Un rescate a costa de la playa

El reflotamiento de dos barcos varados tras el temporal daña el litoral sur de Valencia

Uno de los barcos encallados la semana pasada frente a la playa de El Saler en Valencia.
Uno de los barcos encallados la semana pasada frente a la playa de El Saler en Valencia.CARLES FRANCESC

La insólita estampa de dos barcos de más de 100 metros de eslora varados en la playa, frente a la Dehesa de El Saler, en Valencia, ha puesto el foco sobre la salud de esta frágil línea litoral. Más allá de los destrozos puntuales provocados por las tareas de los remolcadores que trabajan para reflotar los barcos, varados a causa del temporal de la semana pasada, el incidente ha hecho aún más evidente el retroceso que sufre la línea de costa de las playas del sur de la ciudad de Valencia. Y, especialmente, la playa de la Dehesa de El Saler, la joya ecológica de la ciudad, junto al parque natural de l’Albufera.

Más información
Problemas para reflotar los cargueros varados en Valencia
Dos cargueros encallan en El Saler
Los destrozos del temporal en la Comunidad Valenciana

El BSLE Sunrise, cargado con tubos de acero y 120 toneladas de fuel, de la naviera Jutha Maritime Public (con sede social en Bangkok, Tailandia) y el Celia, con contenedores vacíos y 60 toneladas de fuel, de la compañía Intership Werwaltungs (ubicada en Ems, Alemania), estaban fondeados frente al puerto de Valencia, al norte de la playa de El Saler, cuando sobrevino el fuerte temporal que la madrugada del sábado pasado azotó el litoral valenciano.

No eran los únicos; pero solo esos dos encallaron, sin que se hayan explicado aún las causas oficialmente. La Agencia Estatal de Meteorología, siguiendo las directrices internacionales, había elaborado los boletines de predicción marítima alertando del temporal. Otros buques fondeados frente al puerto, atendiendo al contenido de dichos boletines, levaron anclas y se dirigieron a mar abierto. El BSLE Sunrise y el Celia no se movieron. El armador y presidente del grupo Boluda Corporación Marítima, Vicente Boluda, aseguró el jueves que los jefes de máquinas de los dos buques estaban en tierra cuando se desató el temporal. Su ausencia impidió poner en marcha los motores.

Los trabajos para reflotar los barcos han movido toneladas de arena

Ambos acabaron varados frente a una playa que, durante estos últimos días, se ha llenado de curiosos que miran atónitos cómo la silla del puesto de socorro de Cruz Roja se hunde dentro del agua, ante el socavón que han dejado en la playa de El Saler los trabajos de rescate. Unos trabajos que, solo los tres primeros días, han superado los 250.000 euros, según las tarifas aprobadas por el Ministerio de Fomento, que incluye los servicios de remolcadores, barcos, auxiliares y helicópteros de Sasemar.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Además de las dificultades del remolque está el coste medioambiental y la amenaza que supone para la salud del parque natural de l’Albufera y la irreversible y continua pérdida de arena en la playa de El Saler, que en distintos puntos comienza a amenazar el cordón dunar del parque. La respuesta por la consecuencia medioambiental del desastre entre las autoridades implicadas ha sido hasta ahora la de mirar hacia otro lado, desviar su responsabilidad o negar la evidencia.

La Dehesa es una franja arenosa situada entre la playa y l’Albufera, muy frágil y fácilmente erosionable. Una de las principales amenazas son los vientos cargados de humedad y sal del mar. El cordón dunar situado inmediatamente tras la playa protege a la vegetación que crece a sus espaldas. De ahí su importancia. Es la principal barrera protectora del parque natural, y la más amenazada por la desaparición de la playa.

La ampliación del puerto afecta a las playas situadas al sur de la ciudad

Antes de la última ampliación del puerto de Valencia, distintos expertos advirtieron de que el fenómeno de retroceso de la línea de playa se aceleraría con los nuevos diques. Las corrientes predominantes en la costa valenciana tienen una dirección sur, de forma que cualquier obstáculo (o su ampliación) provoca una acumulación de sedimentos al norte y una pérdida al sur.

