Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA SALUD DE DON JUAN CARLOS

El Rey recibe a Urdangarin en el hospital

La operación del Monarca reúne a toda la familia real en público por primera vez en un año

El Príncipe: “Le hemos visitado juntos y eso le ha animado mucho”

Cinco días después de que el fiscal Pedro Horrach pidiera para Iñaki Urdangarin y su exsocio Diego Torres una fianza de civil de ocho millones de euros para asegurar la recuperación de la cantidad presuntamente malversada desde el Instituto Nóos, el Rey permitió este domingo que el duque de Palma le visitara en el hospital Quirón San José, donde el viernes el Monarca fue operado de la cadera.

“Es una visita familiar. Iñaki Urdangarin ha acompañado a su mujer a visitar a su padre al hospital. La última vez que operaron al Rey no pudieron venir porque estaban en EE UU. Ahora sí porque estaban en Barcelona. No hay nada más”, insistían desde Casa del Rey. Es verdad que en esa habitación del Hospital Quirón San José había un yerno visitando a su suegro tras una intervención quirúrgica. Pero también un imputado por malversación de fondos públicos, falsedad y fraude a la Administración y un jefe de Estado. Y esa coincidencia pública ha sido evitada desde la Casa del Rey durante más de un año. Hasta este domingo, cuando la familia real, donde no se permite la improvisación, volvió a reunirse al completo públicamente. La última vez que se les había visto a todos juntos fue el 12 de octubre de 2011, la Fiesta Nacional, dos meses antes de que el juez imputara a Urdangarin.

El duque de Palma, muy delgado y visiblemente desmejorado, llegó al hospital alrededor de las 15.30 en un vehículo monovolumen con la Reina, la infanta Cristina, su hijo mayor, Juan Valentín, y la infanta Elena. Era la segunda visita del día para el monarca porque por la mañana había acudido al hospital el presidente del Gobierno. Mariano Rajoy fue el primer visitante que vio consciente al Rey tras su operación, ya que cuando la Reina y el Príncipe acudieron al hospital el viernes, don Juan Carlos estaba aún dormido por la anestesia. Rajoy dijo que había visto “muy bien” al Rey y que habían hablado “de medicina y de la vida misma”, no de política. Al presidente no le apetecía. Cuando los periodistas le preguntaron al salir por las elecciones catalanas dijo: “No me hable de política, por favor”.

Quince minutos después de que llegara la Reina con los duques de Palma y la infanta Elena, lo hicieron los Príncipes de Asturias con sus hijas, las infantas Leonor y Sofía. La Reina, los duques de Palma y la infanta Elena estuvieron con don Juan Carlos cerca de una hora. Al salir, solo la Reina hizo declaraciones: “Está estupendamente. Muchas gracias”, se limitó a decir. Preguntado por qué le había dicho el Rey, Urdangarin no contestó, y la infanta Cristina le dio unas palmaditas de ánimo antes de meterse al coche.

Poco después salían los príncipes. “La operación del Rey ha reunido a toda la familia”, le dijeron los periodistas al Príncipe. “Sí. Le hemos visitado todos juntos y eso le ha animado mucho”, contestó. “Está muy bien”. Don Juan Carlos, que ya se levanta y camina con dos muletas, podría recibir el alta este martes.

Urdangarin fue apartado de la vida oficial de la familia real en diciembre del año pasado, poco antes de su imputación. El duque de Palma acababa de pedir perdón públicamente desde Washington: “Lamento profundamente el grave perjuicio a la imagen de mi familia y de la Casa del Rey, que nada tienen que ver con mis actividades privadas”, dijo. Dos días más tarde, el jefe de la Casa del Rey, Rafael Spottorno, calificaba su comportamiento de “no ejemplar”. En su discurso de Nochebuena de 2011, don Juan Carlos se refería al duque de Palma, sin mencionarlo, al reconocer estar “enormemente preocupado” por la pérdida de “prestigio” de algunas instituciones. “Cualquier actuación censurable deberá ser juzgada. La justicia es igual para todos”, dijo, en una clara alusión a la situación de su yerno, al que este domingo recibió casi un año después de apartarlo de la vida oficial de la familia real, a la que sigue perteneciendo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >