Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE espera una respuesta del Rey al “malestar e indignación”

Soraya Rodríguez da a entender que habrá algún gesto de disculpa de don Juan Carlos por su viaje a cazar elefantes

El PP descalifica la posición oficial de los socialistas ante la polémica por el safari

Doña Sofía: "El Rey está muy animado y con buen apetito".  La Reina ha visitado esta mañana de nuevo a su esposo, Juan Carlos I, ingresado en el hospital San José. Lo ha visto "muy animado" y "con muy buen apetito"

El PSOE da por hecho que en breve la Casa del Rey dará respuesta al “comprensible malestar e indignación” que, en su opinión, ha provocado el viaje del Monarca a Botsuana para cazar elefantes. La portavoz socialista en el Congreso, Soraya Rodríguez, aportó un pequeño matiz a la posición oficial del principal partido de la oposición ante este asunto y que, según fuentes socialistas, pretende ser “medida, respetuosa y responsable”, sin dejar de poner de manifiesto el disgusto ciudadano por el episodio.

Primero fue el silencio y la expresión de respeto a las actividades privadas de don Juan Carlos; luego, la frase de que hay algunas actuaciones del Rey que pueden no gustar; más adelante, el compromiso de expresarle en privado la opinión sobre el viaje y ayer fue lo que sonó a dar por hecho que se producirá en breve una petición de disculpas. Entre tanto, dirigentes socialistas expresaron el lunes abiertamente y por su cuenta la petición de disculpas públicas de la Casa del Rey.

Además, la portavoz socialista planteó que en la futura Ley de Transparencia se incluya a la Casa del Rey: “Hay una demanda de mayor transparencia por parte de la sociedad y nosotros confiamos en que la Monarquía esté a la altura de estas demandas y dé una repuesta adecuada”.

El PP mantuvo ayer la posición de cierre de filas con el Rey, sin crítica alguna en público. Incluso, el portavoz popular en el Congreso de los Diputados, Alfonso Alonso, cuestionó y descalificó la posición del PSOE sobre este asunto.

Quien sí arremetió contra los críticos a la actuación del Rey fue el exministro de Defensa y expresidente del Congreso José Bono, quien calificó de “necios” a quienes creen que les beneficia criticar al Rey, si bien ha reconocido que este “puede” haber cometido un error porque “es humano”.

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, confirmó que el Ejecutivo sabía que el Rey estaba en Botsuana —“el presidente del Gobierno sabe siempre dónde está el jefe del Estado, igual que el jefe del Estado sabe siempre dónde está el presidente del Gobierno”, dijo en un desayuno informativo en Madrid—, aunque no precisó si sabía que estaba cazando elefantes. Ruiz-Gallardón hizo una defensa cerrada de don Juan Carlos y tachó de irresponsables a quienes le han criticado estos días, informa Vera Gutiérrez Calvo.

“Estos no son temas de conversación de café, estamos hablando del principal activo de la democracia española: la Corona”, zanjó Ruiz-Gallardón.

El Rey sigue ingresado con su rutina de curas, sesiones de rehabilitación y visitas. También lee la prensa y ve la televisión, como ha explicado un portavoz del palacio de la Zarzuela. Es decir, está perfectamente informado de lo que se habla sobre él y su accidente de caza. “El Rey lee la prensa y ve la televisión, es bueno que lo haga”, asegura esta fuente. O, lo que es lo mismo, debe saber que su viaje a Botsuana está en el ojo del huracán en la calle y en los foros políticos. Por eso, el Monarca sabrá que los ecologistas están indignados con su afición a matar elefantes —sobre todo los miembros de la organización ecologista WWF, que él preside—, y que los españoles especialmente azotados por la crisis no entienden que el Rey disfrute de vacaciones tan lujosas, aunque haya ido invitado por otros cazadores y por la organización, como apuntan fuentes oficiales.

También habrá leído que el Gobierno sostiene que “solo” sabía que estaba en el extranjero, aunque la Casa del Rey asegura que el propio Monarca en un despacho de trabajo le concretó a Mariano Rajoy que se marchaba a Botsuana. Eso sí, nadie sabe, de momento, qué opina don Juan Carlos de todos estos comentarios. Sus portavoces solo hablan de su recuperación médica y aportan algunos datos sobre las circunstancias del viaje, pero nada sobre si el Rey dará alguna explicación acerca de su polémico safari. Aunque sí admite un importante grado de preocupación por el deterioro que pudiera haber sufrido la imagen de don Juan Carlos

Ni la Reina, ni el Príncipe ni la infanta Elena, que han visitado al Rey, han hablado del asunto. Ni tan siquiera ha sido posible consultarles sobre la cuestión. La pregunta solo se le formuló a Rajoy el pasado domingo. Y el presidente hizo oídos sordos.

Don Juan Carlos tardará 45 días en poder realizar actividades oficiales fuera del palacio de la Zarzuela, por eso no podrá acudir a los actos organizados para celebrar los 60 años de la reina Isabel de Inglaterra en el trono ni a la final de la Liga de Campeones en Múnich, donde había confirmado su presencia en caso de que juegue un equipo español.