Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Audiencia Nacional envía a prisión a Aurore Martin, exdirigente de Batasuna

La izquierda 'abertzale' califica la detención de "barbaridad"

La presidenta de las Juntas de Gipuzkoa equipara su entrega a la de Companys

La legalización de la izquierda abertzale, su concurrencia a las tres últimas elecciones –municipales, generales y vascas-, su extraordinario resultado electoral bajo la marca EH Bildu en Euskadi y el cese definitivo de la violencia declarado hace un año por ETA no afectan a los procesos ya abiertos en la Audiencia Nacional contra el llamado frente político-institucional de la banda.

El juez Pablo Ruz ha enviado esta mañana a prisión incondicional a la dirigente de Batasuna en Francia –donde esta formación es plenamente legal- Aurore Martin procesada por el sumario contra el Partido Comunista de las Tierras Vascas (EHAK) y Acción Nacionalista Vasca (ANV). El magistrado tiene en cuenta su intención de no entregarse declarada por ella misma mediante carta en diciembre de 2010, lo que, a su juicio, evidencia el riesgo de fuga.

Martin, de 33 años, fue detenida ayer por la tarde en un control por agentes de la Gendarmería francesa. Posteriormente fue expulsada de Francia y entregada a las 21.00 a la Guardia Civil en el paso fronterizo de Biriatou (Gipuzkoa). El arresto se produjo en virtud de una orden europea de detención cursada por la Audiencia Nacional. El Tribunal de Apelación de Pau decidió darle curso en noviembre de 2010, pero desde entonces se encontraba fugada.

La dirigente abertzale vascofrancesa está procesada por formar parte de la Mesa Nacional de Batasuna, presentada en el hotel Tres Reyes de Pamplona en enero de 2006 en un acto al que acudió. También se le imputa haber participado en varias ruedas de prensa de la formación ilegalizada en España y Francia, donde Batasuna es, a todos los efectos, un partido legal. Fue dada de alta como trabajadora del ilegalizado EHAK en noviembre de 2006 y, un año después, recibió una transferencia de 24.000 euros, lo que demostraría su pertenencia a esa organización que la Audiencia considera subordinada a ETA.

Ruz le imputa por esos hechos un delito de pertenencia a organización terrorista castigado con hasta 12 años de prisión. El juez también tiene en cuenta su “falta de comparecencia al llamamiento judicial” lo que motivó la expedición de dos órdenes europeas de detención contra la ciudadana francesa. El Tribunal de Apelación de Pau, en la primera resolución que acepta entregar a España a sus nacionales, accedió a permitir el arresto el 23 de noviembre de 2010, decisión confirmada después por la Corte de Casación de París. Desde entonces se encontraba huída.

En la resolución conocida esta mañana por la que envía a Martin a prisión incondicional, el juez español valora una carta aportada por la Comisaría General de Información de la Policía y atribuida a la dirigente abertzale y fechada el 22 de diciembre de 2010 en la que esta aseguraba que no tenía intención de ponerse “a disposición de mandatarios españoles”. “No tengo otra opción que la de esconderme para que pueda continuar con mi actividad política dentro de Batasuna; he decidido anular el control judicial”, afirmaba en la misiva.

Esta mañana, la dirigente de Batasuna ha declarado que estaba dispuesta a seguir viviendo en su domicilio y a estar controlada por la policía para evitar su encarcelamiento. Pero Ruz no la ha creído. Al contrario. Aprecia en su caso “el peligro de sustracción a la justicia” de la procesada. Su riesgo de fuga.

Durante su comparecencia ante Ruz, el diputado de Amaiur Ion Iñarritu ha denunciado a las puertas de la Audiencia Nacional la "preocupante" detención de la exdirigente de Batasuna, al considerar que se trata de "una medida del pasado y de excepción que no debería darse en este nuevo tiempo de pacificación y normalización".

La izquierda abertzale ha arremetido a través de distintas voces contra la operación. Laura Mintegi, candidata a lehendakari de la coalición independentista EH Bildu, ha asegurado hoy que la detención es una "barbaridad", un "contrasentido" que "no se sostiene ni jurídica ni políticamente".

Más expresiva la presidenta de las Juntas Generales de Gipuzkoa, Lohitzune Txarola, de Bildu, ha comparado hoy la entrega de Martin a las autoridades españolas con la del presidente de la Generalitat Lluís Companys al Gobierno franquista por las autoridades de ocupación nazis tras ser detenido en Francia en 1940. Menos de dos meses después, Companys era fusilado en el castillo de Montjuic.Txarola ha añadido en un comunicado que la detención tiene carácter "político" y es "incomprensible en un contexto de proceso de paz y normalización".

De su lado, el presidente del PNV vizcaíno, Andoni Ortuzar, ha calificado de "chocante" la detención ayer en Francia de la exdirigente de Batasuna Aurore Martin, que ha atribuido en una entrevista en Radio Euskadi a los "últimos coletazos de la Ley de Partidos de que todo es ETA".