Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Poder Judicial defiende a Pedraz de los “insultos intolerables” del PP

El seudosindicato ultra Manos Limpias denuncia al magistrado ante el Consejo

Hernando insiste: “Dije que Pedraz actuó como un pijo ácrata, no que lo sea”

ATLAS

Los descalificativos que el portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Rafael Hernando, lanzó ayer contra Santiago Pedraz —al que calificó de “pijo ácrata”, “indecente”, “impresentable” e “intolerable”— por el archivo de su causa contra los promotores de la manifestación del 25-S en el que el juez aludía a la “convenida decadencia de la clase política” puso ayer en guardia al Consejo General del Poder Judicial. La portavoz del gobierno de los jueces, Gabriela Bravo, envió un comunicado en el que advirtió que el desacuerdo con la resolución no justifica “el insulto personal” del diputado que calificó de “intolerable”. Bravo recordó que hay trámites dentro y fuera del proceso que permiten la corrección de los desacuerdos que ese auto pueda generar. Los compañeros del magistrado en la Audiencia Nacional se expresaron de igual manera.

La portavoz se refiere a un posible recurso de las partes, que pueden impugnar el auto de archivo, o a la presentación de una denuncia contra el magistrado en el Consejo para la iniciación de un procedimiento disciplinario. A esta última arma recurrió este viernes el seudosindicato ultra Manos Limpias, que presentó una queja en ese órgano en la que achaca al juez la comisión de dos faltas graves: la de dirigir a los poderes o autoridades felicitaciones o censuras y la de falta grave de consideración respecto de las instituciones. Con la denuncia, el Consejo deberá abrir ahora una información previa en la que se decidirá si propone la apertura de un expediente al juez, que debería resolver la comisión disciplinaria, o archiva la queja. La sanción podría ser una multa de hasta 3.000 euros por cada falta.

La otra vía apuntada por Bravo, la del recurso, es más improbable. El fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, afirmó este viernes que el ministerio público estaba estudiando la resolución para decidir si la impugna. Torres-Dulce afirmó que compartía los argumentos del juez aunque “no algunas de sus observaciones de carácter no estrictamente jurídico”. Hasta ahora no se ha tomado ninguna decisión.

Mientras, desde la política, las reacciones a la frase de Pedraz siguieron sucediéndose. El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González (PP), dijo que la frase del juez estaba “fuera de lugar”. La portavoz del PSOE, Soraya Rodríguez, que el jueves mantenía que la referencia a la decadencia de los políticos no era un argumento “jurídico”, calificó este viernes de “intolerable” que el PP “insulte a los jueces cuando estos no dictan las sentencias que ellos quieren”.

La defensora del pueblo, Soledad Becerril, afirmó en una entrevista en RNE que no le gusta que Pedraz “se haya metido a calificar a eso que algunas personas llaman la clase política, una terminología muy fea y vulgar”. Señaló que ella tiene más respeto por el juez de la Audiencia Nacional que este “por muchos políticos”. En cualquier caso, ha incidido en que a la institución que representa no le corresponde hacer “ningún comentario” sobre el auto.

Hernando, el autor de los insultos contra el juez, matizó este viernes sus palabras. “Yo lo que he dicho es que con ese auto da la impresión de que esa persona ha actuado como si lo fuera [un pijo ácrata], no he dicho que lo sea. He dicho que no ha actuado correctamente. Que no ha actuado correctamente lo mantengo y lo reitero”. Después pidió excusas por si alguien se ha sentido ofendido por ello.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información