Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Griñán no descarta presentarse como relevo para liderar el PSOE en el futuro

El presidente del PSOE apoya a la actual ejecutiva y dice que "no toca" un congreso

Dirigentes que apoyaron a Chacón animan las críticas en el partido

Dirigentes socialistas que apoyaron en el último Congreso del PSOE la candidatura de Carme Chacón frente a la de Alfredo Pérez Rubalcaba han animado en las últimas horas con sus declaraciones el movimiento interno en el partido. Ninguno de ellos ha pedido expresamente la dimisión o sustitución del secretario general, pero sus palabras han creado polémica y, en muchos casos, han sido contestadas por otros dirigentes próximos a Rubalcaba.

El secretario general quería paz interna y, en el peor de los casos, evitar la polémica en vísperas de las elecciones catalanas del 25 de noviembre, pero a duras penas logra que el agua no se desborde.

Las declaraciones más significativas son las del presidente andaluz, José Antonio Griñán, por su condición de presidente del partido y porque lidera la principal federación socialista, con peso suficiente para ser decisiva en el PSOE. Griñán, en declaraciones a la Cadena SER, no descartó esta mañana la posibilidad de optar a liderar el partido en sustitución de Rubalcaba. No hizo intención de dar ese paso en el futuro, pero, al menos, sus palabras fueron lo suficientemente ambiguas como para sembrar dudas y provocar polémica.

Griñán eludió dar una respuesta clara sobre qué haría si le pidieran liderar el PSOE. “Nunca sé lo que voy a hacer hasta que llega el momento”, contestó, tras afirmar que “no voy a hacer crítica de nadie”.

El presidente del partido aseguró que no ha hablado con Rubalcaba después de que se conocieran los resultados electorales del domingo. El secretario general se esforzó el martes en transmitir su buena relación con Griñán y cómo hablan habitualmente y escucha sus consejos.

A la pregunta de si ve al secretario general Rubalcaba cumpliendo su mandato hasta 2016, Griñán contestó: “Yo lo que veo es a Rubalcaba cumpliendo con su responsabilidad”. Preguntado por el tipo de oposición que hace su partido, Griñán apoyó la gestión de Rubalcaba, pero con algún matiz. “Hay que hacer una oposición sensible y útil. Es correcta la que se está haciendo, aunque quizá debería ser más sensible y más útil. No puede ser no, no y no”, dijo.

Otro dirigente del PSOE próximo a Chacón que avivó también las brasas en el partido fue José María Barreda, expresidente de Castilla-La Mancha y diputado en el Congreso.

Barreda aseguró en Antena 3 que aconsejará a Rubalcaba que se celebren elecciones primarias en el partido “cuanto antes”. “Creo que la iniciativa le corresponde al secretario general. Le aconsejaré que no se demore mucho, porque creo que es conveniente hacerlo cuanto antes”, dijo.

Al tiempo, el secretario provincial del PSOE de A Coruña y exministro de Justicia, Francisco Caamaño, encabeza en Galicia la petición de un congreso extraordinario regional para sustituir a la dirección de Pachi Vázquez, tras los malos resultados del domingo. Caamaño también apoyó activamente a Chacón en el congreso del PSOE.

En paralelo, dirigentes próximos a Rubalcaba salieron en tromba a defender al secretario general. Por ejemplo, Javier Fernández, presidente de Asturias; Gaspar Zarrías, secretario federal de Ciudades y Política Municipal del PSOE, y Cesar Luena, secretario general del PSOE de La Rioja, entre otros.

Zarrías aseguró que Rubalcaba tiene un trabajo “difícil y complicado” tras los resultados electorales en Galicia y País Vasco, por lo que pidió a los cargos socialistas “no crear más problemas” de los que ya tiene el partido.

En la misma línea, Fernández pidió en Radio Nacional que “se deje trabajar” a Rubalcaba, para que el PSOE pueda articular un proyecto “alternativo” y “creíble” que vuelva a conectar con la mayoría del electorado.

El secretario general de los socialistas de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, hacia el que se han dirigido algunas miradas como posible alternativa, aseguró que “hay que hablar de nuestra agenda interna con sosiego y dejando a la dirección el depósito de confianza que tuvo en un Congreso que se celebró anteayer. Hay mucho de lo que hablar, y lo cierto es que el objetivo de fondo es renovarse y cambiar”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >