Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía cree que ETA recibe donaciones de simpatizantes

Los ingresos son inferiores a los del impuesto revolucionario, según fuentes de la lucha antiterrorista

Las Fuerzas de Seguridad sospechan que ETA está recibiendo donaciones económicas voluntarias de simpatizantes de su entorno, según han informado fuentes de la lucha antiterrorista. Estos ingresos son muy inferiores a los que la banda recaudaba a través de la extorsión del llamado impuesto revolucionario, sobre el que fuentes de la lucha antiterrorista aseguran que no existe "ningún elemento" para pensar que se sigue cobrando.

Los expertos antiterroristas son conscientes de que la organización terrorista aún mantiene un remanente del dinero cosechado antes de decretar su alto el fuego "permanente general y verificable" de enero de 2011, que suponía poner fin a la extorsión. No obstante, creen que esa economía debe complementarse de alguna manera y sus indicios apuntan a que estas aportaciones voluntarias están desempeñando un papel destacado actualmente.

La vía de la donación no es nueva. Ya en el pasado la banda la compaginaba con otras formas de financiación. En 2008, entre la documentación encontrada al que fuera jefe de la banda, el fallecido Javier López Peña, Thierry, fue hallada una carta dirigida por ETA a sus simpatizantes para pedirles dinero, con un tono muy distinto al que usaba en sus misivas de extorsión.

Cartas ‘amables’

Una de estas cartas solicitando una donación sirvió para juzgar por colaboración con ETA a las hermanas Blanca Rosa y María Isabel Bruño Azpiroz, quienes llegaron a pagar 6.000 euros a la banda. En el informe elaborado por la Guardia Civil se destacaba "la especialidad" de la misiva. El instituto armado subrayaba: "Es una carta personalizada, siendo diferente, al introducir dos párrafos con un mensaje político, agradeciendo expresamente a las acusadas la contribución realizada".

La banda llegaba a decirles a las hermanas que tenían "las puertas abiertas para tratar tanto sobre la ayuda económica, como cualquier otro tema relacionado con la lucha de liberación de Euskal Herria". "Recibid nuestro cordial saludo; quedamos a la espera de nuevas colaboraciones", zanjaba ETA. Las fuerzas de seguridad recuerdan la dificultad que siempre han encontrado para conocer las finanzas de ETA antes de explicar que desconocen las aportaciones que realizan sus simpatizantes. Los expertos calculan que, en su situación actual, la banda necesita medio millón al año para subsistir.