Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ministro Gallardón se acerca a la asociación mayoritaria de jueces

La APM ofrece colaboración al ministro, que se reunirá el lunes con las agrupaciones judiciales

Alberto Ruiz-Gallardón (i), conversa con el nuevo presidente de la APM, Pablo Llarena.
Alberto Ruiz-Gallardón (i), conversa con el nuevo presidente de la APM, Pablo Llarena. EFE

Algunas aguas parecen volver a su cauce. El ministro de Justicia y la Asociación Profesional de la Magistratura (APM), de corte conservador y mayoritaria en la carrera judicial, han hecho las paces públicamente después de la polémica desatada tras la aprobación de las nuevas tasas judiciales y la extensión a la administración de Justicia de los recortes implantados al resto de funcionarios. Durante el congreso extraordinario que ha elegido a Pablo Llarena como nuevo presidente de la APM en sustitución de Jesús Chamorro, Gallardón ha anunciado que se reunirá con la asociación el lunes.

Pablo Llarena, presidente de la Audiencia Provincial de Barcelona y exportavoz de la APM, ha recabado 104 apoyos frente a los 69 obtenidos por el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco, considerado la opción más crítica con el ministerio. Ha habido además cinco votos en blanco.

El nuevo presidente de la asociación ha pedido que los jueces tengan voz en la reforma de Justicia y en línea con el discurso oficial de la APM ha criticado "la forma y la cuantía" de las tasas judiciales, pero no su implantación, pues la asociación es partidaria de su introducción como "medida disuasoria". Llarena sí ha cargado contra la reforma del modo de elección de los miembros del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). El ministro Gallardón pretende restar influencia a las asociaciones y que jueces no asociados puedan presentarse como vocales si cuentan con al menos 25 apoyos. Desde la APM se critica el nuevo modelo porque, asegura, no disminuye la politización. "Los vocales no asociados no se sabe qué defienden. Puede que solo se representen a sí mismos", ha atacado Llarena.

Mucho más condescendiente se ha mostrado con la actitud del ministro de Justicia. Las asociaciones profesionales llegaron a deslegitimar a Gallardón como interlocutor. Hoy la APM le ha tendido la mano: "No tenga duda de que los jueces y magistrados quieren aportar sugerencias para su éxito legislativo. No tendremos recelo en pregonar los aciertos, como siempre hemos hecho".

Gallardón no ha ocultado la satisfacción por el discurso del nuevo presidente: "Señor presidente, tenemos que hablar; tenemos, necesariamente que hablar". Y ha asegurado que tendrá en cuenta los criterios de los jueces, "en especial los de la APM".

Tras la clausura del congreso, miembros de distintas asociaciones expresaron sus reticencias hacia las intenciones de Gallardón y reclamaron "concreción" al ministro en su oferta. El próximo lunes, tras su reunión con la APM, el titular de Justicia se verá con las demás agrupaciones. Todas mantiene todavía encima de la mesa la posibilidad de convocar una huelga.