Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Susana Díaz arranca la campaña de las primarias como clara favorita

Planas se lanza a la carrera sin equipo y el alcalde de Jun confía en Twitter

Ver fotogalería
Griñan y Díaz en el Parlamento andaluz. Al fondo, Planas

Susana Díaz, consejera de la Presidencia y secretaria general del PSOE de Sevilla, arranca este jueves en un hotel de cuatro estrellas de Antequera (Málaga) su carrera para ser la próxima candidata socialista a la presidencia de la Junta de Andalucía. Este miércoles lo anunció en su cuenta en Twitter: “Doy el paso con mucha emoción y responsabilidad”, escribió. Díaz no ha elegido Antequera por casualidad. Esta localidad malagueña no es solo el centro geográfico de Andalucía, sino el lugar donde se firmó en 1978 el pacto que hizo posible la unidad de todos los partidos para que la comunidad alcanzara su autonomía política. Díaz parte en las primeras elecciones primarias del PSOE de Andalucía con mucho trecho recorrido —ha estado dos meses pateándose las agrupaciones, aunque pocos sabían a qué se debía tanta actividad— y como clara favorita frente a los otros dos aspirantes: el consejero de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, Luis Planas, y el alcalde de Jun y de Twitter, José Antonio Rodríguez.

Díaz, que es probablemente uno de los mejores politicos a la hora de buscar y contar delegados, tiene el apoyo de la dirección regional del PSOE, aunque esta no lo diga; de siete de los ocho secretarios generales provinciales, aunque también callen públicamente; y de mayoría del grupo socialista del Parlamento andaluz, cuyos miembros sí hablan porque quieren y pueden. También las agrupaciones.

El primero que le ha firmado el aval ha sido el primer presidente de la Junta, el carismático Rafael Escuredo. Los otros tres presidentes guardan silencio: José Rodríguez de la Borbolla, muy crítico con el proceso de primarias exprés, no va a participar en estas elecciones; Manuel Chaves ha dicho que está en posición de “neutralidad pasiva”; y José Antonio Griñán guardará las formas y no va a hacer campaña.

Dirigentes de todas las provincias acudirán a la presentación oficial de la aspirante. Desde el mismo momento en que Griñán anunció en el Parlamento su decisión de no repetir, sus partidarios se activaron en el proceloso mundo de la recogida de avales. Los candidatos necesitan reunir hasta el 17 de julio el 15% de las firmas de los 45.733 militantes con derecho al voto, es decir, 6.860 apoyos. Fuentes de la candidatura de Díaz indicaron que no van ir de modestos, sino a cosechar todas las que puedan. Si el 17 de julio los otros dos aspirantes no lo consiguen, no habrá votación y la consejera de la Presidencia será proclamada candidata a la Junta de Andalucía el día 22 de julio. Si hay competición, las votaciones se celebrarán el 29 de este mes.

Frente al poderío de la líder del PSOE sevillano, destacaba la soledad de Luis Planas. Sigue sin saberse si tiene un equipo detrás y la batalla de las primarias se libra con un ejército de dirigentes con impresos oficiales en una mano, un boli en la otra y anotando nombres, números de carnés de identidad y rúbricas. También hay que conocer el listado de los censos y los números de teléfono de los afiliados.

Planas dio este miércoles un toque de atención a su partido al reclamar “juego limpio”. Había pedido al secretario general de su agrupación local en Córdoba permiso para presentar hoy su candidatura. La respuesta fue negativa porque, según la versión de Planas, querían ser “neutrales”. La dirección del PSOE andaluz atribuyó este encontronazo a un malentendido por un defecto formal. El asunto está resuelto y Planas tiene previsto presentarse mañana viernes.

El que fuera número dos del PSOE andaluz Luis Pizarro, también dio un toque de atención sobre la limpieza del proceso. “Si queremos que haya primarias, tiene que haber firmas”, dijo. “La democracia se demuestra votando y Susana Díaz ya tiene el compromiso de siete de los ocho secretarios generales provinciales. Lo ideal, lo positivo sería que la dirección general del partido trasladara a las direcciones provinciales que faciliten la recogida de firmas”.

Planas en principio contará con el apoyo de parte del sector crítico andaluz, pero este depende de la agrupación de Jaén, la segunda más numerosa de Andalucía, con más de 6.000 militantes. Su ejecutiva provincial decidió ayer mantener una actitud neutral en el proceso de primarias. Y no va a impulsar ningún candidato, con lo que queda abortada definitivamente la opción de Micaela Navarro.

“Hemos acordado mantener una actitud de neutralidad, de imparcialidad y de transparencia en todo este proceso. Independientemente de que, una vez que se conozcan los aspirantes, cada miembro de la dirección provincial tenga su opinión o sus preferencias y de que las trasladen o no a los militantes, la posición de la ejecutiva será de respeto a todos aquellos que vengan a la provincia y quieran acercarse a la militancia”, señaló el secretario provincial, Francisco Reyes, al término de la ejecutiva provincial de esta agrupación, que tiene a Gaspar Zarrías como presidente de honor.

La neutralidad de la dirección del PSOE de Jaén supone que no habrá un apoyo a la candidata Susana Díaz, que sí contaría con el beneplácito del resto de secretarios provinciales.
A la consejera de la Presidencia, que estará el lunes en Jaén, se la percibe con no poca frialdad en el PSOE jiennense. “Apoyaremos a cualquier candidato antes que a Susana Díaz”, indicó un destacado dirigente.

Al PSOE jiennense sí se ha dirigido ya otro de los candidatos, Luis Planas, para calibrar posibles apoyos. Y el tercero en discordia, el alcalde de Jun, José Antonio Rodríguez, también estará en Jaén en los próximos días.