El proceso natural de la línea costera consiste en un depósito constante de arena por parte del mar en la costa, que así se regenera automáticamente tras los temporales. Esta mecánica natural se ha visto alterada por el puerto, según destacan especialistas en urbanismo como el profesor Joan Olmos de la Politécnica de Valencia o el consultor medioambiental Vicent Torres. Ambos coinciden en que cada espigón que se añade al mar por el norte produce un efecto inmediato de basculación de arena y de pérdidas en El Saler. El fenómeno no es nuevo y ya provocó la pérdida de la playa de Natzaret, la más cercana al puerto.

Ante las advertencias lanzadas por los científicos, el documento de impacto ambiental de la ampliación del puerto contemplaba una monitorización de la evolución de las playas contiguas a las instalaciones. Este encargo tomó forma en un plan de vigilancia, que se acordó con la Dirección General de Costas, y que prevé el seguimiento y la evaluación del estado de las playas del norte y sur del puerto hasta el año 2015. Para realizar esta tarea, el puerto ha contactado con el Laboratorio de Puertos y Costas de la Universidad Politécnica, que se hace cargo de esta tarea.

Muchas obras y ningún responsable

Si no es el puerto, al que apuntan buena parte de los especialistas, ¿quién es el responsable de la desaparición progresiva de las playas del sur de Valencia? Fuentes del Ayuntamiento no han querido entrar en este debate. Simplemente señalan que sus técnicos medioambientales no han detectado que esta circunstancia haya afectado al cordón dunar del parque natural.

La Declaración de Impacto Ambiental (DIA) de las obras de ampliación del puerto, publicada en el Boletín Oficial del Estado el 16 de agosto de 2007, obligaba a la Autoridad Portuaria de Valencia, como promotora, a poner en marcha “medidas compensatorias” para paliar “los daños que el puerto ha causado históricamente al litoral sur”.

La DIA obligaba al puerto a hacer un “seguimiento” del litoral y una “foto fija” de las playas durante las obras y hasta cinco años después de la ampliación del puerto, además de “observar su evolución cada seis meses”.

Pero la playa de El Saler “está en perfectas condiciones en general y solo se ha visto afectada en superficie por las pisadas de los curiosos que han acudido [para ver a los barcos encallados]”, señala el concejal de Devesa-Albufera, Vicente Aleixandre, del PP. Los socialistas no lo ven tan claro y han pedido en las Cortes Valencianas que la consejera de Infraestructuras y Medio Ambiente, Isabel Bonig, y la Autoridad Portuaria expliquen el asunto.

El último análisis sobre la evolución de las playas contiguas al puerto, correspondiente a enero de este año, indica que la zona norte “está evolucionando como era de esperar, la playa bascula hacia el puerto con avances en El Cabanyal”.

Pero en la zona sur, donde se encuentran la playa de El Saler y la Dehesa, no observa ningún efecto fruto de las obras portuarias que signifique “un riesgo para la estabilidad”.

Josep Ramón Medina, director del Laboratorio de Puertos y Costas, señala que “hay muchas playas erosionándose, basculando y con problemas muy diversos”, pero considera que los dos buques varados “solo pueden afectar a muy corto plazo a la playa”, porque “los buques y las hélices pueden mover las arenas muy localmente durante las operaciones de reflote”. Y afirma que “la playa volverá fácilmente a su situación anterior (erosión de unos metros al año)”.

Los técnicos de la demarcación de Costas concluyen que “el volumen total de las arenas se mantiene en la zona”. Aunque esta última apreciación no se ha documentado de forma pública. La Dirección General de Costas es la responsable, junto con el promotor —el puerto—, de velar por el “seguimiento” y la aplicación de las condiciones que impuso el Gobierno socialista a la Declaración de Impacto Ambiental. En esta se obligaba a ambas Administraciones a realizar estudios cada seis meses sobre la basculación de las arenas y reponerlas en su caso.

Costas dice que “en el caso improbable de que la recuperación de playa de El Saler no se produjera por la acción natural del mar, ha previsto una cuantía inicial de 10.000 metros cúbicos de arena”.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS