Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de personas reclaman “juicio y castigo” para la banca por los desahucios

La PAH convoca su primera protesta en Madrid tras el rechazo a su Iniciativa Legislativa Popular

Manifestación contra los desahucios en la puerta de Alcalá, en Madrid.

Miles de personas (5.000, según los organizadores) han recorrido este sábado el centro de Madrid para reclamar "juicio y castigo" a los responsables de las principales entidades bancarias por los desahucios. La Plataforma de Afectados de la Hipoteca (PAH) convocó esta manifestación en un nuevo giro de su protesta, tras la aprobación de la ley hipotecaria, la Ley de Medidas para la Protección a los Deudores, Reestructuración de la Deuda y Alquiler Social, en la que los antidesahucio no vieron reflejadas sus peticiones respaldadas por 1,5 millones de firmas en una Iniciativa Legislativa Popular (ILP).

El recorrido diseñado para la marcha, que fue comunicada con antelación a la Delegación de Gobierno, incluía la lectura de comunicados de denuncia en la puerta o los alrededores el Ayuntamiento de Madrid, el Banco de España o la Audiencia Nacional. La marcha ha arrancado frente a la sede de la Asociación Española de Banca, en la céntrica calle de Velázquez, en la que han acusado a sus responsables de permitir actuaciones "al margen de todo control".

Los participantes portaban pancartas en las que se leían frases como "Unos palacios, otros desahucios" y grandes carteles con las caras en blanco y negro de responsables financieros como Isidre Fainé (presidente de La Caixa); del ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos; Francisco González (presidente del BBVA); Emilio Botín (presidente del Santander) o Rodrigo Rato, expresidente de Bankia. Bajo todos los rostros, la misma frase: "juicio y castigo". 

El año pasado los bancos se quedaron con 38.778 viviendas de primera y segunda residencia, según la cifra ofrecida por el Colegio de Registradores de España. La PAH alude a más de 400.000 desde el inicio de la crisis. Han lanzado consignas contra las entidades financieras ("el próximo suicidio que sea de un banquero", gritaban) y también contra los políticos, con frases como "Rajoy y Cospedal a Soto del Real".

"No han aceptado los mínimos que reclamábamos en la ILP", ha explicado Cristina Escribano, de la PAH de Madrid, en referencia a la dación en pago, el alquiler social y la paralización de todos los desahucios. "Por eso subimos las apuestas y hemos puesto en marcha una comisión de la verdad para destapar a los culpables de la estafa hipotecaria", según la activista.

Entre los participantes, Aida Quinatoa, ecuatoriana de 46 años, inmersa en un proceso penal con "otros 50 afectados", según ha explicado, porque su hipoteca incluía cláusulas abusivas contra las que se pronunció el Tribunal Europeo de Justicia. "El Gobierno está haciendo arreglos poco a poco, aunque sea con chapuzas. El problema ya está en la sociedad y faltan pocos pasos para que se haga justicia", ha destacado.

Hace meses que los integrantes de la PAH se dividieron por grupos de afectados correspondientes a las distintas entidades bancarias. Pablo López, de 50 años, es uno de los portavoces del grupo de afectados de UCI (Unión de Créditos Inmobiliarios). "La actitud de los bancos está cambiando, pero son sobre todo los juzgados los que esán dando marcha atrás a los desahucios por las claúsulas abusivas, las entidades tienen que cambiar aún más", ha dicho.

Frente al Ayuntamiento de Madrid, han denunciado la actuación de las empresas públicas de vivienda -entre las que han citado la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo, que corresponde al Consistorio o el Ivima (Instituto de la Vivienda de Madrid), gestionado desde la Comunidad de Madrid- por "dejar a familias enteras en la calle. La comitiva no ha llegado a parar frente al Banco de España, situado al otro lado de la Plaza de Cibeles, pero sí han acusado a sus responsables en un comunicado leído en voz alta de "dejar de cumplir sus deberes de vigilancia".

La manifestación, de más de dos horas de duración, ha transcurrido sin incidentes. Solo ha habido momentos de tensión en el Paseo de la Castellana, que ha quedado cortada al tráfico, cuando parte de los manifestantes han comenzado a grabar y hacer fotografías a uno de los agentes del Cuerpo Nacional de Policía que vigilaban la protesta y que, a su vez, les estaba grabando. "¡Poli uniformado, mañana desahuciado!" o "¡Vergüenza, vergüenza!", le gritaban.

Antes de la última parada, a unas calles de Audiencia Nacional, la Orquesta Solfónica del 15-M ha interpretado varias canciones, como Romance de la Alondra Desahuciada. "No vamos a parar hasta ver a esos personajes de las fotos desfilando ante la Audiencia Nacional", ha señalado Rafael Mayoral, abogado de la plataforma. "Una parte de la solución es el derecho a la justicia, que los banqueros acaben en prisión".