Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los secretos de Bárcenas amenazan al PP

El extesorero guarda presupuestos del partido que apuntan a la financiación ilegal, recibos de constructores y empresarios de donaciones opacas y hasta fotos y documentos personales de otros dirigentes, que utiliza para defenderse de lo que considera un “acoso judicial”

Ampliar foto
LAS FOTOS CON LAS QUE BÁRCENAS SE DEFIENDE. Bárcenas defiende que no fue quien contrató a Correa, y parra demostrarlo, facilita imágenes como esta, del 23 de octubre de 2004, donde Correa disfruta de su palco en el pabellón Madrid-Arena en el que asisten como invitados el matrimonio Alejandro Agag y Ana Aznar, entre otros.

Luis Bárcenas ingresó el pasado jueves en la cárcel de Soto del Real (Madrid). Con 56 años, ha pasado casi la mitad de su vida alrededor, junto o al frente de la caja fuerte donde el Partido Popular guardaba su dinero y alguno de sus secretos financieros inconfesables. Nadie acumula en el partido tantos conocimientos sobre las finanzas de la formación política que hoy gobierna España con un poder casi absoluto.

De todas las hipótesis posibles en relación con la evolución del caso Gürtel, la del extesorero en prisión preventiva era la que más preocupaba a una parte significativa de la cúpula del Partido Popular. Desde que Suiza remitió, en diciembre del año pasado, las primeras informaciones oficiales sobre la fortuna oculta del extesorero en el Dresdner Bank, en el PP había un temor creciente ante la posibilidad de que el juez Pablo Ruz, instructor del caso, dictase un auto de prisión contra Luis Bárcenas. Pero nadie quería creer que el temor se convirtiera en realidad.

Lo que el extesorero del PP sabe sobre supuestas prácticas ilegales del partido, y lo que está dispuesto a contar en una situación extrema —como la que puede vivir encerrado entre los muros de la cárcel de Soto del Real— mantiene al PP inquieto, preocupado y dividido.

Bárcenas, en 2009, saliendo de su domicilio, el día antes de comparecer en el Tribunal Supremo por el 'caso Gürtel'.

El extesorero del PP, según han explicado a EL PAÍS fuentes de su entorno, guarda numerosa documentación que probaría, sin margen de duda, la financiación ilegal de esta formación política en distintas campañas electorales; implicaría a distintos dirigentes de la cúpula en negocios al margen de la ley y comprometería a una decena de empresarios vinculados a este partido, que apoyaron con dinero no declarado la financiación de la formación conservadora en momentos de especial interés.

Cuando su imputación en el caso Gürtel estaba tramitándose en el Tribunal Supremo, en el verano de 2009, Luis Bárcenas sacó de la sede central del partido, en la calle de Génova, 13, en Madrid, una serie de carpetas con abundante documentación. Su intención era utilizar ese material, que él controló durante 20 años como gerente y tesorero del partido, para defenderse del acoso judicial, en la creencia de que su amenaza de “tirar de la manta” activaría todos los mecanismos en el partido para protegerle de jueces, fiscales y policías.

Con Luis Bárcenas en la cárcel, esa amenaza de chantaje crece, aunque el presidente del partido y del Gobierno, Mariano Rajoy, asegure en público que no le preocupan las maniobras de su extesorero. Hasta hace cuatro meses, el PP protegía a Bárcenas, incluso con un sueldo que nadie más cobraba en el partido. Sus fondos en Suiza le han convertido en un apestado, aunque todavía no para todos.

Las posibilidades de que Luis Bárcenas implique al PP en sus problemas con la justicia son varias:

» Financiación ilegal, campañas con sobrecoste. Luis Bárcenas, según ha podido comprobar este periódico, guarda los certificados bancarios de los ingresos que hicieron distintos empresarios al partido en campañas electorales —bien nacionales, bien autonómicas— en las que los gastos se dispararon muy por encima de los permitido por la ley. El PP tuvo que remitir al Tribunal de Cuentas, según la documentación que maneja el extesorero, una información parcial de los gastos realizados, que en realidad fueron muy superiores a los declarados oficialmente. Ese presupuesto extra que el PP utilizó en distintas campañas fue financiado con aportaciones de empresarios por distintas vías, unas aparentemente legales y otras totalmente opacas, según las pruebas que maneja Bárcenas y a las que ha tenido acceso este periódico.

