Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE pide cambiar la Constitución para descentralizar la justicia

Rubalcaba ve ahora “con simpatía” una de las principales reclamaciones del PSC

El secretario general alega que tres federaciones plantean ese cambio

El espíritu es el del Estatuto de Cataluña de 2006; está por ver hasta dónde se lleva

Ampliar foto
Rubalcaba, ayer en la sede federal del PSOE.

El PSOE va a recuperar —poniéndole límites— el espíritu de uno de los principales elementos del Estatuto de Cataluña de 2006 que el Tribunal Constitucional tumbó en 2010: la descentralización de la Administración de justicia. El secretario general del partido, Alfredo Pérez Rubalcaba, anunció ayer que esa propuesta —una antigua reivindicación del nacionalismo catalán y luego también de los socialistas catalanes del PSC— será incorporada al documento en el que el PSOE va a plasmar su modelo de reforma territorial y constitucional. Aunque subrayó que no solo el PSC sino también tres importantes federaciones del partido —Andalucía, Comunidad Valenciana y Aragón— la reclaman con una u otra fórmula.

El documento de reforma constitucional debe ser aprobado por el Consejo Territorial que el PSOE celebrará en Granada el próximo 6 de julio. El diputado Ramón Jáuregui ha estado meses elaborándolo, y hasta ayer no incluía ninguna referencia a la descentralización de la justicia. En las últimas semanas, PSOE y PSC negocian contrarreloj para llegar al Consejo Territorial con una posición común.

La descentralización de la justicia recogida en el Estatuto de Cataluña de 2006 convertía a los tribunales superiores de cada comunidad en la última instancia para recurrir (dejando el Tribunal Supremo solo para unificación de doctrina) y vaciaba de poder el Consejo General del Poder Judicial —el gobierno de los jueces, que decide sanciones y nombramientos y emite informes sobre leyes—, creando uno en cada comunidad.

Rubalcaba no respondió a si esa será la fórmula que el PSOE asumirá en su documento. El 6 de julio, dijo, se hablará de “principios”, sin ir al detalle de cada propuesta. Tampoco explicó qué ha hecho cambiar aparentemente de opinión a la ejecutiva federal, que hasta ahora no había incluido la federalización de la justicia en el documento y que hace tres semanas se mostró en contra de esa misma medida, recogida en el documento del PSC. Sí subrayó que no se trata únicamente de una reclamación catalana.

“Hay distintas propuestas de distintas federaciones para introducir una descentralización de la justicia. La ejecutiva federal las ve con simpatía”, dijo Rubalcaba, citando a las federaciones de Andalucía (la más numerosa), Comunidad Valenciana y Aragón. “Por lo tanto, alguna cosa introduciremos. Lo que estamos viendo es cuál es el contenido exacto de esos principios. Tendremos tiempo de hablar. Habrá una propuesta sobre justicia [en el documento], vamos a ver hasta dónde la llevamos”, insistió el secretario general.

Ramón Jáuregui, encargado del documento de propuesta federal del PSOE, confirmó a este periódico que la federalización de la justicia no ha estado incluida en ningún momento en ese texto durante estos meses, pero señaló que ahora hay un “debate abierto”. Remarcó, en cualquier caso, que la medida, si finalmente se incorpora al nuevo modelo territorial del PSOE, tendrá límites que la alejarán de lo recogido por el Estatuto de Cataluña.

“El Poder Judicial es único y nosotros no lo vamos a fragmentar”, afirmó Jáuregui. Eso significa que “en ningún caso” aceptaría el PSOE trocear el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) en 17 consejos autonómicos, como planteaba el Estatuto antes de ser corregido por el Constitucional. Pero sí está “debatiéndose” en el seno del partido proponer que ciertas funciones “menores” del CGPJ —no las de nombrar jueces ni sancionar ni informar sobre leyes— se deleguen en las salas de gobierno de los tribunales superiores de las comunidades. Y también está “en estudio” plantear que “la mayoría” de los procedimientos judiciales terminen en esos tribunales superiores —limitando las competencias del Supremo—, pero no todos. Además, en el documento del PSOE podría incluirse como “principio” sin desarrollar el reconocimiento del “hecho lingüístico” en las comunidades bilingües como singularidad a tener en cuenta en la Administración de justicia.

