Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
INCENDIOS FORESTALES EN CANARIAS

Las llamas del incendio de Tenerife ya alcanzan el Parque Nacional del Teide

El fuego en la isla de La Palma ha sido estabilizado 24 horas después de haberse declarado

En La Gomera, las llamas han sido controladas y se encuentran en vías de extinción

Los incendios en Tenerife y La Palma han provocado el desalojo de unas 2.000 personas

Los incendios forestales que se registran desde el domingo en el sur de la isla de Tenerife y desde este lunes en la isla de La Palma afectan ya a unas 2.800 hectáreas, y han obligado a desalojar de sus viviendas a alrededor de 2.000 personas. Los últimos evacuados son los 1.800 vecinos del municipio tinerfeño de Vilaflor, que han sido desalojados sin incidentes durante la noche del martes por orden del Gobierno de Canarias como medida preventiva ante el avance de las llamas. El fuego de La Palma quedó estabilizado a las 15.40 horas de este lunes, según ha informado el Cabildo de la isla. En Tenerife, el Ayuntamiento de La Orotava ha confirmado este martes que el fuego ya ha entrado en el Parque Nacional del Teide, bordeando el Llano de Ucanca.

En la isla de La Gomera, la noche del lunes se logró controlar el incendio originado esa tarde en Alojera, en el municipio de Vallehermoso y que obligó a desalojar a 60 personas, según ha informado el Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad 112. Durante el martes se han llevado a cabo las labores de extinción de los restos del incendio.

Las llamas del incendio de Tenerife ya alcanzan el Parque Nacional del Teide

La isla peor parada es Tenerife, donde el fuego ha afectado ya a 2.000 hectáreas. El incendio en la isla tiene dos frentes y, según declaró el lunes el presidente del Cabildo, Ricardo Melchior, es muy difícil que haya sido provocado por un descuido. El flanco oeste se da casi por estabilizado, a excepción de la zona noroeste, donde las llamas siguen activas y han rebasado el barranco de Erques, zona de muy difícil acceso y con un extenso pinar, en la que deberán actuar los medios aéreos.

El flanco este continúa avanzando. Tanto es así, que la dirección del Plan Canario de Protección Civil y Atención de Emergencias por Incendios Forestales ha decidido la evacuación del municipio de Vilaflor, en el que viven unos 1.800 vecinos. En declaraciones a Canarias Radio La Autonómica, el presidente del Gobierno canario, Paulino Rivero, ha explicado que la decisión se ha tomado "por precaución", y ha hecho un llamamiento a la tranquilidad. Las aproximadamente 500 personas que habitan en el casco urbano fueron evacuadas para evitar riesgos, ha dicho el ministro de Industria, José Manuel Soria.

El desalojo se realizó por la carretera del municipio de Granadilla y varias decenas de vecinos han pasado la noche en un albergue que se ha habilitado en un pabellón deportivo en este municipio, según ha informado el Gobierno de Canarias. Para los que no disponen de medios de transporte, unos 200 habitantes, se prepararon tres autobuses y se organizó el traslado sanitario de cinco personas de movilidad reducida hacia un centro sanitario del sur de Tenerife.

La evacuación se ha producido con tranquilidad y con la colaboración de los afectados, según fuentes de la Policía Local, que también precisaron que la mayoría estaba abandonando el pueblo en vehículos particulares. La Guardia Civil ha acudido casa por casa avisando a los vecinos del desalojo.

El jefe de servicio técnico forestal del Cabildo de Tenerife, Ventura Machado, señaló que el perímetro afectado "ha aumentado", ya que la estrategia que se planteó inicialmente tuvo que cambiar forzosamente debido a que las "condiciones de viento viraron". Hasta el momento, la cola del incendio está estabilizada, mientras que hay varios frentes activos, el "más problemático, el de Vilaflor", debido a la dificultad de acceso, más que a la propia virulencia del fuego. Los servicios de emergencia intentarán proteger la localidad con un "contrafuego" que deje la zona sin combustible en caso de que las llamas se propaguen finalmente hacia el municipio.

Durante la noche, los servicios de lucha contra los incendios han estado vigilantes pero las labores de extinción en los principales focos han de realizarse forzosamente de día, cuando operan los medios aéreos, ya que los terrestres no tienen acceso a la zona.

Está previsto que varios de los focos de Tenerife estén controlados en los próximos días, y la cumbre del Parque Natural del Teide en principio está asegurada. La tarde del martes, el Ayuntamiento de la Orotava, localidad a la que también afecta el incendio, emitió un comunicado en el que informaba de que las llamas habían alcanzado el parque, bordeando el Llano de Ucanca, que está situado en la base del volcán.

El presidente del Cabildo insular, Ricardo Melchior, ha considerado que es "muy difícil" que las llamas pasen al parque, aunque no ha descartado que quizás hayan entrado "un metro", y ha indicado que se trata de una zona en la que la colada volcánica extinguirá el fuego.

El técnico de la Dirección General de Seguridad y Emergencias Humberto Gutiérrez explicó que lo importante es que el flanco del este no avance hacia el municipio de Guía de Isora ni regrese al de Vilaflor, donde se inició el domingo pasado, para evitar que llegue a los núcleos de población. Por precaución, unas 90 personas habían sido desalojadas ya en Ifonche, La Quinta, Taucho y Tijoco Alto. A ellas han de sumarse los 1.800 evacuados de Vilaflor.

Mientras que los dos frentes del incendio forestal de Tenerife permanecen activos, en La Palma el fuego ya ha sido estabilizado, tras haber afectado a unas 800 hectáreas de terreno. Más de 500 efectivos han participado desde tierra en su extinción, con el apoyo de una treintena de vehículos y de cuatro helicópteros. Así, las llamas se mantienen dentro de los límites que conforman las coladas volcánicas del Volcán Montaña Quemada al este, norte y sur.

El jefe de servicio técnico forestal del Cabildo de Tenerife, Ventura Machado, ha calificado de "estabilizado" el incendio de La Palma, e indicó que durante la noche la noche se limitarían a "ir enfriando puntos calientes de la zona quemada y refrescando el perímetro para evitar reproducciones", que, por otro lado, "no se prevén".

El presidente del Cabildo de Tenerife, Ricardo Melchior, recordó que este martes comenzaron a actuar los hidroaviones que se han desplazado desde la Península, cuyo trabajo se desarrollará en laderas de no mucha altura. Estas naves se han unido a dos helicópteros del Grupo de Emergencias y Salvamento del Gobierno de Canarias, así como otros dos del Cabildo de Gran Canaria y de Tenerife, y a más de 500 personas que desde tierra trabajan para extinguir las llamas.

El director general de Emergencias y Seguridad del Gobierno canario, Juan Santana, indicó que los tres hidroaviones tienen capacidad para 5.500 litros de agua, y añadió que en Tenerife las complicaciones se deben a las altas temperaturas, de más de 36 grados centígrados, así como a la baja humedad relativa, del 6%, y al viento de componente este sureste.

En conferencia de prensa, el presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, ha insistido en la necesidad de que haya más medios de extinción en las islas, "sobre todo en etapas de riesgo". Rivero ha indicado que la superficie real quemada en el caso de Tenerife no va a llegar al 30%, "ya que ha sido un fuego de tierra, y se recuperará gran parte del pinar dañado". A pesar de ello, el presidente canario ha mostrado su preocupación por el daño medioambiental que el fuego produzca en el pinar de Tágara, en el municipio de Guía de Isora.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información