Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un jefe policial paró la inspección de la sede del PP tras la denuncia de Bárcenas

Un mando policial frena a los agentes que iban a hacer un examen ocular en el PP tras denunciar Bárcenas el robo de sus ordenadores en su ‘despacho’

Una denuncia por supuesto robo presentada ayer por el extesorero del PP Luis Bárcenas Gutiérrez contra Alberto Durán, abogado y asesor jurídico de dicho partido, provocó que la policía se movilizara de inmediato y que incluso intentara hacer una “inspección ocular” en la sede del PP, en la madrileña calle de Génova. Un equipo de la comisaría del distrito de Chamberí y otro de la Brigada Provincial de Policía Científica se presentaron en el edificio del partido y entregaron una citación a Durán. El comisario provincial de Madrid, número dos de la policía en la región, ordenó que no se practicara tal inspección al no considerarla procedente.

El confuso episodio se inició sobre la una de la tarde, cuando Bárcenas se presentó en la comisaría del distrito de Salamanca, donde él tiene su domicilio. Allí denunció que acababa de enterarse de que el abogado Alberto Durán había forzado la puerta de su teórico despacho en el PP hasta el pasado 18 de febrero. Según detalló, esta persona se había apoderado de los objetos que tenía allí depositados, entre ellos dos ordenadores portátiles, y que los mismos estaban siendo revisados a fondo por empleados o técnicos del PP.

Lo que ocurrió a partir de ese momento es confuso. Tras recibir la denuncia de Bárcenas, la comisaría del distrito de Salamanca se puso en contacto con la del distrito de Chamberí, al tenerse en cuenta que la sede del PP está enclavada dentro de este último barrio madrileño. No obstante, los agentes de la comisaría de Salamanca quedaron encargados de hacer las pesquisas encaminadas a aclarar los hechos. La comisaría de Chamberí quedó comisionada, por ser la más próxima al PP, para entregar al abogado Durán una citación para que compareciera lo antes posible en la comisaría de Salamanca, en la calle del Príncipe de Asturias, a fin de prestar declaración, según diversas fuentes policiales y del PP consultadas por EL PAÍS.

Unos 30 minutos después de que Bárcenas hubiera firmado su denuncia, la Brigada Provincial de Policía Científica recibió una llamada desde la comisaría de Chamberí solicitando que agentes de dicha brigada se trasladaran a la sede del PP para hacer una “inspección ocular”. Esta diligencia consiste en la búsqueda de huellas dactilares, muestras de ADN y otras prácticas forenses con el fin de recabar indicios sobre quién puede haber sido el autor de un delito.

Sobre las dos de la tarde de ayer, tres especialistas en inspecciones oculares llegaron finalmente a la oficina central del PP. Se entrevistaron con los jefes de seguridad del Partido Popular, a los que informaron del motivo de su visita. Ante esa situación, los encargados de la protección del edificio rogaron a los agentes policiales que no hicieran nada sin antes consultar con la dirección del partido.

Mientras los agentes de la Policía Científica estaban a la espera de poder proceder a realizar su misión, llegó a la sede del PP un policía de la comisaría de Chamberí con la misión de entregar al abogado Durán la citación para que comparezca a declarar en relación con la denuncia de Bárcenas. Un empleado del PP invitó a ese policía a que subiera a la sexta planta, donde están los despachos de gerencia y dirección. Las fuentes informantes no aclaran qué es lo que sucedió allí dentro ni con quién se entrevistó ese agente. Tampoco cuánto duró la visita.

Mientras tanto, los tres especialistas de la Policía Científica estaban esperando en la entrada de la sede del PP. Al poco rato salió a su encuentro Alberto Durán, el abogado denunciado por el extesorero Bárcenas, según han reconocido fuentes oficiales del PP. Estas mismas fuentes explican que Durán se entrevistó con los policías en una sala donde hay máquinas de café y refrescos.

Los policías le explicaron a Durán que iban a hacer una inspección en un despacho que Bárcenas decía tener en ese edificio, la conocida sala Andalucía. Pero el abogado replicó que el extesorero no tiene ningún despacho con papeles ni ordenadores, sino que estos estaban despositados en una sala de juntas. Durán les dijo que se había invitado a Bárcenas a retirar esos objetos (a través de varios mensajes de correos electrónicos) y que, al no hacerlo, habían sido trasladados a otra oficina en espera de que el interesado fuese a recogerlos.

El abogado Durán explicó a los agentes de Policía Científica que estaba abierto a aclarar los hechos y que no tenía ningún inconveniente en ir a testificar a la comisaría del distrito de Salamanca.

Las fuentes informantes no precisan qué fue lo que hizo que al final los técnicos policiales se fueran con sus maletines sin practicar la inspección ocular que habían ido a realizar. Según fuentes policiales, el comisario provincial de Madrid fue quien ordenó que no efectuaran la toma de huellas en la sede del PP.

Anoche, el incidente seguía rodeado de numerosos puntos oscuros, ya que ninguna fuente oficial facilitó la menor información sobre el caso. El Ministerio del Interior ha abierto una investigación interna para que los mandos de la Brigada de Policía Científica y de las comisarías de los distritos de Chamberí y Salamanca expliquen sus actuaciones.

El PP se limitó a asegurar que la policía solo había acudido a la sede para entregar la denuncia policial.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información