Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cura ‘rojo’ de Entrevías pide amparo para los supervivientes de una patera

Solicita que no se expulse de España a los testigos del accidente provocado por la Guardia Civil

Javier Baeza, el cura rojo de Entrevias, y un grupo de la asociación de Madres Unidas contra la Droga de Madrid se han concentrado hoy frente a la Fiscalía General del Estado para pedir amparo para los dos supervivientes del choque entre una patera y una patrullera de la Guardia Civil frente a la costa de Lanzarote el pasado diciembre con el resultado de un inmigrante fallecido y otros seis desaparecidos.La Guardia Civil ha admitido que una avería de la patrullera les hizo perder el control de la embarcación. 

Los supervivientes del accidente están en el Centro de Internamiento de Extranjeros Barranco Seco (Gran Canaria) con orden de expulsión. Baeza y la asociación de Madres Unidas contra la Droga, que trabajan juntos en la parroquia de Entrevías, han registrado hoy un escrito en la sede de la Fiscalía General del Estado, en Madrid, para pedir su mediación para que se paralice la expulsión del territorio nacional por haber entrado de forma irregular de los supervivientes y se les tome declaración "como  víctimas de un naufragio causado por funcionarios del Estado en un desgraciado accidente".

"Como ciudadanos sensibles ante la realidad de las personas migrantes que huyen del hambre, la violencia y la miseria, esperamos que la Fiscalía -uno de cuyos principios rectores es la defensa de las víctimas- colabore en no profundizar más la victimización de este grupo de kóvenes. Los supervivientes son víctimas de la pobreza - por eso emprenden tan arriesgado viaje-, víctimas del atropellamiento por esos siete muertos y víctimas del Estado de Derecho - no se les escucha y se autoriza su devolución y salida del territorio nacional-, dice el escrito.

El cura Javier Baeza se preguntaba qué habría ocurrido si la patrullera de la Guardia Civil hubiese chocado con un barco de turistas en lugar de una patera con inmigrantes marroquíes. "Estarían todos los consulados involucrados, les estarían tomando declaración y les estarían tratando como lo que son, víctimas. Ahora solo se les está tratando como infractores por su intento de entrada irregular en España".

"Hoy me siento madre de Hassan porque su pobre madre no puede defenderlo. A su hijo lo han matado y no quieren que haya un juicio", explicaba Manoli Ramajo, vestida con un cartel en el que se leía: "Soy la madre de Hassan Mohandis", uno de los fallecidos en el accidente de la patera. Manoli perdió a su hija hace 19 años a causa del Sida. Desde entonces trabaja en la asociación Madres unidas contra la droga por los hijos de otras madres.