Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rusia hace su ‘Chipre’ en Alicante

Los rusos son los principales compradores de inmuebles en la Costa Blanca

Agentes turísticos rusos pasean por el puerto de Torrevieja para conocer su oferta.

Los euros en Alicante llegan ahora de Moscú. El público ruso se ha convertido en la panacea del mercado inmobiliario y del turismo, y la intervención de Chipre, que se había convertido en su paraíso y tierra de promisión, está favoreciendo a Alicante. Primero vienen de vacaciones unos pocos días para conocer las playas y el clima de la Costa Blanca, pero luego regresan con la intención de comprar una segunda residencia, que pagan en efectivo, sin hipotecas, ni plazos. Este verano el aeropuerto de L’Altet oferta 120.000 plazas en el mercado ruso. Los clientes de ese país han superado en la provincia de Alicante a los británicos en compra de viviendas por parte de extranjeros. La mitad de las 7.000 residencias vendidas a foráneos en Alicante el año pasado fueron a parar a familias rusas, un mercado que hace cuatro años no representaba ni el 5% del total.

La mitad de las 7.000 casas vendidas a extranjeros las compraron rusos

“Nosotros tenemos clientes que buscan comprar algo económico, que no supere los 70.000 euros, y luego otros que buscan algo de lujo de más de medio millón de euros”, asegura Alex Citnik, un agente inmobiliario ruso que trabaja en Innova Dom Invest de Torrevieja, sorprendido porque apenas tiene ventas medias. Los clientes del país de los Urales se han lanzado a la conquista del mercado inmobiliario en Alicante y han desplazado a los británicos. “El inglés ahora es el principal vendedor extranjero y el ruso el principal comprador”, asegura Antonio Navarro, del grupo inmobiliario Procosta y presidente de la Asociación de Turismo Residencial de Torrevieja, quien reconoce que la demanda “sostenida y creciente” se inició hace cinco años y no cesa.

Elena Granados, de la inmobiliaria Remax Ábaco, donde los rusos acaparan el 70% de las ventas, admite que son clientes “especiales”. “Miran mucho y se lo piensan, vienen varias veces y contrastan pero al final compran”, asegura. La mayoría de clientes paga en efectivo, no financia su compra y busca ser atendido por una persona que conozca su idioma y su cultura.

Han superado a los británicos en la adquisición de viviendas

Con las compras de los rusos y las ventas de los ingleses, la comarca de La Vega Baja vive una nueva eclosión inmobiliaria que ha situado a la provincia de Alicante a la cabeza de España en transacciones de propiedades de segunda mano. Según los datos del Ministerio de Fomento, la provincia de Alicante fue la primera, durante los nueve primeros meses del año pasado, en operaciones de compraventa de viviendas por parte de extranjeros, con un total de 2.501, seguida a gran distancia de Málaga (1.111). Y la mayoría de los compradores fueron rusos. Según datos del colegio de notario facilitados por Provia (Asociación de Promotores Inmobiliarios de Alicante) en 2011 se firmaron 1.442 escrituras y en 2012 fueron 2016, lo que supone un incremento del 40%. Jesualdo Ros, secretario de Provia, reconoce que es un mercado “importante” cuyos clientes igual llegan con la intención de gastarse 120.000 euros y luego “invierten mucho más si les gusta la casa”.

Según la patronal hotelera, son "una mina todavía por explotar"

Precisamente los próximos 4 y 5 de mayo se celebra en el hotel Villa Gadea de Altea una feria internacional inmobiliaria organizada por Excellent Choise, una empresa especializada en el mercado internacional. Una de sus responsables, Olessa Uteva, confía en que este certamen se convierta en un punto de encuentro de promotores, constructores y empresas dispuestos a vender a clientes extranjeros. “Estamos notando este año más ganas de comprar y de invertir”, admite esta rusa que lleva desde 2009 trabajando en el sector en Alicante. Unos 14.300 rusos residen en la Comunidad Valenciana, una población que ha aumentado en 1.700 en un solo año (de 2011 a 2012). Navarro, presidente de la Asociación de Turismo Residencial de Torrevieja, concluye que los rusos son “quienes más apuestan por la inversión inmobiliaria en La Vega Baja y adquieren las viviendas más caras con un gasto medio de 202.000 euros, seguidos por noruegos, belgas y franceses”.

La mayoría de clientes no financia la compra: paga en efectivo

Desde este mes el aeropuerto de L’Altet tiene dos vuelos diarios con Moscú y uno con San Petersburgo. Los datos hablan por sí mismos: en 2010 España recibió 30.951 turistas de ese país; en 2011, 53.084 y al año siguiente 84.684. Para esta temporada que acaba de comenzar se ofertan 119.000 plazas, lo supone un crecimiento del 88% respecto al verano pasado.

El turismo es otro sector que busca encandilar a la nueva clase media rusa. “Tenemos una mina que no hemos explotado todavía”, admite Antoni Mayor, presidente de la patronal hotelera de Benidorm Hosbec. Asegura que en los últimos cuatro años el número de visitantes rusos en Alicante ha crecido un 40%. Al sector no se le escapa que el gasto medio del viajero europeo no supera en España los 700 euros de media, mientras que en el caso de los rusos es de 1.700 euros.