_
_
_
_

La Audiencia archiva la investigación sobre la desaparición del etarra Pertur

El juez no halla indicios contra los comandos especiales de la banda o los neofascistas italianos

El etarra Eduardo Moreno Bergaretxe, Pertur.
El etarra Eduardo Moreno Bergaretxe, Pertur.EFE

La muerte del ideólogo de ETA Político-militar Eduardo Moreno Bergareche, Pertur, el 23 de julio de 1976, seguirá siendo un misterio. El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu ha archivado la investigación que abrió en 2008 a instancias de su familia para determinar si fueron miembros del sector duro de la organización opuestos a su apuesta por el abandono de las armas los que acabaron con él o lo hizo un grupo neofascista italiano a las órdenes de los servicios policiales españoles en un episodio más de la guerra sucia contra la banda terrorista.

Tras tomar declaración como testigos a siete miembros y simpatizantes de la organización refugiados en el País Vasco francés, así como a cuatro neofascistas italianos supuestamente relacionados con los servicios secretos españoles, e interrogar como imputado al exdirigente de ETA Francisco Mujika Garmendia, Pakito, con el que fue visto el día de su desaparición, el magistrado llega a la conclusión de que, de todo ello, “no se desprenden indicios suficientes como para imputar a persona o personas determinadas como responsables de la desaparición”, por lo que ordena el archivo de la causa.

Andreu, sin embargo, sí constata las importantes discrepancias entre Pertur, que proponía el abandono de los métodos violentos y la incorporación de ETA a la vida política democrática, con los comandos bereziak (especiales), los encargados de ejecutar los atentados y las acciones violentas de la banda por entonces. Hasta el punto de que estos últimos lo secuestraron tratando de que no asistiera a una conferencia de cuadros en la organización como máximo responsable de la oficina política de esta.

Más información
¿Quién mató a Pertur?
La compañera de Pertur afirma que ETA celebró su desaparición
Las muchas muertes de 'Pertur'

El juez da por probado, además, que Pertur fue visto el día de su desaparición por las calles de San Juan de Luz (Francia) donde residía, junto a dos miembros destacados de los bereziak, Miguel Ángel Apalategi, Apala, y Francisco Mujika Garmendia, Pakito. El simpatizante ETA que los identificó, Eleuterio Jáuregui, Trotski, sin embargo, declaró en la Audiencia que, aunque le sorprendió ver a Bergareche junto a dos de sus supuestos detractores en el seno de la organización, no hubo ninguna circunstancia que le llamara la atención, ya que Pertur llegó incluso a bromear con él durante ese breve encuentro.

La resolución recuerda, además, que un grupo ultra denominado Alianza Apostólica Anticomunista de España reivindicó el secuestro de Pertur y que, el 31 de julio de 1976, el diario El Correo recibió un comunicado del Batallón Vasco Español atribuyéndose su muerte. “Eduardo Moreno Bergareche, Pertur, ha sido ejecutado y enterrado en un pueblo de Navarra. No será el último. Ojo por ojo. Viva la unidad de España”, decía esa nota.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Uno de los cuatro neofascistas italianos investigados, Angelo Izzo, aseguró que su grupo de mercenarios tuvo relaciones con la Policía y la Guardia Civil durante esos años y relató cómo, bajo las órdenes de algunos de sus miembros, perpetraron secuestros de “dirigentes de ETA y antifascistas” en Francia. Después los trasladaban a una casa de campo en Barcelona que denominaban “La Granja”, donde, manifestó, “los torturaban, los asesinaban y los enterraban”. Sin embargo, este último, tampoco dio ninguna pista sobre Pertur.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_