El Consejo Territorial del 6 de julio debatirá también otra cuestión surgida en los últimos días: la revisión del cupo (el dinero que Euskadi y Navarra aportan al Estado en virtud de su especial sistema de financiación, el concierto). Después de que el líder del PSC, Pere Navarro, pidiera directamente la supresión del concierto y de que varios barones socialistas reclamaran la revisión del cupo (es decir, que el sistema especial se mantenga pero Euskadi y Navarra pongan más dinero), Rubalcaba resumió la posición del PSOE: “Concierto sí, cupo revisable”. Y zanjó: “El cupo es discutible como toda cantidad es discutible”. El secretario general desinfló el debate advirtiendo de que el Consejo Territorial “no va a entrar” en la revisión de la financiación autonómica. “No debemos avanzar en debates que no están encima de la mesa. Ya fijaremos posición”, dijo.

El portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, consideró “un hecho hostil” las palabras del catalán Pere Navarro y pidió al socialista vasco Patxi López que se mantenga “firme” en la defensa del concierto y el cupo, informa Anabel Díez. “El concierto es una condición sine qua non”, dijo. Y cuestionar el cupo “son palabras mayores que hacen un flaco favor a Cataluña”. Los peneuvistas creen que el primer secretario del PSC ha querido salir de sus problemas “buscando un enemigo exterior”, y subrayan que “no hay nada que revisar” del sistema de financiación del País Vasco y Navarro. Según los cálculos de Esteban, dan más que reciben.

“No habrá desembarco en Cataluña”

V. G. C.

El PSOE tiene menos de tres semanas para cerrar su nuevo modelo territorial, el de mayor calado que ha planteado el partido en tres décadas y que implicaría una reforma de la Constitución “en sentido federal”. El secretario general del partido, Alfredo Pérez Rubalcaba, quiere llegar al Consejo Territorial del 6 de julio con un consenso básico de todas las federaciones en torno al documento base, y por eso estos días multiplica sus encuentros con los barones. Ayer, después de la reunión de la ejecutiva federal, Rubalcaba almorzó con los secretarios regionales de seis territorios: Andalucía (José Antonio Griñán), Asturias (Javier Fernández), País Vasco (Patxi López), Galicia (Pachi Vázquez), Castilla-La Mancha (Emiliano García-Page) y Baleares (Francina Armengol).

Pero si hay un territorio al que es importante integrar en el acuerdo final es Cataluña, representado por el PSC, partido hermano del PSOE. De hecho, la propuesta de cambiar la Constitución en sentido federal la planteó Rubalcaba el pasado septiembre como una forma de buscar un “mejor acomodo” para esa comunidad, y en medio del giro soberanista del PSC, que ha abrazado conceptos como el “derecho a decidir” que el PSOE rechaza.

En estos meses, sin embargo, las relaciones entre PSOE y PSC no han hecho más que complicarse y algunas voces en el PSOE —las últimas, las del histórico Alfonso Guerra y la del secretario general en Extremadura, Guillermo Fernández Vara— han sugerido que la relación debería romperse. Que los socialistas no pueden defender un modelo territorial en Cataluña y otro en el resto de España. Ayer, Rubalcaba fue de nuevo tajante: esa ruptura no se va a producir. “No va a haber desembarco del PSOE en Cataluña”, dijo, descartando cualquier posibilidad de que el partido monte una federación catalana y ponga fin así a un pacto de 30 años con el PSC. “Va a haber acuerdo con el PSC. Es mi pronóstico, mi opinión y mi deseo”, afirmó.

El acuerdo debe darse en dos campos: el fundamental, el del modelo federal; pero también el de la relación orgánica entre ambos partidos. Rubalcaba anunció hace cuatro meses que esa relación se iba a cambiar para introducir más “simetría” (ahora el PSC está presente en los órganos de dirección del PSOE y puede decidir en sus congresos federales, pero no a la inversa), pero las conversaciones siguen abiertas.

 

Más información