Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aznar: “Cataluña no puede permanecer unida si no permanece española”

"Romper con la Constitución es, para quien lo haga, la puerta de salida de Europa", afirma

El expresidente y Vargas Llosa cargan contra el nacionalismo en un acto de FAES

“Cataluña no podrá permanecer unida si no permanece española”. José María Aznar ha lanzado esta noche una advertencia inequívoca a Artur Mas. Esto es, si prosperan las aspiraciones soberanistas del presidente de la Generalitat, Cataluña sufriría, antes de provocar una ruptura de España, una disgregación interna “como sociedad, como cultura y como tradición”. Aznar y el Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa, galardonado por la fundación FAES con el premio de la Libertad, convirtieron la Sala de las Columnas el Círculo de Bellas Artes en un baluarte dialéctico frente al nacionalismo.

El exjefe del Ejecutivo insistió en relacionar el independentismo con un retroceso en el discurso europeísta que empezó a fraguarse durante la Transición y que ahora se ha convertido en una de las obsesiones del presidente Gobierno, Mariano Rajoy, presente en el acto. “Es una idea desmentida por los hechos”, razonó Aznar, “la de que existe un acoplamiento natural entre el nacionalismo y el europeísmo”. “Nacionalismo y europeísmo”, prosiguió, “son en realidad conceptos opuestos”.

Las referencias a Europa y a la Transición llevaron al presidente de FAES, cocina ideológica del PP, a una defensa sin fisuras de su interpretación del marco constitucional. “La Constitución fue nuestra puerta de entrada”, señaló, por lo que “romper con la Constitución es, para quien lo haga, la puerta de salida de Europa”. En este contexto, el problema de los nacionalistas “no es solo con España... su problema es con el Estado de derecho”.

Aznar acusó a los planteamientos soberanistas de “falsificar la historia a conciencia” y pidió “reformar nuestro modelo para reafirmar los principios de la España constitucional, reformar para rechazar los chantajes, las imposiciones y las maniobras de exclusión y reformar para reafirmar la supremacía de la ley como garante de nuestros derechos y como baluarte frente al totalitarismo”. “ La continuidad histórica de España depende de nosotros”, recalcó.

El expresidente del Gobierno, contundente como de costumbre cuando se refiere a la unidad nacional, alertó contra la que considera “la falsedad de un supuesto fracaso histórico de España”. “Nada más alejado del fracaso de una nación que en poco menos de tres décadas ha sabido asentarse económicamente". “Para comprender cabalmente la democracia”, indicó, “hay que recordar que la democracia es poder, pero es también no poder, es tener derecho, pero es también no tenerlo; democracia es habilitación, es limite”. Por ello, dijo, “no hay posibilidad alguna de invocar la democracia ni cabe esperar su protección cuando se actúa fuera de la normas de un Estado de derecho”.

Las alusiones a la idea de España alcanzaron también la figura de Vargas Llosa. “Mario también ofrece testimonio de España y de los españoles”, aseguró Aznar. “Mario es muchas cosas importantes y, entre ellas, y de manera destacada, está el ser también español. Se hizo español sin dejar de ser otras muchas cosas”. En primer lugar, “español de Barcelona, a principios de los años setenta”.

El autor de La ciudad y los perros también cargó contra el nacionalismo invocando el fantasma de “las mayores amenazas de los países libres, el fascismo y el comunismo”. “La libertad”, señaló Vargas Llosa, “puede desaparecer no solo por acciones de sus enemigos externos , sino por la descomposición interna y por la desaparición de esa decisión enérgica de defenderla. El gran enemigo de la libertad de nuestro tiempo es el nacionalismo. Una vieja ideología que periódicamente renace sobre todo aprovechando los momentos de crisis, que atrae a los nostálgicos del fascismo y comunismo”. El gran desafío que enfrenta la España libra y democrática es el nacionalismo. Hay que hacerle frente sin complejos, diciendo lo que representa”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >