Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno ve “inexcusable” trabajar y la oposición exige un cambio de políticas

El Gobierno valora que trabajar hoy es una obligación frente a la situación del paro

La oposición crítica las políticas de derechas y exige un cambio

Un agente y cientos de octavillas a favor de la huelga, esta mañana en el centro de la capital. Ampliar foto
Un agente y cientos de octavillas a favor de la huelga, esta mañana en el centro de la capital. AFP

El Gobierno de Mariano Rajoy está empeñado hoy en transmitir dos mensajes. Uno de normalidad en la segunda jornada de paro general que sufre tras apenas un año en el poder para subrayar que no ha habido casi incidentes y que, por tanto, se ha garantizado el derecho a los trabajadores que han querido acudir a su puesto de trabajo. Y otro para destacar que, para los políticos, trabajar hoy es una especie de obligación moral y profesional ante las personas que están en paro porque el objetivo "inexcusable" es seguir buscando soluciones al desempleo. Esta es la esencia de las manifestaciones que han realizado esta misma mañana en el Congreso el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, pero también los titulares de Exteriores, José Manuel García Margallo, y de Economía, Luis de Guindos.

El día está siendo raro en el Congreso de los Diputados. Y propicia escenas para retratar a las distintas formaciones. Hoy se tienen que debatir y finalmente aprobar las enmiendas parciales a los Presupuestos Generales del Estado, que es precisamente el instrumento principal de las políticas de recortes del Gobierno que cuestionan los sindicatos convocantes de la huelga. Unos presupuestos que son cuestionados antes incluso de ser aprobados porque muchos expertos, nacionales y de organismos internacionales, cuestionan sus previsiones.

La jornada en la cámara servirá al final, sobre las tres de la tarde, para que el Ejecutivo apenas acepte enmiendas parciales (solo seis de las 3.600 presentadas por toda la oposición) y para que varios ministros presenten y definan las líneas maestras de sus departamentos. Así empezó el día el titular de Exteriores, José Manuel García Margallo. Fue precisamente en ese instante, cuando estaba argumentando sus enmiendas la diputada de UPyD, Irene Lozano, cuando ha ocurrido el primer incidente en la cámara relacionado con la huelga.

Una docena de diputados del PSOE se han levantado en sus propios escaños y han mostrado unas cartulinas que reivindicaban y justificaban el paro. El presidente del Congreso, el popular, Jesús Posada, ha instado a que se retirasen esos carteles que decían: "Nos dejan sin futuro. Más paro, más recortes, más empobrecimiento, menos protección social. Hay culpables, hay soluciones. 14-N Huelga general tarea de todos". La protesta apenas duró un minuto. Posada se dirigió directamente a la diputada del PSOE Carmen Montón, que ejercía en ese momento de portavoz del grupo, y los parlamentarios críticos replegaron sus carteles.

La primera exposición de un ministro sobre la huelga la hizo en la tribuna el ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, mientras resumía los números de su departamento. Fue cuando agradeció la "sensibilidad" por la presencia de la mayoría de los miembros de la cámara: "Aquí venimos, al Congreso de los Diputados, a trabajar y a cumplir con nuestra obligación inexcusable hacia los trabajadores y hacia los que están en paro".

En esa línea se expresó el titular de Economía, Luis de Guindos, el gran protagonista en la negociación internacional de la crítica situación de España. De Guindos también aprovechó el escenario para al margen de las comparecencias sobre la jornada en el Ministerio del Interior, lanzar el mensaje de que las políticas de ajustes practicadas por el Gobierno son las únicas posibles "para reducir las incertidumbres" que se ciernen sobre España y para remarcar que la "hoja de ruta" aplicada hasta ahora "es la única posible". Es decir, no habrá cambios pase lo que pase en la huelga de hoy en las políticas económicas del Gobierno.

La oposición, que mayoritariamente sí ha acudido hoy al Congreso, se ha enfrentado también a sus propias divisiones y problemas internos en esta jornada. Especialmente en el principal partido de la oposición, el PSOE, que apoya ideológicamente y moralmente el paro pero cuyos dirigentes han ido al Congreso, entre otras razones porque querían participar en el debate de las enmiendas parciales al presupuesto.

