Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El debate a seis entre candidatos vascos no deja un vencedor

La aspirante de EH Bildu afirma que PSE y PNV tiene ya un pacto para gobernar

López acusa al PNV de tener "un plan oculto" con "recortes sociales"

Los candidatos a la 'Lehendakaritza', antes de comenzar el debate. Ampliar foto
Los candidatos a la 'Lehendakaritza', antes de comenzar el debate.

Un debate sin apenas debate. Los candidatos de las principales formaciones políticas vascas evitaron esta noche el cuerpo a cuerpo y abusaron de las consignas que vienen repitiendo durante la campaña electoral vasca. El formato de seis aspirantes —Iñigo Urkullu (PNV), Patxi López (PSE), Antonio Basagoiti (PP), Laura Mintegi (EH Bildu), Gorka Maneiro (UPyD) y José Navas (Ezker Batua)— reunidos en un mismo plató dificultó el esperado toma y daca dialéctico. Mintegi lo definió como “una representación teatral” por parte del PSE y el PNV, porque a su juicio estas dos formaciones “tienen un pacto cerrado para gobernar”. Lo dijo en dos ocasiones para remarcar que estos dos partidos tienen hecho “un reparto de consejerías”.

Ninguno de sus contrincantes se dio por enterado. Esta revelación contrastó con las críticas que López dirigió especialmente hacia el atril del PNV, a cuyo candidato reprochó su indefinición sobre la independencia de Euskadi y tener un “plan oculto” con “recortes sociales”, dijo el lehendakari.

López y Basagoiti trataron sin conseguirlo de arrancar a Urkullu una posición clara sobre el futuro marco político que defiende su partido, pero el nacionalista se aferró a su eslogan de “Euskadi nación europea” y “más autogobierno”. Nada nuevo que no haya repetido en sus mítines.

El tema de la convivencia fue uno de los más controvertidos, en el que más incómoda se sintió la representante de EH Bildu, sobre todo cuando Maneiro le interrumpió para hacerle cómplice de los atentados de ETA. Mintegi abogó por “una convivencia con las personas, no contra las personas”, aunque Basagoiti quiso quitar credibilidad a estas palabras porque Mintegi no condena las muertes de la banda terrorista. “Si condeno a ETA, usted me pedirá que condene las guerras carlistas y así sucesivamente”, le respondió la soberanista.

El debate no arrojó ningún triunfador claro, pero tampoco salió ninguno derrotado. Casi nadie se salió del guion, porque escasearon las alusiones directas, apenas se intercambiaron los reproches. Las únicas interpelaciones quedaron sin acuse de recibo. En la recta final de la campaña electoral, con una bolsa de indecisos que ronda el 37% de los votantes, los aspirantes a presidir el Gobierno vasco guardaron la ropa sin exponerse demasiado, ajustándose en exceso a las consignas que han ido lanzando durante los últimos días.

Basagoiti fue el más incisivo. Sorprendió la brusquedad con que arrancó su primera intervención. Era el turno reservado para presentar sus propuestas económicas para salir de la crisis, pero lo utilizó para recordar que Mintegi fue candidata de Herri Batasuna (HB) en unas elecciones europeas cuando ETA perpetró la matanza de Hipercor, junio de 1987.

Una pregunta directa de López a Urkullu: ¿Podría decirnos qué propone sobre el marco político?, le dijo para arrancarle a su rival una declaración a favor de la independencia. Pero el dirigente nacionalista se mantuvo callado y reaccionó encogiendo los hombros. Tuvo que salir Maneiro para responder en su nombre: "Pero si ya sabemos lo que quiere el PNV. La independencia, sacar a Euskadi del euro".

En este terreno, el líder socialista abogó por "profundizar en el autogobierno", mientras que Basagoiti se inclinó por guardar y hacer guardar la Constitución como marco garante de la convivencia.

La realización, pactada con los partidos, dividió el debate en cuatro grandes bloques: Economía y empleo, fiscalidad, servicios públicos; marco institucional, convivencia y derecho a decidir, y políticas sociales.

Más información