Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El exgerente del Palma Arena no irá a la cárcel tras declararse culpable

Jorge Moisés pacta con el fiscal rebajar la pena de cuatro años y medio de prisión a dos

El locutor deportivo cobró 12.000 euros del Gobierno de Matas por un trabajo ficticio

Otra ex alto cargo de Matas se declara culpable y asume una pena de un año y medio

Jorge Moisés (derecha), en una visita a las obras de Palma Arena en 2007. A la izquierda, Pepote Ballester, y en el centro, Jaume Matas.
Jorge Moisés (derecha), en una visita a las obras de Palma Arena en 2007. A la izquierda, Pepote Ballester, y en el centro, Jaume Matas.

Un excargo de confianza del Gobierno balear del popular Jaume Matas (2003-2007), el locutor e informador deportivo Jorge Moisés, que era director gerente de las obras del velódromo Palma Arena, ha alcanzado un pacto de conformidad con la Fiscalía Anticorrupción. Ha asumido su responsabilidad y ha sido condenado por corrupción por la Audiencia de Palma a dos años de cárcel, en vez de los cuatro y medio que reclamó la acusación pública. La pena asumida, tras devolver 12.000 euros de un contrato ficticio, no implicará el ingreso en prisión. En la vista del juicio —que se ha celebrado en apenas cinco minutos— ha asumido su culpabilidad y la magistrada ha dictado allí mismo la sentencia declarándolo culpable.

Moisés, que cobraba 2.400 euros al mes por la gestión del gigantesco complejo que Matas ideó, solicitó un sobrepago a la Administración, desde donde se le dieron 12.000 euros por un trabajo sobre cuestiones arquitectónicas que no realizó. Fue detenido en agosto de 2009 cuando estalló el caso Palma Arena, meollo del escándalo por corrupción acerca del sobrecoste del velódromo, que derivó en la investigación sobre de la gestión corrupta del expresidente Matas y su posible enriquecimiento.

Una de las 26 piezas penales segregadas del caso matriz se centra en el pago de 2,3 millones del Gobierno Matas al Instituto Nóos de Iñaki Urdangarin y Diego Torres. Matas carga por el primer juicio que se celebró por el caso Palma Arena con una condena inicial de la Audiencia de Palma —recurrida al Tribunal Supremo— a seis años de cárcel, por los pagos y contratos al periodista Antonio Alemany, con una pena de tres años y nueve meses.

El locutor Jorge Moisés se benefició de un contrato de 12.000 euros públicos del Gobierno Matas por un estudio sobre accesos para discapacitados al complejo del Palma Arena. El informe no se efectuó y Moisés no estaba capacitado para ello. Durante años fue informador de deportes, gerente de publicidad y, además, jefe de prensa de instituciones del PP. Está implicado en diferentes piezas de supuestos episodios de corrupción en el caso Palma Arena. No se descarta que su pacto de colaboración mitigue la gravedad penal de los otros episodios pendientes.

El locutor estaba acusado de inductor y cooperador necesario de un delito de malversación y de otro de prevaricación administrativa, además de autor de un delito de falsedad en documento mercantil. Con el informador estaba acusada la ex secretaria general de la Consejería de Presidencia Jane King Gracia, que tramitó el concurso ilegal. Ex alto cargo del entorno de Matas, King en su día reconoció su participación en los hechos y asumió su responsabilidad, retornado una parte de los 12.000 euros malversados. King ha sido condenada a un año y medio de prisión al aplicarse las atenuantes de reparación del daño y de confesión, porque también se ha declarado culpable. La fiscalía afirmó que se dio una contratación de forma “arbitraria”, vistiendo un expediente que le permitiera a Moisés cobrar por un servicio “innecesario e inútil para la Administración” y que “no entrañaba trabajo alguno”.

Más información