Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cajero del PP dice que los donativos anónimos eran “siempre en efectivo”

Afirma que “varias personas” firmaban los resguardos consecutivos de ingresos que se realizaban el mismo día

Luis Molero, cajero del Partido Popular desde 1985, ha declarado esta tarde ante el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz que los donativos anónimos que recibía la formación conservadora hasta 2007 –año en que la ley prohibió los pagos innominados- se realizaban “siempre en metálico”. El empleado, que ha acudido hoy como testigo en la causa sobre los papeles de Bárcenas, la contabilidad secreta del extesorero del PP, ha arrojado luz sobre la forma en que se ingresaban los donativos, que los investigadores sospechan que se fraccionaban porque excedían el límite de 60.000 euros que la Ley de Financiación de Partidos Políticos preveía hasta 2007 –desde ese año se elevó el límite hasta 100.000 euros-.

Molero ha afirmado que recibía de directamente de Bárcenas los “sobres o fajos” de billetes con los donativos que tenía que ingresar en la cuenta de donativos del PP en el Banco de Vitoria, por lo que no podía saber si cada ingreso correspondía a donaciones de distintos orígenes o se trataba del fraccionamiento del donativo de una misma persona. Según fuentes jurídicas, un informe policial recién incorporado a la causa señala que en alguna ocasión el cajero realizó hasta ocho ingresos en una misma jornada.

Molero ha señalado, según las mismas fuentes, que él nunca recibió dinero de ningún donante y que se limitaba a rellenar los resguardos de los ingresos para depositar los fondos en el Banco de Vitoria, entidad que posteriormente fue absorbida por Banesto. En alguna ocasión, cuando iba a ingresar varios lotes de dinero, pedía a otras personas que cumplimentaran los resguardos de ingresos. Fuentes de la acusación consideran que esta forma de actuar buscaba evitar que Hacienda sospechara que se trataba de fraccionamiento de donaciones que excedían los límites legales.

Por otro lado, Milagros Puente, jefa de contabilidad del partido, ha afirmado que, además de ella, sólo tres auditores externos contratados para fiscalizar las cuentas de los órganos provinciales y regionales del partido, tenían acceso a la contabilidad. Después, ella rendía cuentas a Bárcenas, su superior directo. Puente ha señalado que el partido se ha deshecho ya de la contabilidad anterior a 2004