Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fernández: “Es una ofensa hablar de presos políticos y no vulgares terroristas”

El ministro del Interior alerta de que al hablar de presos políticos se puede incurrir en delito

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, considera “una ofensa” que Sortu se haya referido a Xabier López Peña, alias Thierry, el exjefe de ETA que murió el pasado sábado en una cárcel de París por un derrame cerebral, como “preso político vasco”. “Es una ofensa hablar de presos políticos cuando hablamos de vulgares terroristas, el lenguaje es muy importante. En una democracia como en España no hay presos políticos, y quien hable de ello puede incurrir en un delito. Eso es lo que le hemos trasladado a la fiscalía”, ha aseverado este mediodía durante un acto de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) en Madrid.

Fernández también se ha referido al juicio por los dos guardias civiles asesinados en Capbreton (Francia), en el que los siete etarras acusados podrían ser condenados a cadena perpetua: “La justicia francesa, como es evidente, sabe lo que tiene que hacer y lo que decida estará bien decidido”. A este respecto, la presidenta de la AVT, María Ángeles Pedraza, se ha mostrado partidaria de que en España no haya límites para permanecer en prisión. “Siempre que hablo con el ministro le digo que estoy a favor de la cadena perpetua. Espero que a los terroristas [de Capbreton] les apliquen el máximo castigo”, ha afirmado.

Las declaraciones se han producido durante la entrega en la sede del Gobierno madrileño de la segunda edición de los premios Verdad, memoria, dignidad y justicia de la AVT, en este caso a los servicios de emergencias y seguridad del Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid (Bomberos, Summa 112, Emergencias 112, SAMUR y policía local). “Gracias por vuestro arrojo, por estar a nuestro lado de manera silenciosa, por ofrecer el hombro a miles de lágrimas. Vuestro trabajo fue vital para que el daño no fuera mayor, así como para dar consuelo”, ha manifestado Pedraza en un acto marcado por la emoción. “Hoy he visto dos caras que me han removido el alma. Cuando a mi hija la mataron el 11 de marzo, el único bálsamo que tengo de esa noche fatídica en IFEMA, esperando a que se identificara a las víctimas, el hombre que avisaba a las familias con un megáfono, Ervigio [Corral, jefe del SAMUR], que está aquí, lo hacía con un cariño infinito. También está Alberto, el bombero Alberto que me dio una taza de café y que me pidió el DNI de mi hija. Gracias a él la pude ver. Gracias a ellos he podido seguir adelante”, ha expresado entre lágrimas.

Pedraza se ha despedido reclamando de nuevo que Bruselas no derogue la doctrina Parot: “No son tiempos fáciles para las víctimas del terrorismo. Vemos cómo los amigos del terrorismo campan libremente en las instituciones. Nos queda el consuelo de la justicia, pero si el Tribunal Supremo de Derechos Humanos de la UE deroga la doctrina Parot…”.

“Hoy, aunque a algunos les molesten, es necesaria la presencia de las víctimas, su verdad y dignidad. Condenarlas al silencio y anonimato es una vergüenza para la sociedad y sería una victoria de los terroristas, cuando ofrecen múltiples valores: búsqueda de una paz honorable, dignidad ante la tragedia, la renuncia a la venganza…”, ha intervenido el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González. “Madrid siempre ha sido objetivo prioritario de los terroristas, quizás porque representa la sociedad libre y abierta que ellos odian. No es posible revertir las muertes, pero sí que la victimas se sientan arropadas por la sociedad. No basta con homenajearlas. Es necesario que se haga justicia. Sus valores no son patrimonio de una asociación. Son de todos, y es lo mínimo exigible en un Estado de derecho”, ha secundado a Pedraza con un discurso muy crítico.

“Podemos reconocer sin triunfalismos que ETA está más debilitada que nunca. Nadie como una víctima de terrorismo puede saber el desgarro que se produce cada vez que hay un atentado. Sin embargo, este debilitamiento no puede hacernos bajar la guardia. El terrorismo es una lacra que hemos sufrido durante muchísimos años, pero las amenazas crecen y se globalizan”, ha concluido el concejal de seguridad del Ayuntamiento de Madrid, Enrique Núñez.

Ervigio Corral, jefe del SAMUR: “Aquel día tuve que dar la noticia a 140 familias… Fueron unas horas trágicas, tuve que asumir esa responsabilidad y lo único que podíamos hacer era darles cariño. Nos dieron un ejemplo de comportamiento en esas horas terribles en las que tenían que esperar a la noticia terrible que al final a todos les legaba. Y yo tuve que ser el mensajero de aquella noticia”