El batacazo de CiU amortigua la caída del PSC, que obtiene su peor resultado

Navarro: “Es un gran fracaso de Mas porque no logra la mayoría excepcional”

El PSC obtuvo este domingo el peor resultado de su historia en unas elecciones autonómicas, con una pérdida de ocho escaños y convertido en tercera fuerza parlamentaria en número de escaños, lo que no sucedía desde la restauración de la Generalitat. El descalabro socialista es menor al que vaticinaban algunas encuestas, aunque lo que realmente provocaba anoche satisfacción en la sede de los socialistas catalanes era el batacazo electoral de CiU y muchos dirigentes no podían esconder la alegría en su rostro.

El primer secretario del partido y candidato a la Generalitat, Pere Navarro, apareció en público pasadas las 23:15 horas en la sede socialista acompañado de la plana mayor del partido: desde el expresidente José Montilla a los también exministros Carme Chacón, Celestino Corbacho y Josep Borrell. Empezó haciendo autocrítica y admitió lo evidente: que el resultado electoral no era el que quería el partido. Con todo y a modo de justificación, recordó el momento “complicado y renovación” que atraviesa el PSC y la necesidad de abrirse a la sociedad y apostilló que algunas encuestas vaticinaban un descalabro mayor. El líder socialista también recordó que pese a tener un escaño menos que ERC, los socialistas son la segunda fuerza política en número de votos y añadió que eso no había de servir de consolación, sino que el objetivo era convertirse en la primera.

Orillada la reflexión en clave interna, Navarro valoró el resultado electoral de este domingo “un gran fracaso de Mas” y reiteró lo que ha dicho toda la campaña: que las elecciones eran innecesarias porque CiU podía gobernar con alianzas y los 62 diputados que tenía antes de disolverse la cámara. El líder del PSC no pudo obviar tampoco la “mayoría excepcional” que reclamó el presidente de la Generalitat durante toda la campaña y tirando del lema electoral de los nacionalistas dijo que “la voluntad del pueblo” no ha sido la que quería CiU.

Más información

Navarro no se mojó sobre el llamamiento que había hecho Mas poco antes reclamando apoyos parlamentarios y dijo que la petición de responsabilidad también se la hacía a él, “porque me hubiera gustado que en lugar de estar haciendo campaña todo el día hubiese gobernado”.

Frente a la propuesta secesionista de CiU y el mensaje centralista del PP, el PSC apostó en la campaña por una tercera vía llamada federalismo y que su lema electoral definía como “la alternativa sensata”. El escrutinio evidencia que la apuesta ha calado menos de lo que se esperaba entre el electorado socialista y así lo reconoció Navarro anoche cuando dijo que el mensaje “ha costado llegar” a los ciudadanos. Por ello exhortó a la militancia a intensificar el trabajo para difundir esa idea. El primer secretario del PSC reiteró en ese sentido que sigue apostando por una reforma de la Constitución para avanzar en un Estado federal y por reclamar otras políticas fiscales y económicas.

Pese al descalabro electoral, la dirección del PSC considera que Navarro ha logrado salvar los muebles, teniendo en cuenta las condiciones en las que afrontó las elecciones: llegó a la dirección del partido en el peor momento electoral, hace apenas 11 meses y siendo un auténtico desconocido entre la población, pues el cargo más relevante que había ocupado hasta entonces era el de alcalde de Terrassa. El adelanto electoral le cogió, además, con el pie cambiado y sin haber cuajado como líder del PSC.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50