Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

PP y PSOE pactarán un tope de sueldo de 100.000 euros para los alcaldes

Se trata del único punto de acuerdo entre ambas formaciones en la reforma local

Los alcaldes de ciudades con una población de más de medio millón de habitantes no podrán cobrar más de 100.000 euros brutos anuales, y serán los regidores mejor pagados de toda España. Así se recoge en el borrador que maneja el PP y que presentará en las próximas horas al resto de las formaciones políticas dentro de la difícil negociación que mantienen para reformar la Ley para la Racionalización y Sostenibilidad de las Administraciones Locales. El acuerdo se presenta muy difícil y las fuentes consultadas, tanto populares como socialistas, vislumbran solo “acuerdos parciales”, que pueden finalmente quedarse solo en el apartado de los sueldos de los primeros ediles, que estarán en función del censo de su localidad.

La tabla salarial contempla 10 tramos. El primero de ellos afecta a los alcaldes de localidades de menos de 1.500 habitantes, que no podrán percibir retribución alguna por su trabajo en el Ayuntamiento, ya que no se les exige dedicación exclusiva a esa tarea. En esta situación se encuentran el 80% de los primeros ediles que gobiernan en los más de 8.100 municipios españoles.

En el otro extremo, en la parte alta de las remuneraciones, se sitúan las poblaciones con un censo de entre 300.000 y 500.000 habitantes, cuyos alcaldes tendrán un tope salarial de 90.000 euros. La nómina llegará hasta un máximo de 80.000 euros en el caso de ciudades de entre 150.000 y 300.000 habitantes; solo 5.000 euros más que la de los regidores de municipios de entre 75.000 y 150.000. Mientras que el límite en la nómina para los alcaldes de municipios de entre 50.000 y 75.000 habitantes se situará en los 65.000 euros. Una cantidad que será como máximo de 55.000 euros en el siguiente tramo de población, comprendido entre los 50.000 y 20.000 vecinos. De ese número hasta un censo de 10.000 personas el sueldo puede alcanzar los 45.000 euros anuales; y entre 5.000 y 10.000 habitantes los alcaldes recibirán como máximo 40.000 euros. Por último, 30.000 euros será el tope para regidores de poblaciones con entre 5.000 y 1.500 habitantes. Estas cifras son, según el borrador que manejan los populares y que someterán a negociación con el resto de las formaciones, los “topes” retributivos de los alcaldes, que podrían no alcanzarse en todos los casos.

El salario de los regidores estará en función del censo de la población

Hasta ahí el acuerdo, porque las negociaciones para cerrar un acuerdo más amplio sobre la reforma local se encuentran estancadas, ya que los socialistas consideran que se ha llegado a un punto que no están dispuestos a traspasar y que afecta al funcionamiento de los Ayuntamientos, sus competencias y sus dependencias. En estos aspectos los planteamientos son abismalmente opuestos. Las fuentes consultadas señalan que el Gobierno supervisa todos los documentos y dirá la última palabra, aunque permite a su partido, el PP, y al presidente de la Federación de Municipios y Provincias (FEMP), Íñigo de la Serna, también del PP y alcalde de Santander, que intenten el acuerdo. Es posible que con algunos retoques pueda haber un pacto sobre sueldos y nada más. El PSOE en las últimas horas ha pedido la retirada del proyecto, ya que si los populares se empeñan en sacarlo adelante en solitario, que podrían, eso marcaría un antes y un después en la gran ley municipal que regirá los destinos de los Ayuntamientos, guiados desde 1985 por la ley de Régimen Local, consensuada por PP y PSOE.

Los populares pretenden otorgar un papel preponderante a las diputaciones provinciales, que pasarían a controlar los Ayuntamientos menores de 20.000 habitantes. El PSOE sospecha que esto encubre un plan privatizador, ya que las diputaciones no son órganos proveedores de servicios, por lo que quedarían en manos de empresas privadas, asegura el responsable federal de Política Municipal del PSOE, Gaspar Zarrías. El papel de las mancomunidades quedaría muy tocado, en favor de las diputaciones, en un momento en el que había empezado el debate sobre el sentido de la pervivencia de estas últimas.

Los primeros ediles de localidades con menos de 1.500 habitantes no cobrarán

Los socialistas tampoco están dispuestos a dar luz verde a la reducción del número de concejales. Para el PSOE es una cuestión de calidad democrática y de respeto a las minorías, que se verían afectadas. La retirada del sueldo de la mayoría de los ediles es otro punto de choque, por cuanto los representantes de los ciudadanos de localidades medias tendrían que rebajar la dedicación al precisar un trabajo para vivir, al margen de la política municipal. Solo un pequeño núcleo del equipo municipal tendría sueldo.

Ese consenso de mínimos, que afecta solo al sueldo de los alcaldes, contrasta con las intenciones manifestadas por los dos grandes partidos cuando empezaron a hablar de poner en marcha la reforma local. Con ese afán se produjeron reuniones en público y en privado de dirigentes del PSOE y del PP. El presidente de la FEMP y el vicepresidente de la misma, el socialista Abel Caballero, alcalde de Vigo, intentaron el acercamiento de posiciones, y lo mismo los dirigentes del PP Javier Arenas y Manuel Cobo con el socialista Gaspar Zarrías; y en ocasiones todos juntos. Pero el final no parece que vaya a ser feliz.

Regidores con más nómina que Rajoy

El borrador que el PP pretende consensuar con las formaciones políticas sobre retribución a alcaldes contempla que los regidores de los municipios más grandes cobren como máximo el mismo sueldo que percibe un secretario de Estado, que se eleva a 100.000 euros brutos anuales. Estos altos cargos perciben un salario base de 65.000 euros, a los que hay que sumar otros 35.000 euros en concepto de productividad, lo que les sitúa en la cumbre de los sueldos del Gobierno. Su nómina es incluso más abultada que la del presidente del Ejecutivo y la de los miembros de su Gabinete. Mariano Rajoy tiene una retribución de 78.000 euros anuales y sus ministros perciben 70.000 euros. Una retribución bastante baja en comparación con las nóminas de los líderes y ministros de otros países del entorno.

Con la nueva tabla salarial, los regidores de municipios de más de 150.000 habitantes podrán cobrar más que el presidente. Y

solo el alcalde de Barcelona, Xavier Trìas, que gana 109.939 euros, tendría que bajarse el sueldo para no superar el tope de los 100.000 euros. La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, la segunda mejor pagada, cobra 94.703 euros, por lo que podría subirse el sueldo para alcanzar el máximo permitido. Sin embargo, no es previsible que eso ocurra, ya que la regidora ya se lo bajó en relación a su antecesor. Además de los alcaldes de Madrid y Barcelona, actualmente ganan más que Rajoy el de Bilbao, Iñaki Azkuna; el de Zaragoza, Juan Alberto Belloch; el de Valladolid, Javier León de la Riva; la de Valencia, Rita Barberá; y los ediles de otras nueve capitales.