El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, sí aprovechó su asistencia a la cámara para formular una declaración sobre la jornada, para cuestionar las políticas del Gobierno de derechas de Mariajo Rajoy y para pedir un cambio: "Los sindicatos en España y en distintos países de Europa han convocado una huelga y, en este momento, millones de ciudadanos europeos la están siguiendo y el Partido Socialista como ha dicho en días pasados apoya esa huelga, esa huelga en España y esa huelga en distintos países de Europa, de la Unión Europea. En este año las políticas del Gobierno han deteriorado gravemente la vida de los ciudadanos. Hoy los ciudadanos en España, millones de ellos, viven peor. Viven peor los trabajadores que tienen menos derechos. Viven peor los pensionistas cuyo poder adquisitivo se ha reducido. Viven peor los estudiantes, los profesores, los profesionales de la sanidad. Millones de españoles viven hoy peor por las políticas del Gobierno. En España y en el resto de los países de Europa en donde esta huelga se ha convocado, la derecha está utilizando la crisis como coartada para recortar seriamente el estado social".

El PSOE ha enviado una carta a sus dirigentes para recordarles que debían ir a sus puestos de trabajo pero como gesto de solidaridad con los sindicatos convocantes retendrán el sueldo de esta jornada y se lo remitirán voluntariamente a distintas entidades sociales relacionadas con los bancos de alimentos.

Pero los 14 diputados del PSC adscritos al PSOE en el Congreso han decidido finalmente no acudir a la cámara como les planteó su líder y candidato a las elecciones catalanas, Pere Navarro, para estar en Cataluña en actos de apoyo a la huelga. La dirección del PSOE ha decidido no abrir expediente sancionador a esos parlamentarios por esa ausencia. Los diputados del PSC comunicaron esa iniciativa al PSOE el pasado martes.

El coordinador general de IU, Cayo Lara, no ha querido entrar hoy premeditadamente en el hemiciclo y ha manifestado a sus puertas que el seguimiento del paro está siendo "un éxito" y cuenta con un apoyo "más fuerte" que el paro general del pasado 29 de marzo. Es más, ha recalcado que se han sumado a la huelga sectores que "tradicionalmente" no respaldaban estas convocatorias, como el pequeño comercio o la pequeña y mediana empresa que, a su juicio, quieren también un "cambio" en la política del Gobierno.

"La huelga está siendo un éxito como hemos podido comprobar a lo largo de toda la noche tanto en el transporte privado como en el transporte público, y en muchos grandes mercados. Por tanto se ha detectado que hay un seguimiento más alto", declaró Cayo Lara, tras recriminar que "algunos", en referencia al Gobierno, hagan valoraciones públicas que ya "tenían preparadas" antes de que empezara.

Lara ha explicado que los diputados de Izquierda Plural secundan la huelga y no participarán en la votación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) por considerar que van a "crear más sufrimiento social". Entiende que se trata de las cuentas públicas que "quiere" la Troika. Y agregó: "Creemos que hay momentos determinados en la historia que hay que optar: o se está ahí dentro (en el Parlamento) con la Troika o se está aquí fuera con el sufrimiento de la gente, intentado parar esta política que no conduce a ninguna parte, que está destruyendo a nuestro país".

La campaña en Cataluña también se ha visto afectada por el paro. En principio la mayor parte de los partidos y sus candidatos han decidido no realizar actos públicos durante el día de hoy. Todos menos el PP de Cataluña y Ciutadans. La candidata del PP, Alicia Sánchez Camacho, hará un día normal de campaña. El de Ciutadans, Albert Rivera, apoya el paro pero no participará en la protesta porque considera igual de corresponsables a los sindicatos y a la patronal. Los demás candidatos tendrán un perfil bajo durante la jornada, con trabajo en sus despachos sobre todo. Y solo Oriol Junqueras, número uno de Esquerra Republicana y alcalde de Sant Vince del Horts (Barcelona), ha llegado a colaborar en actuaciones de piquetes informativos.

En el Senado también ha habido hoy sesión. Los senadores de la Entesa pel Progrés de Catalunya no participan en el pleno de la Cámara alta al secundar la jornada de huelga. Varios de ellos sí se encuentran en la sede de la institución, pero no están participando en los debates ni en las votaciones. Los que no han acudido han sido los dos representantes de IU y los tres de Amaiur, todos ellos miembros del Grupo Mixto. En el caso de los parlamentarios abertzales vascos, aclararon ayer a sus compañeros de grupo que no asistirían en solidaridad con quienes hacen huelga, pero sin secundar el paro, y que trabajarán todo el día en el País Vasco. En el resto de los grupos, la participación en la sesión es la normal en otras jornadas. El Pleno se desarrolla según el orden previsto y con algunas menciones por parte de los portavoces a la jornada de paro general convocada para hoy.

Más información