Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una pintora revela el montaje para blanquear 560.000 euros de Bárcenas

La testigo, Isabel Mackinlay, admite que recibió 1.500 dólares por firmar con un testaferro del extesorero del PP un contrato de falsa venta de obras de arte

Luis Bárcenas, tras declarar ante el juez Ruz el pasado marzo.

La pintora argentina Isabel Mackinlay —anteriormente apellidada Ardanaz— desmonto ayer las supuestas argucias de Luis Bárcenas para justificar la procedencia de 560.000 euros que el extesorero del PP había atribuido a la venta de cuatro cuadros. Mackinlay ha reconocido desde Buenos Aires al juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, instructor del caso Gürtel, que Edgar Patricio Bell, supuesto testaferro de Bárcenas y del también extesorero de la formación conservadora Ángel Sanchís, le entregó 1.500 dólares en una fecha indeterminada por estampar su firma en un contrato simulado de compraventa de obras de arte.

A cambio de esta cantidad, Mackinlay, especializada en la restauración de paños de oro en iglesias, se hizo pasar como marchante de arte intermediaria entre la esposa de Bárcenas, Rosalía Iglesias —que ejerció de supuesta vendedora—, y un comprador de identidad desconocida. Esta treta permitió a la mujer del extesorero popular ingresar en su cuenta 560.000 euros que en realidad pertenecían ya a su marido, según fuentes judiciales.

La declaración pone en entredicho el origen del dinero del extesorero del Partido Popular

Las mismas fuentes afirman que el contrato se realizó en dos tiempos. Edgar Patricio Bell contactó con Mackinlay porque su sobrino y el hijo de la pintora coincidían como alumnos en el Liceo Francés de Buenos Aires. El primer contrato recogía la compraventa de dos tablas del siglo XV y autor desconocido —La circuncisión del Niño y La Presentación del Niño en el Templo—. Por su fingida labor intermediadora, Mackinlay recibió, según su testimonio, 1.000 euros. Este contrato se firmó en las oficinas bonaerenses de Patricio Bell. Según la restauradora, el testaferro le dijo que actuaba por orden de su jefe, Ángel Sanchís, que no podía figurar en la operación.

Posteriormente, Bell contactó de nuevo con la pintora para proponerle un cambio en el contrato. A cambio de 500 dólares más, se retiraban del documento las dos tablas anónimas del siglo XVI y se sustituía por un bodegón del pintor napolitano Giuseppe Recco. En esta operación, según el testimonio de la artista argentina, participaron Bell, Sanchís y un “tercer hombre”, que no se presentó. Mackinlay supo después que se trataba de Luis Bárcenas al verlo en los medios de comunicación cuando se interesó por el caso por el que había sido llamada a declarar por videoconferencia desde la Embajada de España en Buenos Aires.

Durante la comparecencia, la defensa de Luis Bárcenas mostró a la testigo otros dos contratos de compraventa de obras artísticas, en los que Mackinlay no reconoció su firma. Fuentes de una de las acusaciones afirmaron que la próxima diligencia de investigación que van a solicitar consistirá en solicitar al notario argentino que dio fe de la compraventa de los cuadros que certifique la verdad de la operación.

La declaración como testigo de Isabel Mackinlay pone en entredicho una de las patas de la fortuna de Luis Bárcenas. El extesorero del PP, que llegó a tener 38 millones de euros en cuentas bancarias en Suiza atribuyó su fortuna al acierto en operaciones bursátiles, a las inversiones inmobiliarias y a la compraventa de obras de arte.

El juez Ruz imputa a Bárcenas numerosos delitos. El primero es la defraudación de las cuotas de IRPF de 2002 y 2003 correspondientes a 459.565 euros y 515.350 euros que supuestamente le entregó el cerebro del caso Gürtel, Francisco Correa. Ruz también menciona la ocultación al fisco junto con su esposa, Rosalía Iglesias, de 222.112 euros en 2006 y las cuotas no ingresadas en 2007 por IRPF e Impuesto de Sociedades que se derivan del descubrimiento de su fortuna en Suiza, que suman hasta ahora un total de 1,08 millones de euros. El juez también le imputa cohecho y blanqueo.

Más información