Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rajoy reunirá a 600 cargos del PP para impulsar al partido

El presidente convoca el miércoles a la Junta Directiva en pleno ‘caso Bárcenas’

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el mandatario francés, François Hollande. Ampliar foto
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el mandatario francés, François Hollande. AFP

Tras casi dos meses sin dirigirse a la plana mayor del PP y más de un mes de silencio oficial en la sede nacional de Génova, 13, Mariano Rajoy ha tomado la iniciativa y ha convocado para el próximo miércoles a más de 600 cargos populares. Es un gesto de unidad sin precedentes en el partido desde el estallido del caso Bárcenas. El jefe del Ejecutivo reúne al máximo órgano entre congresos, la junta directiva nacional, por segunda vez desde el cónclave de los populares celebrado en Sevilla en febrero de 2012.

Frente a las explicaciones sobre el escándalo que, según las principales encuestas, reclaman los ciudadanos, y mientras varios dirigentes esperan un nuevo impulso del máximo responsable de la formación, está previsto que el jefe del Ejecutivo repase, como es habitual en los encuentros internos, las principales medidas económicas adoptadas por el Ejecutivo y aluda a la hoja de ruta antes del Consejo Europeo de junio.

Por tanto, habrá referencias, en principio, al esquema fijado por Rajoy en el debate sobre el estado de la nación de febrero, lo que incluye medidas de estímulo de la economía con una “segunda generación de reformas”. En esa ocasión, el presidente logró transmitir, al menos a los suyos, una idea meridiana: no dimitirá. “El PP va a estar cuatro años gobernando porque para eso nos votaron”, aseguró. A pesar de todo. Pese a la situación económica, las protestas, los recortes, el desasosiego por el panorama político y la corrupción.

La reunión convocada por Rajoy se celebra dos meses y medio después de que se conociera que Luis Bárcenas, el responsable de finanzas del PP durante casi dos décadas, acumuló decenas de millones de euros en cuentas no declaradas en Suiza. Desde entonces y tras la publicación de la contabilidad manuscrita del extesorero, la formación se ha visto sumida en un laberinto. Mientras el presidente se limitaba a pedir a los suyos que no entraran “en juegos” ni “en dimes y diretes” por el escándalo, Bárcenas ha denunciado al partido en tres ocasiones y la dirección nacional ha ofrecido explicaciones contradictorias sobre la relación laboral que mantuvo con él.

El juez Pablo Ruz exigió a la formación todas las operaciones bancarias entre 1990 y 2011, aunque la actual tesorera y gerente, Carmen Navarro, señaló en su informe sobre la investigación interna que solo dispone de la contabilidad “pormenorizada” desde 2004.

Los principales dirigentes evitan comparecer en la sede central del partido desde el pasado 25 de febrero y la cúpula lleva tres semanas sin anunciar reuniones del comité de dirección. Así, el jefe del Ejecutivo y su número dos al frente de la formación, la secretaria general, María Dolores de Cospedal, han convocado esta cita en una situación sin apenas precedentes.

Según los estatutos del PP, la junta directiva nacional la integran los miembros del comité ejecutivo nacional, los diputados, senadores y parlamentarios europeos, los presidentes autonómicos, provinciales e insulares, los alcaldes de las capitales autonómicas, de provincia y de municipios, los secretarios autonómicos... Rajoy se dirigirá, por tanto, a varios centenares de dirigentes nacionales y locales y ofrecerá, previsiblemente, un discurso televisado para la prensa, ya que este ha sido el formato habitual en las últimas reuniones de este tipo.

La anterior junta directiva nacional, que se reunió en Sevilla el pasado 2 de julio, seis meses después de el presidente llegara a La Moncloa, sirvió, básicamente, para anunciar nuevos recortes. “Hemos hecho muchas reformas. Pero ahora toca pisar el acelerador”, dijo entonces tras una reunión en la que no hubo ningún debate y la única intervención fue la del propio Rajoy, que aprovechó además para elogiar la figura de Javier Arenas tras su victoria que supo a derrota en Andalucía.

Ahora que el PP ha recuperado el discurso de los primeros meses del Ejecutivo, que consiste en centrar el mensaje en la salida de la crisis para minizar el caso Bárcenas, se esperan referencias a las próximas medidas para impulsar el crecimiento y la creación de empleo. Porque eso, recuerdan en el PP y en el Gobierno, “es lo único que importa”.