Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Si van a detener a 50.000 ya pueden ir preparando cena”

Bronco debate sobre la pitada al himno

El PP retira del Congreso la sanción propuesta por sus compañeros valencianos

Extrañas dos horas parlamentarias que culminaron con el veto del PP a una iniciativa de sus compañeros de las Cortes Valencianas por la que querían penalizar, a través de la Ley del Deporte, los ultrajes a los himnos y a la bandera. Lo raro es cómo se llegó tan lejos y el Grupo Popular permitió que se debatiera en la Cámara baja una proposición de Ley del PP de Valencia con muchas propuestas que ya están en la ley estatal desde 2007. Los portavoces de la oposición desgranaron desde la tribuna todo tipo de argumentos contra la proposición defendida por el diputado del PP de las Cortes Valencianas David Serra. “Inútil, obsoleta, superada”, fueron apreciaciones en las que coincidieron los portavoces. Todos pensaban en la pitada al himno nacional que se produjo hace tres semanas al comienzo del partido de la Copa del Rey entre el Athletic de Bilbao y el Barcelona.

“Los sentimientos no se imponen”, proclamaron los portavoces de grupos nacionalistas, para quienes la pitada al himno nacional tiene raíces profundas que no se solventan con el Código Penal. “Si van a detener a 50.000 personas, vayan pidiendo cenas”, ironizó el diputado del PNV Aitor Esteban. Como expresión del sentimiento de un sector de Cataluña, el portavoz de ERC, Alfred Bosch, extendió en la tribuna la bandera independentista, lo que fue recriminado por el presidente del Congreso, Jesús Posada. “Esa bandera no es constitucional, pero sí lo son, y de todos los españoles, la señera, la ikurriña y la bandera española”, clamó Rosa Díez (UPyD), que recordó la importancia de los símbolos para quienes han sido asesinados por defenderlos.

Manuel Pezzi, del PSOE, también se preguntó si iban a detener a los 50.000 ciudadanos que pitaron el himno con un silbato seguramente como el que Joan Baldoví, de Compromís, subió a la tribuna. La diputada del PP Miriam Blasco anunció que la iniciativa será retirada.