El PP rechaza las peticiones de comparecencia de seis ministros

El ministro de Industria solicita por carta explicar el conflicto de la minería en la Cámara baja

Fotografía de archivo, del 28 de agosto de 2008, de la diputada socialista Inmaculada Rodríguez Piñero, que ha sido trasladada al hospital Ramón y Cajal para someterse a unas pruebas médicas, tras haber sufrido una arritmia que le ocasionó un desvanecimiento en la Diputación Permanente del Congreso.
Fotografía de archivo, del 28 de agosto de 2008, de la diputada socialista Inmaculada Rodríguez Piñero, que ha sido trasladada al hospital Ramón y Cajal para someterse a unas pruebas médicas, tras haber sufrido una arritmia que le ocasionó un desvanecimiento en la Diputación Permanente del Congreso.SERGIO BARRENECHEA (EFE)

Hubo debate, pero sin consecuencias prácticas. La Diputación Permanente del Congreso, que actúa como un pleno reducido cuando terminan las sesiones ordinarias, debate intensamente las peticiones de comparecencia de ministros que la oposición exige para que den cuenta de recortes, restricciones y situaciones de conflicto. De siete peticiones solo una saldrá adelante.

El ministro de Industria, José Manuel Soria, incluso se adelantó y antes de que tomaran la palabra los representantes del PSOE y de Izquierda Plural para explicar el porqué exigen su presencia, este pidió comparecer a través de una carta del secretario de Estado de Relaciones con las Cortes que hizo llegar al presidente del Congreso, Jesús Posada y que este leyó para que los portavoces lo tuvieran en cuenta. Ni siquiera el Grupo Popular sabía a primera hora de la mañana que el ministro había decidido comparecer ya que de manera informal se aseguró que todas las comparecencias iban a ser rechazadas.

La decisión del ministro de ofrecer su punto de vista sobre el conflicto del sector minero, previsiblemente la semana próxima en la comisión de Industria del Congreso, tiene relevancia toda vez que se produce el día después de que un grupo de mineros procedentes de Asturias, León, Palencia y de algunas zonas de Aragón y Castilla-La Mancha, llegaran a Madrid y tuvieran una recepción multitudinaria de ciudadanos. “Es metafísicamente imposible que pueda haber más subvenciones al sector de la minería”, ha repetido estos días el titular de Industria. Ahora los grupos parlamentarios confían en que pueda haber una reconsideración como ha pedido la diputada socialista Luisa Carcedo y Gaspar Llamazares de IU. Los mineros piden “negociar”. Este ha sido el objetivo de la marcha hacia Madrid y de los encierros en las minas que se producen desde hace dos meses. No vendrá, sin embargo, el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, como pedía IU para pedirle explicaciones sobre algunas actuaciones policiales en este conflicto. Llamazares, no obstante, reconoció que rechazaba los actos violentos que en algunos momentos habían protagonizado una minoría de mineros.

Más información
El recorte de 65.000 millones agravará la recesión hasta 2013
La 'marcha negra' culmina en Madrid arropada por una multitud
Soria apunta a una prórroga de Garoña tras recibir el plan de desmantelamiento
Los dos peores incendios desde 1991 arrasan más de 45.000 hectáreas en Valencia
"Meten el copago, después el 'medicamentazo', recortan todo"

Sí vendrá el ministro José Manuel Soria para hablar de la minería pero no del alargamiento de la vida de la central nuclear de Santa María de Garoña como le pedía la oposición. Esta propuesta sí fue rechazada. Ahora bien, las críticas se las llevaron casi por igual los representantes del PP como los del PSOE, aunque fuera el diputado socialista Jesús Caldera, quien recriminó al Gobierno por prolongar el mantenimiento de la central. “¿Por qué no la cerraron ustedes cuando estaban en el Gobierno?", recriminaron a Caldera desde Amaiur y el PNV.

El PP se encontró con la ayuda de CiU para rechazar la petición de comparecencia de los ministros concernidos, desde distintas responsabilidades, con los incendios de Valencia. El secretario general de los socialistas valencianos, Ximo Puig, y diputado nacional por esa comunidad consideró necesaria la presencia del ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, de Defensa, Pedro Morenés y de Interior, Jorge Fernández Díaz. Así, una tras otra, distintos portavoces parlamentarios del PP iban anunciando su voto en contra de las exigencias de la oposición. No vendrá la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, muy demandada por distintos asuntos de sus áreas: el copago farmacéutico y los recortes en la Ley de Dependencia. Los argumentos de los socialistas José Martínez Olmos y Trinidad Jiménez cayeron en saco roto, así como los de Gaspar Llamazares. “Quieren sustituir la ley de la Dependencia por una ley de Beneficencia”, interpretó este último. Tampoco tendrá que dar cuenta el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristobal Montoro, de la amnistía fiscal, aunque hablará de la misma cuando defienda en el pleno del Congreso la nueva legislación contra el fraude. No faltó en los argumentos del Grupo Popular al justificar el rechazo a las comparecencias de ministros la dosis de crítica al PSOE por la herencia que han dejado.

El broche a la sesión lo puso la portavoz parlamentaria del PSOE, Soraya Rodríguez, con la petición de que se convocara un pleno del Congreso para que se pronuncie sobre la creación de una comisión de investigación sobre Bankia. No lo consiguió. El PSOE fue por detrás de otros grupos en la petición de esta comisión porque primero apostó por las comparecencias de los responsables del grupo bancario; primero se negó y ahora el Gobierno ha decidido que comparezcan 24 responsables, entre ellos, muchos socialistas. “Desde entonces han pasado cosas muy graves, como la petición de rescate al sistema financiero”, explicó Soraya Rodríguez. "No me van a callar, a pesar de la costumbre del PP de tratar de impedirme hablar cuando tomo la palabra", explotó la portavoz socialista. Aunque es la primera vez que lo dice en público esta dirigente del PSOE constata en privado la proclividad del PP a dificultar sus intervenciones con comentarios y apostillas en alto. "Me pasa lo que a la señora Celia Villalobos que también tengo voz alta y puedo seguir elevándola". Aludía Rodríguez a una queja que expresó la vicepresidenta primera del Congreso horas antes en el mismo sentido.

Lo cierto es que Soraya Rodríguez no tenía intención de intervenir pero ocupó el lugar de la diputada Inmaculada Rodríguez-Piñero, experta económica, al sufrir un desvanecimiento que aconsejó su traslado a un centro hospitalario madrileño por precaución. A última hora de la mañana ya se había repuesto.

Sobre la firma

Anabel Díez

Es informadora política y parlamentaria en EL PAÍS desde hace tres décadas, con un paso previo en Radio El País. Es premio Carandell y Josefina Carabias a la cronista parlamentaria que otorgan el Senado y el Congreso, respectivamente. Es presidenta de Asociación de Periodistas Parlamentarios (APP).

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS