Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España recurre el fallo europeo que tumbó la ‘doctrina Parot’

Alega ante el Tribunal Europeo que saldrán en libertad “los mayores terroristas”

España pedirá al Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), con sede en Estrasburgo, que revoque la sentencia de la etarra Inés del Río, dictada el pasado mes de julio, ante la “enorme repercusión” que tendría en la política penitenciaria española la supresión de la doctrina Parot, que adelantaría la excarcelación de alrededor de 80 de “los mayores terroristas y más peligrosos delincuentes”.

Este es el principal argumento con el que la Abogacía del Estado intentará que la Gran Sala del Tribunal de Estrasburgo revise la sentencia que declaró que la aplicación de la doctrina Parot para que Del Río cumpliera 30 años efectivos de cárcel vulneró el principio de irretroactividad de las penas y el derecho a la libertad personal del Convenio Europeo de Derechos Humanos.

España defenderá también que el nuevo cómputo de las condenas según la doctrina Parot no supuso un alargamiento de la pena para Inés del Río hasta 2017, sino que su puesta en libertad no se adelantó en nueve años, de haber salido en 2008.

El recurso plantea también la relevancia que tiene el caso para la interpretación del Convenio Europeo de Derechos Humanos. España cree que el TEDH se ha apartado de su doctrina previa de que el principio de irretroactividad solo es aplicable a la definición de los delitos y la determinación de las penas, pero no a su cumplimiento, que se considera dentro de la política penitenciaria del Estado. Otra de las alegaciones refiere que desde el primer momento a la etarra se le advirtió de que debería cumplir 30 años de prisión y no impugnó la resolución que fijaba en 2017 la fecha de su puesta en libertad.

Inés del Río, una de las etarras más sanguinarias de la organización terrorista, fue condenada a más de 3.800 años de prisión por 23 asesinatos y 57 intentos de asesinato. Tenía que haber salido de prisión en julio de 2008, según el cómputo tradicional de los beneficios penitenciarios. Pero, dos años antes, el Tribunal Supremo alumbró la conocida como doctrina Parot —se aplicó por primera vez al etarra francés Henri Parot—, según la cual los beneficios se descontaban sucesivamente de cada una de las condenas, hasta cumplir el límite legal de 30 años. A Del Río se le practicó una nueva liquidación de condena y se retrasó su salida en libertad hasta 2017.

El pasado mes de julio, Estrasburgo examinó su recurso y resolvió que la doctrina Parot vulnera el Convenio Europeo de Derechos Humanos, por lo que condenó a España a excarcelar de inmediato a la etarra y a indemnizarla con 30.000 euros por daños morales. España ignoró el fallo, a la espera del recurso a la Gran Sala. Si los cinco jueces que estudiarán los motivos deciden admitirlos, los 17 jueces que integran la Gran Sala pronunciarán la sentencia final.