Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sector de la bicicleta acude al Congreso para decir “no” al uso obligatorio del casco

Las asociaciones de usuarios se reúnen con los tres grupos parlamentarios mayoritarios

Han mostrado su rechazo a la medida anunciada por el ministro del Interior

Miembros de asociaciones ciclistas, en la reunión con los diputados.
Miembros de asociaciones ciclistas, en la reunión con los diputados. EFE

La mesa estatal de la bicicleta, que integra a todas las asociaciones relacionadas con el sector, se ha reunido este jueves en el Congreso de los Diputados con parlamentarios del PP, del PSOE y de la Izquierda Plural para transmitirle su rechazo a la obligatoriedad del uso del casco en las ciudades. El pasado 17 de julio el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, anunció que su departamento estaba trabajando en la reforma del Reglamento General de Circulación, que haría imperativa la utilización de esta protección "por su propia seguridad e integridad". Los usuarios se han llevado las manos a la cabeza ante esa posibilidad que, según argumentan, supondría un retroceso en el fomento de este medio de transporte.

Representantes de ciclistas deportivos, profesionales, urbanos, cicloturistas y empresarios de la bicicleta han acudido a la cita, que se ha celebrado en el salón de Rafael Cisneros, y a la que también han asistido el diputado popular Telmo Martín, el socialista Antonio Hurtado, y la parlamentaria de la Izquierda Plural Ascensión de las Heras. Estos dos últimos han coincidido con las asociaciones de usuarios en que el encuentro ha sido esperanzador.

“Nos llevamos una impresión positiva. Lo importante es que la promoción de la bicicleta les interesa. Ahora hay que intentar que no vuelva a haber declaraciones inoportunas”, ha afirmado a la salida de la reunión Alfonso Treviño, de la Asociación de Ciclistas Profesionales. Sol Otero, de la Plataforma Empresarial de la Bicicleta, ha señalado que las palabras del ministro que hicieron saltar sus alarmas “no estaban consensuadas”. Junto a ellos, miembros de la Coordinadora en Defensa de la Bici, que aglutina a los usuarios, de la Asociación de Marcas y Bicicletas de España, que reúne a los fabricantes y distribuidores, y la European Cyclists' Federation, que actúa a nivel europeo, han dejado constancia de que la obligación de usar el casco es una de las medidas que más desincentivan el uso de este medio de transporte.

Desde 2003, el casco es obligatorio en carretera, pero no es necesario utilizarlo en la ciudad. Las declaraciones de Fernández Díaz sorprendieron al sector, que se había reunido solo cinco días antes con el grupo de trabajo para la reforma del Reglamento General de la Circulación, en el que está integrado, y no habían sido informados de la decisión. Según las asociaciones, datos de la propia Dirección General de Tráfico, dependiente del Ministerio del Interior, avalan su postura.

En el periodo 2000-2010 el número de ciclistas fallecidos por accidente en carretera osciló entre 78 (2001 y 2002) y 43 (2008 y 2009). Por el contrario, en el mismo periodo, el número de ciclistas fallecidos por accidente en zona urbana pasó de 23 (2000 y 2005) a 11 (2008), a pesar del gran aumento de los ciclistas urbanos en los últimos años como consecuencia de las políticas de promoción de la bicicleta en las ciudades.

Las asociaciones consideran que la implantación del casco obligatorio en carretera ha sido un "completo fracaso que se debe corregir, en lugar de extenderlo ahora a las ciudades", ya que tiene consecuencias disuasorias. "El efecto del uso de la bicicleta sobre la prevención de enfermedades cardiovasculares salva muchas más vidas de las que podría salvar el uso obligatorio del casco, incluso en las hipótesis más optimistas acerca de sus virtudes preventivas", señala el sector.

Al mismo tiempo, las asociaciones apuntan que el casco obligatorio para los ciclistas en zona urbana supondrá el fin de los sistemas de bicicletas públicas. En este punto son respaldados por el socialista Antonio Hurtado y la diputada de Izquierda Plural Ascensión de las Heras, que les han mostrado su apoyo. "No es determinante para la mejora en la seguridad la exigencia del casco, y sí lo son otras medidas, como la puesta en funcionamiento de carriles bici o el fomento del respeto a la utilización de este medio de transporte", ha declarado Hurtado. El socialista ha puesto como ejemplo lo ocurrido en Australia y Nueva Zelanda: cuando el casco se hizo imperativo, disminuyó la utilización de bicicletas.

Los representantes del sector proponen un amplio debate parlamentario sobre la reforma del Reglamento General de Circulación, que siga el modelo del que tuvo lugar en el Parlamento británico. Hace unas semanas se creó un grupo interparlamentario, integrado por representantes de todos los partidos políticos, que volverá a reunirse en septiembre. "A seguir trabajando por la bici", sostienen las asociaciones.