición de comparecencia de su jefe de filas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información