Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La M-40 y la Diagonal son las vías con más accidentes urbanos de España

En Madrid se encuentran tres de las cinco calles urbanas más peligrosas del país

Accidente en la M-40, ocurrido en agosto de 2007, en el que murieron tres personas. Ampliar foto
Accidente en la M-40, ocurrido en agosto de 2007, en el que murieron tres personas.

Quien circule por la M-30 y la M-40 de Madrid o por la Diagonal de Barcelona tiene más posibilidades de sufrir un accidente de tráfico que quien lo haga por cualquier calle de Santiago de Compostela o de San Sebastián. Las dos vías madrileñas y la catalana son los tres tramos con la mayor concentración de siniestros urbanos de toda España, según un estudio publicado hoy por Línea Directa Aseguradora.

El análisis, basado en el examen de más de 1,2 millones de accidentes de automóvil ocurridos en 50 capitales de provincia entre 2006 y 2011, concluye que Madrid, Barcelona y Sevilla son las tres ciudades españolas que acumulan el mayor número de “puntos rojos”, vías en las que se producen más de 100 accidentes en un año. A la cabeza se sitúa la capital española, con tres de los cinco tramos urbanos más peligrosos del país.

En cuanto al número de accidentes, Santa Cruz de Tenerife, Cádiz y Málaga son las ciudades con más siniestros porcentualmente, mientras que A Coruña y Las Palmas de Gran Canaria son las que registran el índice de siniestralidad más bajo. Esta última urbe, seguida de Valencia, es precisamente la que más ha logrado reducir sus cifras de accidentalidad en el casco urbano en los últimos diez años, con una caída del 10%.

Según Línea Directa, Santa Cruz de Tenerife es la urbe con más siniestros

“Queremos llamar la atención sobre los accidentes urbanos, un fenómeno que a veces pasa más desapercibido frente a los accidentes en carretera”, reclama Francisco Valencia, director de Gobierno Corporativo de Línea Directa. Mientras que el número de heridos y víctimas mortales en accidentes interurbanos, a 24 horas, se recoge cada día en la web oficial de la Dirección General de Tráfico (DGT), la cifra global de los ocurridos en ciudad —son competencia de los Ayuntamientos— solo se conocen una vez que se publica el Anuario Estadístico de Accidentes, unos diez meses después de que concluya el año.

Sin embargo, las cifras de la siniestralidad urbana son altas. Según la DGT, anualmente se producen en España más de 45.000 accidentes con víctimas en zona urbana, lo que supone el 57% del total de accidentes con víctimas. Estos siniestros provocan el 22% de los fallecidos y el 53% de los heridos de tráfico en las vías públicas españolas.

Las vías más peligrosas

1. M-40 de Madrid.
2. Avenida Diagonal de Barcelona.
3. M-30 de Madrid.
4. Paseo de la Castellana de Madrid.
5. Puente del V Centenario de Sevilla.
6. Avenida de la Universidad y circunvalación A-70 de Alicante.
7. Gran Vía de Alicante.
8. Avenida de Kansas City de Sevilla.
9. Avenida del Mediterráneo de Almería.
10. Avenida Meridiana de Barcelona.
11. Paseo de la Zona Franca-Ronda Litoral de Barcelona.
12. Vía Augusta de Barcelona.
13. Avenida de Andalucía desde la H-30 de Huelva.
14. Avenida del Torneo de Sevilla.
15. Ronda Sur de Murcia.

En las 50 capitales de provincia que ha analizado Línea Directa, 120.000 personas resultaron heridas en siniestros de coches en seis años. Sin embargo, según la compañía, la siniestralidad real es mucho mayor. “Alrededor del 80% de los accidentes en ciudad no cuenta con atestado, con lo que se pierde una gran cantidad de información sobre la siniestralidad más leve”, explica la aseguradora.

Según el estudio de Línea Directa, el 10% de los conductores involucrados en un accidente en el casco urbano sufre una lesión. Las más habituales son el esguince cervical (65%), hernia discal (15%) y esguince de rodilla (10%). Sin embargo, a pesar de que el porcentaje de heridos no es alto, la compañía llama la atención sobre el elevado gasto que supone un “siniestro tipo”. “Un accidente en un cruce entre un coche y una moto, en el que dos conductores resultan heridos leves con traumatismos en distintas partes del cuerpo y con esguinces cervicales supone 295 días de baja laboral y cuesta unos 30.000 euros, entre costes materiales, personales y gastos médicos”, cuantifica la aseguradora de acuerdo con sus datos.

Los daños materiales más habituales en los siniestros urbanos se producen en los parachoques (28,5%), seguidos de las aletas (17,4%) y los faros e intermitentes (9,7%). Dividido el coche por zonas, la parte delantera es la que sufre más (en un 34,8% de los casos), seguida de la trasera (con un 27,6%). El coste medio de los accidentes en capitales de provincia supone alrededor de 1.100 euros.

Infracciones como no respetar la prioridad y cambiar de carril sin señalizar y las distracciones al volante son las principales causas de accidente en ciudad. Las primeras suelen provocar colisiones laterales, el accidente más común en las urbes, mientras que los despistes ocasionan choques con alcance, que son el segundo siniestro más habitual.

Al año se producen en España más de 45.000 accidentes con víctimas

Los puntos más usuales para sufrir un accidente son los cruces, donde se registra el 50% de los siniestros. Los viernes, con un 17,5% y los lunes, con un 16,5%, son los días en los que hay más incidentes, según el informe de Línea Directa. En cuanto a los meses, mayo y octubre son los que tienen más siniestralidad urbana, mientras que agosto, el mes en el que mayor número de personas sale de vacaciones, es el más seguro para conducir en ciudad.

La publicación del estudio coincide con la última campaña de la DGT, que a lo largo de esta semana incrementará la vigilancia de los conductores que transitan por vías urbanas para controlar que respeten los semáforos. En 2011 hubo en ciudad 806 accidentes, el 4% de ellos mortales, en los que la infracción cometida fue no respetar las indicaciones de un semáforo.

La reducción de accidentes urbanos es uno de los principales objetivos de la nueva dirección de Tráfico, encabezada por María Seguí, que se ha mostrado dispuesta a terminar con los “privilegios históricos” de los coches. El nuevo Reglamento General de Circulación, cuyo borrador, según la DGT, estará listo a finales de año, pretende “lograr una coexistencia más pacífica” entre todos los usuarios de las vías, con medidas como la extensión de calles con una velocidad limitada a 30 kilómetros por hora o la promoción de los desplazamientos a pie o en bicicleta.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >