Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía anima a los ciudadanos a delatar a los alborotadores callejeros

Difundirá una campaña a través de las redes sociales

Pondrá un correo electrónico para las denuncias

El Cuerpo Nacional de Policía ha puesto en marcha una campaña para animar a los ciudadanos a que se conviertan en informadores y delaten a quienes causen destrozos, en el curso de algaradas callejeras, en el mobiliario urbano, establecimientos comerciales, coches y farolas, según informó ayer la Dirección General de la Policía. Para concienciar a los ciudadanos, la policía utilizará las redes sociales como Facebook, Youtube, Tuenti y Twitter y habilitará un correo electrónico para que los denunciantes puedan contactar con las autoridades.

La policía ya ha realizado diversas campañas informativas, de concienciación y de llamamiento a la participación ciudadana a través de los perfiles y canales de la institución en las principales redes sociales. “Esas acciones han obtenido una gran acogida entre los internautas y han permitido desarrollar numerosas actuaciones policiales relevantes, como las tweetredadas contra la droga, y las decenas de detenciones e incautaciones llevadas a cabo o las detenciones de pedófilos por distribución de pornografía infantil”, según la policía.

Durante los próximos días, los perfiles, páginas y canales que la Policía Nacional tiene en las redes sociales más relevantes (Facebook, Youtube, Tuenti y Twitter) emitirán mensajes, imágenes y un vídeo en el que se destacan los perjuicios que los actos vandálicos, violencia urbana, sabotajes y los destrozos o daños realizados contra instalaciones, servicios o infraestructuras públicas y espacios comunes.

A través de una cuenta de correo electrónico específica (antivandalismo@policia.es), los ciudadanos podrán facilitar de forma confidencial imágenes, vídeos o información sobre los autores de acciones delictivas relacionadas con el vandalismo: daños o destrozos a equipamientos o establecimientos en la calle, sabotajes a infraestructuras o servicios de uso común, agresiones o intentos de intimidación a responsables de servicios o atentados a la autoridad.

La policía ha colgado en www.youtube.com/policia un vídeo para resaltar los efectos de las acciones de los alborotadores callejeros, cuantificando económicamente los costes de tales destrozos y estragos. Por ejemplo, restablecer una marquesina rota cuesta 10.000 euros; un contenedor quemado, 900 euros; y la limpieza de la basura tras un botellón, 2.000 euros.