Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

UPN se divide ante su congreso con un candidato alternativo a Barcina

La disputa no aclarará quién será el cabeza de lista a la presidencia de Navarra

Alberto Catalán es felicitado por Yolanda Barcina en el Parlamento navarro en junio de 2011
Alberto Catalán es felicitado por Yolanda Barcina en el Parlamento navarro en junio de 2011 EFE

A la presidenta navarra, Yolanda Barcina (UPN), se le acumulan los problemas en el comienzo de 2013. A sus siete meses de minoría parlamentaria y a la investigación judicial por su gestión y la de su antecesor, Miguel Sanz, en Caja Navarra se une ahora el anuncio del presidente del Parlamento foral, Alberto Catalán, de que le disputará el liderazgo de su partido en el congreso que la hegemónica formación regionalista celebrará el próximo 17 de marzo.

Barcina y Catalán habían llegado a un principio de acuerdo el pasado 24 de enero para una candidatura conjunta en la que repetían como presidenta y vicepresidente, pero el número dos asumía mayor poder ejecutivo dentro de la gestión interna del partido. Sin embargo, la noche del pasado miércoles, Catalán remitió una carta y un mensaje sms de móvil a los afiliados en los que anunció su decisión de competir con Barcina en el congreso de marzo. El presidente del legislativo navarro señaló ayer que la actual líder regionalista “no ha tenido voluntad de ratificar el acuerdo” que habían alcanzado, lo que le lleva a postularse para dirigir el partido. Por su parte, Barcina respondió que “había atendido la mayoría de las peticiones” de Catalán y mostró su sorpresa ya que afirmó que había estaba “esperando” hasta última hora más contactos con el que será ya su rival en el congreso de UPN.

El aspirante es el presidente del Parlamento foral,  Alberto Catalán

La formación regionalista, que gobierna Navarra desde 1996, elige a sus cargos de dirección en un congreso al que puede asistir y votar cualquiera de sus 5.300 afiliados. Consciente de esa peculiaridad, Alberto Catalán se proclamó ayer como el candidato “que surge desde abajo, desde las bases”. Mientras, Barcina sumó ayer el respaldo de su sucesor al frente de la alcaldía de Pamplona, Enrique Maya, que aseveró que ella “es la mejor candidata” para liderar UPN. Quien no se ha decantado aún por ningún candidato es el expresidente Miguel Sanz, que sigue teniendo un puesto en la ejecutiva y ejerce una importante influencia en los afiliados del partido. A mediados de enero varió su negativa tajante de hace 4 años a que el presidente de UPN fuera diferente al candidato a presidir el gobierno navarro para confesar que “las bicefalias pueden ser buenas o no en virtud de las personas” que las protagonicen. En 2009 Sanz apostó claramente por Barcina y zanjó el intento de Catalán por postularse como líder.

Los dos contrincantes se apresuraron ayer a descartar la convocatoria de elecciones anticipadas como solución a la minoría parlamentaria que sufre UPN desde que en junio Barcina expulsara al Partido Socialista Navarro de su gabinete. Catalán confió en que Barcina sea “presidenta por muchos años” y la jefa del ejecutivo adelantó que pase lo que pase en el congreso interno de UPN “el gobierno trabajará con más fuerza”.

Preguntada la actual presidenta si cree que la persona que salga en el congreso como líder del partido debería ser también el candidato a la Presidencia del Gobierno foral, contestó eludiendo el asunto: “Vamos a trabajar en el Gobierno, vamos a trabajar en el partido y lo que necesita Navarra en estos momentos es un partido fuerte, un UPN fuerte”.

Barcina tendrá ahora que dedicar esfuerzos a esta campaña interna e iniciar un recorrido por las 60 agrupaciones locales de UPN. Mientras su gobierno se encuentra con el bloqueo de sus iniciativas en el Parlamento y se añade la polémica levantada por la investigación judicial sobre la gestión de Caja Navarra, de la que fue vicepresidenta y dirigió la Comisión de Control. La juez Benito, de la Audiencia Provincial, comenzó la semana pasada a recabar documentación sobre el asunto, tras la denuncia presentada por el colectivo Kontuz y por UPyD.