Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Moncloa frena iniciativas del PP contra Duran Lleida

El Congreso no regula cómo quitar la presidencia de la comisión de Exteriores

El portavoz de CiU dice que solo dejará el cargo si se lo piden Rajoy o Alonso

A muchos diputados del PP y a miembros de la Mesa del Congreso de ese partido les inquieta que el portavoz de Convergència i Unió en la Cámara, Josep Antoni Duran Lleida, mantenga el cargo de presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores y su pasaporte diplomático. Aseguran que, como tal, sostiene reuniones habituales con embajadores y representantes de organismos internacionales que se interesan por la situación de Cataluña.

Sin embargo, la dirección del Grupo Popular ha recibido la instrucción de La Moncloa de no dar ni un paso para que abandone el cargo, porque pretende evitar la confrontación, al menos hasta después de las elecciones del 25 de noviembre. La secretaria general del PP, Dolores de Cospedal, apuntó el pasado lunes públicamente la posibilidad de forzar la destitución, pero no pasó de esa declaración y en el Grupo Popular se mantiene la tesis de no contribuir a la confrontación, aunque entiende que los pasos soberanistas de Artur Mas tendrán inevitablemente una traducción en el deterioro de las relaciones con CiU en el Congreso. Incluso aunque la mayoría de los diputados de CiU pongan, en privado, distancias con el independentismo.

En este momento, el Gobierno mantiene relaciones muy tenues con el grupo parlamentario de CiU a través de la vicepresienta, Soraya Sáenz de Santamaría. En los últimos debates y votaciones no ha habido apenas coincidencias entre el PP y CiU y, en la mayoría de los casos, se han producido duros enfrentamientos, como el de la pasada semana entre el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, y Duran en la discusión sobre las enmiendas de totalidad a los Presupuestos de 2013. Fuentes del PP dan por hecho que en el trámite de las cuentas para 2013 no se incorporarán enmiendas de CiU y, de hecho, no hay conversaciones abiertas sobre este asunto.

El propio Duran aseguró este martes en los pasillos del Congreso que es “confederalista” y por eso sus ideas no son incompatibles con su cargo como presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores del Congreso.

Añadió que no se aferra a este cargo “ni a ningún otro” y que no piensa “sacrificar” sus ideas ni por ese puesto ni por ninguno. “Si me lo pide el presidente del Gobierno o el portavoz del PP empezaré a considerarlo”, explicó Duran.

Miembros de la Mesa han estudiado extraoficialmente el asunto y han concluido que no existe ninguna posibilidad reglamentaria para destituir a cualquier cargo de la Cámara. No es posible hacerlo con ningún miembro de la Mesa, ni con presidentes de comisiones que, una vez elegidos, ya son inamovibles para toda la legislatura. El presidente del Congreso, Jesús Posada, que mantiene una relación muy estrecha con Duran, ha sido informado de la imposibilidad de proceder contra el portavoz de CiU, si es que lo pretendiera el PP. No obstante, fuentes de la Mesa del Congreso consideran que si después de las elecciones catalanas Artur Mas sigue adelante con su plan tendrán que replantearse la posibilidad de pedir a Duran que abandone el cargo. En todo caso, tendrá que ser de forma voluntaria.

Duran asegura que siempre ha coordinado su actuación como presidente de esta comisión con los distintos Gobiernos. Su renovación en esta legislatura en el cargo fue una deferencia del PP, igual que facilitó que el diputado Jordi Jané entrara en la Mesa del Congreso, junto a los representantes populares y socialistas.