Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aznar se defiende del ‘caso Gürtel’ con un ataque al grupo PRISA

El expresidente no aclara puntos clave del escándalo: “Hablo de lo que me afecta”

"El Partido Popular se financió siempre conforme a la legalidad”

Silvio Berlusconi y Luis Bárcenas llegan a la boda de la hija de Aznar en El Escorial.

José María Aznar se defendió este martes de los escándalos que le afectan relacionados con el caso Gürtel atacando al grupo PRISA, editor de EL PAÍS, pero evitó aclarar los puntos más importantes del caso. El expresidente rompió en una entrevista en Antena 3 dirigida por Gloria Lomana, un silencio de meses tras varios escándalos que le han tocado de lleno. Aznar fue preguntado varias veces sobre los detalles de la investigación de la red Gürtel, también sobre la noticia publicada que señala que Francisco Correa, cabecilla de la red, pagó una parte de la boda en 2002 de su hija Ana con Alejandro Agag.

El expresidente negó rotundamente haber recibido ningún dinero en sobres o en negro —sí admitió la doble retribución del Congreso y del PP cuando estaba en la oposición—, y aseguró que cuando gobernó daba un 10% de su sueldo para financiar los gastos de su estancia en La Moncloa.

El ataque a PRISA empezó en cuanto le plantearon esa idea de los sobres en metálico que algunos dirigentes de su partido han admitido ante el juez Ruz. Primero atacó al PSOE: “Los únicos sobres que he conocido son los que entraban de fondos reservados en La Moncloa hasta que yo llegué. Había 300.000 pesetas diarias que se iban reponiendo”.

Después le preguntaron por la información de EL PAÍS de que la trama Gürtel pagó 32.452 euros en la iluminación de la boda de su hija: “Es una mala información, cuyo origen está bastante localizado. Parece bastante normal que los invitados a una boda hagan regalos. Y algunos hacen regalos relacionados con su actividad. [Correa] era un invitado personal del novio. Nadie conocía otras actividades suyas. ¿Cómo se puede decir que se han recibido regalos de una trama delictiva?”, arrancó el presidente. En 2002, y según diversos informes policiales y autos judiciales, la trama Gürtel ya estaba en pleno apogeo en el PP y entregaba y cobraba todo tipo de comisiones y contratos.

“PRISA me distingue con su odio. Ya trató

de impedir que

ganase las elecciones”

Aznar siguió el ataque: “El grupo PRISA me distingue con su odio. Ya intentó impedir que ganáramos las elecciones, luego intentó impedir que se gobernara. Publica mentiras sobre mí. Y lo dice un medio en una situación cuasi de bancarrota, un medio que ha vendido una cadena, Cuatro, a Berlusconi, que está procesado, cuando se vendió ya estaba procesado, y tiene como accionista de Sogecable al mismo grupo propiedad de la persona procesada”, insistió. El expresidente italiano acudió como testigo del novio a la boda de la hija de Aznar.

Aznar remachó: “Como no se puede destruir lo que hicimos se trata de destruir el honor de una familia. Lo que más me preocupa es que ese grupo pueda llegar a ser insolvente y no pueda pagar las condenas a las que cuales va a tener que hacer frente”.

Un portavoz de PRISA declaró: “Prisa no es un medio de comunicación y como grupo de empresas no emite juicios editoriales. Posee o participa en diversos medios, periódicos, radios y televisiones, en más de diez países de Europa y América Latina. Es además una compañía cotizada en España y Estados Unidos y publica trimestralmente sus cuentas. Las conductas y declaraciones encaminadas a distorsionar o manipular la realidad económica de la empresa son susceptibles de causar graves daños económicos a la compañía y a sus accionistas. La compañía ha instruido a sus abogados para que inicien cuantas acciones jurídicas correspondan en defensa de sus intereses, dada la gravedad de las declaraciones del ex presidente Aznar toda vez que fueron hechas públicamente en un medio de gran audiencia y habida cuenta de la relevancia de quien las profirió”.

“Es normal que los invitados a una boda hagan regalos propios de su actividad”

Cuando llegaron los asuntos más concretos, Aznar los esquivó. “Jaime Ignacio del Burgo dice que recibió dinero en mano para Calixto Ayesa entre 1992 y 1995. Asegura que recogió 600.000 pesetas en el despacho de Bárcenas. ¿Usted no se enteraba de nada o alguien le ha engañado, señor Aznar?”, le preguntaron. “Solo voy a hablar de lo que a mí se refiere. No voy a adornar las declaraciones judiciales de nadie”, contestó.

Al final llegó a decir que él nunca conoció ninguna irregularidad: “Siempre que he tenido conocimiento de estas cuestiones he actuado con contundencia, lo hice con el caso Naseiro, si hubiese tenido otra noticia habría actuado. No he tenido ningún conocimiento en ningún momento nada más que el PP se financió conforme a la legalidad”.

Una lista de boda llena de imputados

el país

El expresidente del Gobierno José María Aznar se refirió este martes a EL PAÍS como “un medio en una situación casi de bancarrota, que vendió su cadena Cuatro a un grupo, Mediaset, propiedad de Silvio Berlusconi, que en ese momento estaba procesado”. Precisamente, el ex primer ministro italiano fue uno de los invitados de honor a la boda de Ana Aznar en septiembre de 2002, cuando ya tenía problemas con la justicia.

Al menos 18 de los políticos, empresarios y banqueros que asistieron a ese enlace han pasado o están pendientes de pasar por el banquillo. Diez años después, en la lista aparecen varios imputados por corrupción, como el extesorero del PP, Luis Bárcenas, y su mujer, Rosalía Iglesias. Álvaro Lapuerta, antecesor de Bárcenas y ahora implicado en la posible financiación irregular del PP, también fue invitado. Acudieron, además, varios imputados en el caso Gürtel, como Alberto López Viejo (exconsejero madrileño), Francisco Correa (jefe de la trama) y su mujer Carmen Rodríguez Quijano, Álvaro Pérez, El Bigotes, Jacobo Gordon y Jesús Sepúlveda (exesposo de Ana Mato). También fueron el exministro y expresidente autonómico Jaume Matas y su esposa, Maite Areal, implicados en varios casos en Baleares.

Por otra parte, al margen de los implicados en casos de corrupción, acudieron otras personas con problemas con la justicia, como Alberto Cortina y Alberto Alcocer, Emilio Ybarra, Miguel Blesa, Rodrigo Rato y Ángel Acebes.

Más información