Barcenas creyó que su amenaza de “tirar de la manta” le protegería

» Empresarios comprometidos. Es una situación parecida a la que registran los cuadernos de Bárcenas, donde el extesorero anotó de su puño y letra, según el informe pericial de la policía, donaciones ilegales por 7,3 millones de euros a lo largo de casi diez años. El antiguo responsable de los fondos del partido empleó una parte del dinero en gastos de funcionamiento ordinario del PP y en el supuesto pago de sobresueldos a la cúpula. Y el resto lo legalizó ingresándolo en la cuenta exclusiva para los donativos que tenía en el Banco de Vitoria. Lo hizo troceando la cantidad real donada —siempre en paquetes inferiores a 60.000 euros— y haciéndola pasar como anónima, con lo que impedía cualquier seguimiento de las mismas por parte del Tribunal de Cuentas.

Aunque la mayoría de los empresarios han negado ante el juez Ruz haber hecho esas donaciones, Luis Bárcenas tiene toda la información acerca de los dueños o directivos de empresas que aportaron los fondos y las circunstancias en que se produjeron esos ingresos de dinero.

» Comidas de negocios y supuestas mordidas. Bárcenas ha detallado a alguno de sus compañeros de partido y colaboradores en almuerzos de trabajo, en los que participó junto a otros dirigentes del PP, diversas entregas de dinero por distintas vías de empresarios que habían recibido adjudicaciones de administraciones gobernadas por la formación conservadora.

Luis Bárcenas detalló en notas mecanografiadas esas prácticas, imposibles de demostrar porque el extesorero tan solo aporta como prueba recortes de periódico donde se habla de las adjudicaciones que, según él, dieron lugar a las ayudas económicas al PP de los empresarios beneficiados por el contrato público.

» Las coartadas contra Francisco Correa. Bárcenas repite a todos los que quieren escucharle que su relación con Francisco Correa, cabecilla de la trama corrupta Gürtel, lejos de ser amistosa fue tensa y terminó en ruptura a partir de la llegada de Mariano Rajoy a la presidencia del partido en 2004. Numerosos documentos hallados por la policía en los registros de las distintas sedes empresariales que utilizaba Correa cuentan una versión muy distinta de la que defiende Bárcenas.

El extesorero del PP insiste en que no fue él quien introdujo a Francisco Correa en el partido, y para demostrarlo no duda en facilitar, a través de su entorno, fotografías del jefe de la red Gürtel donde se le ve acompañado de distintos dirigentes autonómicos y nacionales del PP en el palco que tenía alquilado hace años para presenciar los partidos del Máster de Tenis en el pabellón municipal Madrid-Arena. Entre las fotografías que manejaba Bárcenas había una (que ilustra estas páginas, de octubre de 2004) donde se ve a Correa junto al matrimonio de Alejandro Agag y Ana Aznar, al que el cabecilla de la trama regaló en su boda más de 36.000 euros, el presupuesto de la iluminación y el sonido de la fiesta que siguió al enlace en la finca de Los Arcos, en la sierra de Madrid.

Tanto Alejandro Agag como el expresidente del Gobierno José María Aznar han recalcado que aquel regalo se hizo cuando Francisco Correa no estaba inmerso en ningún procedimiento judicial ni había sospechas de su participación en una red de corrupción masiva.

Reserva papeles de pagos a empresas de dirigentes a los que él no apreciaba

Cuando se celebró la boda, las empresas de Correa llevaban en exclusiva los actos del PP a nivel nacional donde participaba José María Aznar; se encargaba de algunos de los viajes que contrataba el palacio de la Moncloa para los asesores del presidente; tenía contratos a dedo en AENA, organismo dependiente del Ministerio de Fomento, y colaboraba activamente con numerosos Ayuntamientos madrileños donde gobernaba el PP.

» Objetivos personales. Bárcenas también se reservó para sí algunos documentos sobre pagos que hizo como tesorero del PP a sociedades aparentemente inocuas que en realidad eran propiedad de dirigentes del PP a los que el entonces tesorero no apreciaba mucho. De hecho, el hoy extesorero consideraba que parte de su infortunio dentro del partido se debía a esos dirigentes a los que había tenido que pagar en concepto de minutas por asesorías jurídicas o por regalos de empresa.

Durante el último año y medio, Luis Bárcenas trasladó a numerosos dirigentes del PP sus quejas sobre el trato que le daban las dos fiscales Anticorrupción encargadas del caso Gürtel y los mandos policiales de la UDEF (Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal) que elaboraban informes sobre el extesorero. Las quejas de Bárcenas, de una manera o de otra, llegaron a oídos de los ministros del Interior, Jorge Fernández, y Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón. Diversas fuentes próximas a ambos dirigentes del Gobierno aseguran que no hicieron nada, pese a las presiones de Bárcenas, ni hubieran podido hacerlo ante las evidencias que arrojaba la investigación judicial sobre los delitos cometidos por el extesorero del PP.