Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los tramos de alto riesgo en las carreteras se reducen en un 20%

Varios juzgados invalidan decenas de multas de tráfico notificadas por Internet

Bomberos de la Comunidad de Madrid rescatan a la conductora de un coche siniestrado el pasado septiembre.
Bomberos de la Comunidad de Madrid rescatan a la conductora de un coche siniestrado el pasado septiembre.

Las carreteras españolas mejoran en seguridad. Si hace un año había 98 tramos en los que el riesgo de sufrir un accidente era elevado o muy elevado, hoy son 78. Los datos se desprenden del último informe EuroRAP, presentado ayer por el RACC y que analiza el índice de siniestralidad de las vías del Estado. En materia de tráfico, también ayer se conoció que varios tribunales han anulado multas porque se publicaron en Internet en vez de en los boletines oficiales provinciales.

Si bien los puntos negros, los de mayor peligro, han subido a 24 —cuatro más que hace 12 meses—, los tramos de peligro elevado, identificados con el color rojo, han pasado de 78 a 54. La suma de ambos niveles representa el 5,8% de los tramos evaluados, porcentaje inferior en 1,5 puntos al del estudio de 2011. Los 1.350 recorridos analizados, que se traducen en 24.340 kilómetros, concentran el 52% de la movilidad por carretera que se produce en España. Como en cada edición, para la elaboración del informe se han tenido en cuenta los accidentes de los tres últimos años (2009, 2010 y 2011). El índice de riesgo se obtiene relacionando la accidentalidad del tramo con su intensidad media de tráfico diario.

Los puntos de mayor peligro

A. G., Madrid

- Galicia y Asturias son las dos comunidades que mayor proporción de kilómetros negros tienen. En la primera, se concentran el 2,9%; en la segunda, el 2,8%.

- Entre todas las autonomías suman 337 kilómetros de riesgo muy elevado. Seis (La Rioja, Cantabria, Madrid, la Comunidad Valenciana, Murcia y Cataluña) no tienen puntos negros. El informe no cuenta a País Vasco, Navarra, Baleares y Canarias porque casi no tienen carreteras propiedad del Estado.

- Las clasificación de provincias con más riesgo de accidentalidad la encabeza León (10,1%). La segunda es Sevilla, con 4,7 puntos porcentuales menos.

- Hay 15 carreteras españolas que contienen al menos un punto negro. Solo cuatro de ellas acumulan el 50% (N-630, N-122, N-6 y N-621).

- La carretera con más recorridos de peligro muy elevado es la N-630. Tiene seis: dos en Cáceres, otros dos en Sevilla, uno en Badajoz y otro en Huelva.

- Nueve de los diez tramos más peligrosos de España son carreteras nacionales de calzada única, con dos carriles para la circulación.

- El tramo donde más posibilidades tiene un conductor de sufrir un accidente está en la SC-21 (A Coruña).

Preguntado por el descenso del número de zonas peligrosas, Luis Puerto, responsable técnico de la Fundación RACC, apunta varios factores: la aplicación de medidas como el carné por puntos; la mayor concienciación de los conductores, vehículos más seguros y el aumento de la red de alta capacidad, lo que reduce el tránsito por vías secundarias. La mejora no es exclusiva de este año: se aprecia una tendencia en esa reducción, porque hace una década el número de tramos con riesgo alto o muy alto suponía el 36% del total evaluado.

La incidencia, no obstante, varía en función de las regiones. Puerto señala que en zonas montañosas de León o Asturias permanecen de forma persistente los puntos negros. La cara más positiva la muestran Madrid, Cataluña o Murcia, sin ninguno.

Ayer también se difundió una noticia interesante para los conductores: determinados juzgados han dictado decenas de resoluciones devolviendo multas a Tráfico debido a irregularidades en la tramitación de las sanciones, según informa Europa Press. En 2010 se autorizó que aquellas multas que no habían podido ser notificadas por correo —al no haber sido encontrado el infractor— se publicaran en una web en vez de en el boletín oficial de la provincia en cuestión. Desde el principio, la asociación Automovilistas Europeos Asociados avisó de la existencia de “graves irregularidades” en el nuevo sistema y de que denunciaría a las Administraciones que lo aplicasen. Estas resoluciones le han dado la razón.