Mas reta a reformar la Constitución para rebajar el independentismo

El presidente catalán prevé retomar el diálogo con el Gobierno tras el 25-N

La cena de la entrega del Premio Planeta, anoche en barcelona, propició el encuentro entre el presidente de la Generalitat, Artur Mas, y el ministro de Educación, José Ignacio Wert, aunque ambos prácticamente no cruzaron palabra en toda la noche. Vídeo: Atlas / Foto: Albert Olivé (EFE)Foto: atlas

El diálogo entre el Gobierno y la Generalitat está prácticamente roto desde que Mariano Rajoy rechazara rotundamente el pacto fiscal para Cataluña y Artur Mas respondiera dando carpetazo a la legislatura catalana. Pero ni en los sectores más independentistas de Convergència existe duda alguna de que el diálogo se retomará tras las elecciones del 25 de noviembre. Algunos empresarios catalanes, como el presidente de Planeta, José Manuel Lara, han pedido reiteradamente que no se rompan todos los puentes y, ayer, Mas aseguró que está dispuesto a reunirse con quien haga falta. Incluso verbalizó una posible salida para evitar el choque institucional que supone su desafío soberanista. En pocas palabras, Mas sugirió a Rajoy que, si quiere desactivar el creciente independentismo, dote a Cataluña del pacto fiscal y reforme la Constitución.

En una entrevista en TV-3, Mas aseguró que su proyecto para convocar un referéndum de autodeterminación ya no tiene marcha atrás. Preguntado por si desistiría en sus intenciones en caso de que el Gobierno se replanteara ahora su posición sobre la financiación de Cataluña Mas fue bastante claro: “El pacto fiscal ya no es suficiente y, de entrada, no vamos a renunciar a consultar a los ciudadanos. No nos cerraremos a tenerlo [el pacto fiscal], pero esto no nos haría renunciar a nuestro camino”, dijo refiriéndose a la consulta. Pero después añadió: “Otra cosa sería que Rajoy hiciera un ofrecimiento muy grande: pacto fiscal y reforma constitucional. Lo que lograrían con esto, quizás, es que en la consulta la gente no se pronunciara a favor”.

Convergència i Unió está muy atenta a todas las encuestas que se publican en Cataluña y que preguntan por la posición de los ciudadanos ante la independencia. Mas siempre ha dicho, y ayer lo reiteró, que no piensa convocar un referéndum “para ir a perder” y que no dará el paso hasta que no vea que existe una mayoría social muy clara. El presidente catalán quiere evitar con ello que pudiera repetirse el caso de Canadá, donde los quebequeses han dicho “no” en dos ocasiones al ser preguntados por la posibilidad de independizarse.

La pregunta que de momento no responde el líder de CiU es qué haría en caso de que el apoyo a la independencia, que ahora en Cataluña se sitúa en el 51%, según la última encuesta de la Generalitat, fuera en declive los próximos años. Lo que sí admiten es que harán lo que esté en sus manos para convencer a quienes dudan de los beneficios de la independencia, que según el mismo sondeo son el 21% de los votantes.

Consciente de que parte de quienes rechazan la independencia lo hacen por temor a quedar fuera de la Unión Europea, Mas se esfuerza en todos los foros a desechar esta posibilidad. Ayer admitió que “de entrada” Cataluña quedaría al margen de la UE, pero se mostró convencido de que esta situación sería pasajera porque Cataluña cumpliría todos los requisitos legales para formar parte del club europeo. Al mismo tiempo, recomendó a la UE que se prepare para afrontar este tipo de situaciones ante la posibilidad de que se independicen Escocia y Flandes.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Miquel Noguer

Es director de la edición Cataluña de EL PAÍS, donde ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional. Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona, ha trabajado en la redacción de Barcelona en Sociedad y Política, posición desde la que ha cubierto buena parte de los acontecimientos del proceso soberanista.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS