Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un ceutí es el facilitador europeo de suicidas para Siria

La Audiencia Nacional ordena su búsqueda, captura e ingreso en prisión

Ismail Abdelatif Al Lal es el facilitador europeo de la red de yihadistas ceutíes y marroquíes que durante el último año ha enviado a 12 jóvenes a Siria pata unirse a grupos de Al Qaeda que combaten al régimen de Bachar el Asad. El juez Ismael Moreno, titular del juzgado de instrucción número dos de la Audiencia Nacional, ha dictado este jueves un auto en el que ordena su búsqueda, captura e ingreso en prisión.

Ismail y Yassin Ahmed Laarbi escaparon el pasado día 21 a la espectacular redada que protagonizaron la Guardia Civil y la Policía Nacional en el barrio de El Príncipe, el más deprimido de Ceuta, del que procedían varios de los jóvenes que protagonizaron acciones suicidas y matanzas de decenas de personas. En la operación policial se detuvieron a ocho personas. El juez ha dictado, también, otro auto en el que el pide la captura de Laarbi.

Ismael Moreno asegura que Ismail Abdellatif, ceutí de de 38 años y residente en Bélgica, viajó hasta la frontera de Siria junto al primer grupo de suicidas ceutíes Rachid, Piti y Tafo y que los familiares de estos le definen como “el cuarto”. El auto del juez señala que el huido llevó a cabo, al menos, tres viajes a Turquía que han sido determinantes en el desarrollo de la red y de sus acciones terroristas. El primero, a principios de abril de 2012, preparó logísticamente la llegada de los voluntarios; en el segundo, se hospedó con los tres suicidas en un hotel de Hatay (Turquía). En el tercero, coincidió también con los jóvenes reclutados. Se cree que pudo cruzar a Siria.

De Yassin Ahmed Laarbi, alias Pistu, ceutí de 39 años, el juez, asegura que pertenece a Al Qaeda, que es miembro de la célula y candidato a la yihad en Siria. Asistía a las sesiones de entrenamiento físico de los reclutados y a reuniones en las playas de Ceuta en la que se convencía para que se unieran a Al Qaeda. “No se descarta que Yassin pudiera contemplar la posibilidad de llevar a cabo algún tipo de acción violenta en Ceuta en el caso de que no pudiera llegar hasta Siria, posibilidad que queda reflejada en una de las conversaciones telefónicas intervenidas”, dice el auto judicial.

La red desmantelada tenía conexiones internacionales en Marruecos—enviaron a seis grupos de varones tanto españoles como marroquíes—Bélgica, Turquía y Siria. Los suicidas se integraban en células de Al Qaeda y sus atentados fueron reivindicados por el Frente Jabhat al Nusra (Frente de la Victoria), el grupo más activo y brazo armado de Al Qaeda en Siria; o el Estado Islámico de Iraq (EII), representante de Al Qaeda en Irak. Se estima que alrededor de 600 jóvenes procedentes de distintos países europeos han dejado sus países y viajado a Siria para unirse a los rebeldes o a grupos de Al Qaeda que combaten a Bachar el Asad. La guerra civil acumula ya más de 100.000 muertos.

Ismael Moreno apostilla que pese a que el objetivo la red era el envío de yihadistas a Siria “cada vez son mayores las referencias a realizar la yihad en casa”.